Lorenzo Oliván, Las percepciones islas

La poesía entra en el torrente sanguíneo como desde un gotero para perseguir el blanco perfecto, la alta noche, el discurrir puro, las percepciones islas.

LORENZO OLIVÁN
Las percepciones islas
Pre-Textos, Valencia, 2020

«Asómate a ese vértigo sutil / en que la irrealidad se hace evidencia. / La más común ceguera de este mundo / es ver tan solo lo que todos ven».

De vez en cuando viene bien hacer balance, revisar el camino andado. Y muchas veces conviene evitar la tentación de reunir toda la obra. Mejor agavillar de aquí y de allá unas piezas significativas. Es lo que ha hecho Lorenzo Oliván (Castro Urdiales, 1978) en esta antología de su poesía que ha titulado con toda la intención Las percepciones islas. Poemas entresacados de seis poemarios y cinco inéditos componen un conjunto coherente a partir de una voz reconocible.

Dice bien en el prólogo Juan Manuel Romero que «la mirada es el eje germinativo» de la poesía de Oliván. El propio poeta acuñó la expresión «el ojo que piensa» para resumir su afán de asomarse a los límites:

«Tensaste en la mañana / el arco del mirar, / al retar horizontes».

Siempre hay distancia en lo que mira Oliván, porque no le basta con tenerlo delante:

«No existe el horizonte que ahora ves, / es sólo una ficción que el ojo vea, / el reconocimiento de su falta / de ambición al mirar».

El poeta quiere penetrar en la materia, traspasar lo obvio, desnudar el misterio o por lo menos mantenerlo vivo:

«Ariadna, no me obligues / a matar el misterio. Si lo hago / y regreso a tu lado, victorioso, / ¿Qué quedará de ti? / ¿Qué quedará de mí?».

No le importa tanto terminar de desvelar ese misterio como haberlo intentado: «Las apariencias pueden engañarnos. Pero el posible engaño de una visión fugaz será más cierto siempre que la verdad más cierta». Si el mirar y el pensar establecen una línea de tensión en la poesía de Oliván, el silencio y el olvido marcan la perspectiva biográfica:

«nos hace falta olvido / sobre el que levantar lo memorable».

El silencio es más que ausencia de ruido, el olvido es un hueco donde acabaremos cayendo: «cada vez cuesta más ser quien se ha sido / a lo largo y ancho de los días». Entre tanto, la poesía entra en el torrente sanguíneo como desde un gotero para perseguir el blanco perfecto, la alta noche, el discurrir puro, las percepciones islas.


Reseñado por Arturo Tendero

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Hubert Reeves: Meditaciones cósmicas

Sáb Mar 21 , 2020
Meditar, aquí, es no solamente reflexionar con silencio y esmero, tal como el entendimiento clásico lo dicta, sino, creo entender, también con su parte lúdica, de entretenimiento.
Instagram has returned invalid data.

Artículos

Los libros son los regalos perfectos para los amantes de la lectura

Leer artículo

¿Cómo afecta el coronavirus al mercado editorial?

Leer artículo

Servicios actuales que te ayudarán con la publicación de tu libro

Leer artículo

Las 6 novelas históricas más vendidas y 4 recomendaciones

 
Leer artículo

Los libros más vendidos al 31 de enero

 
Leer artículo

Los 13 libros que destacarán este febrero

Leer artículo

5 libros que todo niño debe leer antes de los 13

 
Leer artículo

¿Cuáles fueron los libros más vendidos en España durante 2019?

 
Leer artículo

Cita de John Updike

Leer artículo



El libro de Dolor y Gloria, la película triunfadora de los #Goya2020

Leer artículo