En el décimo aniversario de la muerte del escritor Juan Campos Reina, la editorial DeBolsillo ha recogido tres interesantes obras suyas en un caja con un diseño de aire oriental. Parques cerrados es su título, elegido entre la producción poética del autor, y su contenido es de género muy diverso: un ensayo fundamental, y dos inéditos, que son su poesía completa y un diario personal de la que posiblemente sea la época más destacada de su producción.

En suma, este volumen, que comienza la treintena, resulta de muy interesante lectura, por sus variados paisajes, por los espacios que recorre y por los detalles históricos de los cuales informa, además del relato de una desafortunada aunque breve guerra contra un país hermano.

Siempre he dicho que tengo suerte por tener una rutina en mi vida. ¡No, querido lector! ¡No te vayas! Quédate un poquito y te lo explico todo con calma. Sí, me gusta la rutina. No es que me apasione hacer todos los días lo mismo, pero me tranquiliza mucho saber que tengo un horario y que mi vida es lo suficientemente organizada como para poder llevar a cabo todas las cosas que me propongo. Que […]

Lo que corresponde a una distopía que se precie es hacer que el lector se pregunte: ¿cuánto de esto que me plantean es ya una realidad?, o ¿estamos abocados a ese futuro nefasto si no ponemos remedio? Esta historia, sin embargo, parece sugerirnos otra cuestión: ¿no es de ahí de donde venimos en realidad y a donde algunos quieren que regresemos?

1

Este libro constituye desde luego ese redoble de conciencia de un hombre implicado en las raíces de una filosofía de la realidad temporal vital: siempre didáctico, siempre advirtiente.

La cara norte del corazón dicen que es el lugar más desolado, tal vez por eso esta novela está llena de corazones y la mayor parte estén defectuosos, pero la novela, no me cabe duda, es un libro perfecto para quienes buscan la pura evasión.

Una antología de un poeta así, tan universal en la transmisión más sutil de los sentimientos humanos, de la racionalización del pensamiento como indagador en el alma ávida de conocimiento, de religiosidad en el sentido de trascendencia, de vinculo, es un regalo difícilmente eludible para cualquier ‘conciencia sentiente’, como diría Zubiri.

Artículos