Quedan los huesos de Jesmyn Ward

Captura de pantalla 2014-02-25 a la(s) 20.26.27

Jesmyn Ward ganó el National Book Award 2011 con Quedan los huesos, una impactante historia de esa otra Norteamérica que sólo aparece en las crónicas de sucesos pero que en esta novela es protagonista por partida doble.

Bois Sauvage, Mississipi. En un lugar llamado el Hoyo malvive una maltrecha familia de raza negra. El padre alcohólico cuida de sus cuatro hijos tras la muerte de su mujer en el último parto. Tres están adentrados en la adolescencia mientras el benjamín todavía es un niño. La única chica Esch es la verdadera protagonista. Su mirada en primera persona desgrana el desastre familiar. Sí, esta novela comienza en el Hoyo pero promete acabar con la desolación general. Un huracán llamado Katrina amenaza la costa en los próximos días.

Esch narra la desintegración familiar, el posicionamiento de sus hermanos, Skeetah y su perra pitbul que acaba de parir y sus ansias de competir. Randall el dotado para el baloncesto que sueña con su beca deportiva y ella misma a quien le es más fácil darle a los chicos lo que quieren de ella más que negarselo. El padre sólo es una figura difusa entre una y otra borrachera.

Cuando Esch cree que está embarazada y roba el test de embarazo sabe que no puede contárselo a nadie, que va a estar sola frente a su familia y su futuro. Así pasan los días previos a llegada del huracán. La tensión va cociéndose a fuego lento con un calor intenso, con unas relaciones familiares al límite y con unos personajes que únicamente quieren sobrevivir. Cuando en los preparativos el padre se accidenta los cuatro hermanos saben que la lucha por defender la casa dependerá de ellos mismos.

Obra que retrata el malestar social de las clases bajas estadounidenses, llamada a formar parte de los Steinbeck modernos, autores a los que la crisis económica les da argumentos para relatar. Personajes desesctructurados a los que Ward da vida en medio de la desolación para humanizarlos, redimirlos, bendecirlos pues solo alguien no terrenal sabe que existen.

El merito de Ward en Quedan los huesos es colocar el foco sobre la adolescente Esch. No son los ojos de un narrador quienes cuentan la tragedia sino los de su misma protagonista. Sus preocupaciones cotidianas se mezclan con la sombra de su embarazo, los empellones familiares  y el huracán Katrina que proyecta una sombra amenazante de manera significativa. La autora ofrece una tristeza poética del conjunto, parece deleitarse en el caos como forma de redención y cuando llega el climax, el Katrina, todos saben que su vida va a cambiar.

Una poderosa obra de una autora a seguir.

 

 

 

 

Reseñado por Pepe Rodríguez

700x370

 

Escrito por Jesmyn Ward

Jesmyn Ward nació en 1977 en DeLisle, Misisipi, ­EE. UU. Cursó el Master of Fine Arts en la Universidad de Míchigan, donde ganó cinco premios Hopwood de ensayo, teatro y narrativa. Entre 2008 y 2010 consiguió la beca Stegner en la Universidad de Stanford, y en 2010-2011 la Universidad de Misisipi la nombró Escritora Residente Grisham. Con Quedan los huesos, su segunda novela, ganó el National Book Award en 2011, máximo galardón de las letras americanas, y el prestigioso ALEX Award en 2012.

Ficha técnica

Captura de pantalla 2013-12-21 a la(s) 13.44.03

Es temporada de huracanes en el golfo de México. Una gran tormenta se aproxima peligrosamente al pueblo costero de Bois Sauvage, Misisipi. Esch y sus tres hermanos malviven en una casa a la que llaman el Hoyo, en el bosque entre coches abandonados y gallinas, y tienen otras preocupaciones que prepararse para la llegada del primer huracán.
Skeetah lucha por conseguir, con pequeños hurtos, que los cachorros de su premiada pitbull, China, sobrevivan para venderlos y llevar dinero a casa. Randall no para de entrenar para su próximo partido de baloncesto, si lo hace bien conseguirá una beca deportiva. Junior, el más pequeño, tan solo quiere que alguien le preste atención. Esch, de quince años y a cargo de la casa desde que su madre murió en el parto de Junior, acaba de descubrir que está embarazada. ¿A quién contárselo? El único adulto del hogar, su padre, se ha refugiado en la bebida.
A medida que los doce días en los que transcurre la novela van avanzando en una dramática cuenta ago hacia su conclusión fatal, que no es otra que la llegada del huracán Katrina, esta familia de niños sin madre saca fuerzas de donde no las hay para afrontar un día más.