Como el azote implacable de la mundial literatura que fue, el teórico estadounidense Harold Bloom (Nueva York, 1930-New Haven, 2019) supo trascender el cerrado jardín de la academia. Seguidores incondicionales lo consideraban un gurú. Arrojaba al rostro del poder supuestas verdades no deseadas. A dos meses de su triste deceso, el artículo “Crónicas de un ególatra de épicas proporciones “, evalúa la consideración característicamente hiperbólica que la posteridad hace del comentarista de las guerras culturales. La respuesta predominante del periodista norteamericano Roger Kimball (1953) es la negación del culto apocalíptico a “la arrogancia palpable” del autor de The Anxiety of Influence (1973).

“Inventa la mente sin trabas de William Blake (Londres, 1757 — 1827) la realidad, la mitifica a medida que la crea. En estos días de ecologismo
desaforado, procede rememorar la defensa de la utopía que impulsa al autor de Songs of Innocence (1789), una inventiva que transforma el espectro literario inglés (y mundial) para siempre. Presta atención la historiadora del arte y
profesora Cindy Polemis a las texturas metafísicas y los periplos estacionales del londinense, con motivo de la exposición que acoge la Tate Britain y que cuenta con más de 300 obras. Entreteje la corresponsal de Artes Visuales para la revista Standpoint, descripciones líricas y rapsódicas con pasajes de
análisis crítico, al tiempo que aporta testimonios acerca del carácter sospechosamente radical del ilustrador”.

1

Que las redes sociales se hayan convertido en una forma de control significa que ser libres es más necesario que nunca. Los lugares clave donde realizarnos son, siguen siendo, las bibliotecas, centros de incesante actividad cultural, plenos de ideas y creatividad.

“Cuanto más leemos, más claro es que no hay libro, por malo o mediocre que sea, que no tenga nada que decirnos. Cada cual revela algo. Por lo tanto, la lectura supone una pérdida de tiempo relativa, ya que podríamos estar haciendo algo mejor o más útil, por ejemplo, leyendo algo mejor. Pero nunca es una pérdida en sentido absoluto, al menos para la mente inquisitiva”

Nada programáticos, los relatos del norteamericano John Cheever (Quincy, 1912- Ossining, 1982) poseen la profusión de detalles de lo aparentemente casual.

1

Sociedades invisibles de María Moreno José de María Romero Barea El que niega sus hábitos no debería escribir su autobiografía. Y, sin embargo, la despiadada revelación que conlleva el género memorialista prefigura dulces momentos de lectura. A primera vista, la narración transcurre sin incidentes: “Mi padre bebía para liquidarse, como yo (…) para perder la conciencia, calmando así cualquier angustia, mucho y rápido con su boca insaciable (…) Bebo en exceso porque bebo con la […]

Momentos reconstruidos en el despertar de la catástrofe Por José de María Romero Barea Todos tenemos un vinilo que no podemos dejar de escuchar, sea porque nos hace sentir jóvenes de nuevo (o porque, de repente, hace que nos sintamos adultos). Si ese disco fuera un libro, sería sin duda Memorial Device (2017; Sexto Piso, 2018; Traducción de Juan Sebastián Cárdenas), una narración que no aborda el estado de ninguna nación, de ninguna clase, alta, […]

Artículos