Traducida en otra edición como Exculpación, del original francés Remise de peine (1988), esta historia no es, como el título parece sugerir, una narración carcelaria, un problema de culpabilidad y expiación, ni siquiera hay una culpa explícita, en absoluto;

“Sueñe lo que sueñe, siempre me quedo donde estoy” escribe Pessoa en este libro que, me temo, está condenado a ser eterno por cuanto no solo lleva manteniendo su perfecta vigencia

Este libro, primero de la escritora que se traduce a nuestra lengua, es una joya que se debe apreciar en la cercanía que da la lectura reposada y amena. Una novela fresca y lúcida que se disfruta poco a poco, en el paladar, con ese sabor que deja la buena literatura.

Instagram has returned invalid data.

Artículos