La fragilidad del presente es un corolario ineludible de cualquier ficción ucrónica: basta con cambiar algún que otro suceso histórico para desplegar un presente alternativo ante el lector, y aprovecharlo para arrojar luces y sombras sobre el nuestro.

Trudy mantiene una relación adúltera con Claude, hermano de su marido John. Éste, poeta y editor de poesía, es un soñador depresivo con tendencia a la obesidad cuyo matrimonio se está desintegrando. Claude es más pragmático y trabaja en negocios inmobiliarios. La pareja de amantes concibe un plan: asesinar a John envenenándolo. El motivo: una mansión georgiana valorada en unos ocho millones de libras que, si John muere, heredará Trudy.

Instagram has returned invalid data.

Artículos