P.D.James: No duermas más

El caso es que, para el lector, el interés se va granando de una manera silenciosa, casi ingenua o tópica que sorprende.