Una lectora nada común – Alan Bennett

1

Desde la portada el hierático careto de la soberana Isabel II me observa como una anguila mira el mar salado. El único magnetismo que esta mujer ejerce sobre mí es el de saber que lleva tantos años en el cargo, el de atesorar memoria en forma de té con pastas con personajes de la historia tan dispares como Winston Churchill, John Kennedy o Tony Blair. La fascinación que este icono del siglo XX ha ejercido a propios y extraños atraviesa la segunda mitad de la centuria desde el ajetreo punk a la movida beat, de las artes al cine, pasando por la parodia televisiva, sin contar las incalculables horas de cotilleos que se han invertido comentado su tortuosa relación con aquella moza llamada Diana de Gales, a la que la jefa de la Commonwealth traía por la calle de la amargura. (leer más)


Un par de selvas de su antiguo Imperio han palidecido ante la voracidad de tabloides y revistas del cuore por sus andanzas. Cómo alguien que podría haber sido una jubilada británica en la isla de Mallorca con sus mismas inquietudes ha acabado suscitando tal atención es una pregunta ciertamente a hacerse. Más si contamos su escaso bagaje cultural.

‘Una lectora nada común’, de Alan Bennett, la mente tras la que se escondía la obra original de teatro que dio pie a la película ‘La locura del rey Jorge’ (Nicholas Hytner, 1994) trata de desvelar al personaje, de exponerlo a la corrosión de lo humano y, para ello, hace un divertido ejercicio contrafactual proponiendo un argumento divertido. ¿Qué pasaría si la soberana le cogiera gusto a la lectura? Y no sólo ello, ¿qué pasaría si la reina se aficionara a la alta literatura y empezara a cuestionarse su adocenado modo de vida y el sistema que su persona mantiene?

A menudo repito una máxima lorquiana (o que al menos yo atribuyo a Lorca), por la cual el poder es intrínsecamente malo y sistemáticamente asesina a la libertad. Uno no puede imaginarse, por tanto, al poderoso convertido en artefacto cultural, comprometido con su tiempo desde un plano humanista. No son muchos los ejemplos de mandamases que se han pasado al otro lado, que han dejado sus ambiciones políticas por un interés inusitado por el conocimiento. La borrachera del poder borra en sus resacas cualquier rasgo de animal humano. Aquí en España tenemos a nuestro mitificado Alfonso X, que desmentía con la espada lo que ganaba cantando a la Virgen, y puede que en Portugal, Enrique el navegante, hermano de Rey y hacedor de mapas y geografías. Baste. Julio César y Napoléon Bonaparte quedan descartados por sus bárbaras matanzas. Si hubieran podido, como los gerifaltes nazis, apretar un botón, asesinar y luego irse a la ópera, lo hubieran hecho. No me cabe ninguna duda. Allá por Alemania tienen al emperador Federico II, ‘stupor mundi’ de la época y, aunque analfabeto, parece que Carlomagno hizo mucho por el llamado renacimiento altomedieval. Felipe II leía y luego quemaba herejes.

La Isabel II de Bennett va un paso más allá que todos. Sorprendida a edad avanzada por la lectura gracias a una biblioteca portátil que encuentra gracias a sus insoportables perros, empieza a chutarse droga de la de verdad, de la que le hace a uno grande. Empezando por la espesa Ivy ComptonBurnett y acabando con una pseudoespecialización en ‘En busca del tiempo perdido’, de Marcel Proust, la soberana toma conciencia de sí misma y de su tiempo, de las incongruencias de gobernar dispersando el mal al paso de la analfabetería general. De antología los pasajes en que el primer ministro se pierde entre sus referencias culturales.

Divertida hasta la irreverencia, curiosamente la reina como personaje concita las mismas animosidades que ha vivido cualquier lector al despertar a los libros de verdad: sus antiguos amigos se le vuelven en contra, su servidumbre le pierden el respeto y su familia la ignora. Su devoción libresca la aparta del mundo y su nacida conciencia le causa más problemas de los que le resuelve, porque una reina, en fin, no debe interesarse por nada y a todos debe, al mismo tiempo, parecer interesante. Pero esta Isabel II, lectora nada común, tiene opiniones, reclama su propia voz y toma la pluma para expresarse como pocos políticos lo hayan hecho alguna vez. Es el resultado de la peste de las letras.

Repaso a un siglo de literatura, inglesa sobre todo, y fábula sobre cómo los libros nos pueden cambiar la vida, ‘Una lectora nada común’ es el texto perfecto para los bibliófilos, los amantes de lo irrespetuoso, los que siguen pensando que la literatura es una fiesta pagana que nadie tiene derecho a secuestrar para arrebatarla a extraños fines áureos. Es felicidad, pasión por los libros y una crítica histriónica al poder lo que atesoran sus páginas que, cuidado lector, pueden convertirte a su modo en un compulsivo lector con problemas. Leer no es sonreír.

Iván Alonso

SINOPSIS

Si sus perros hubieran respondido a su llamada, la reina no habría descubierto el vehículo de la biblioteca móvil del ayuntamiento aparcado junto a las puertas de las cocinas del palacio. Y no habría conocido a Norman, el joven pinche de cocina que estaba leyendo un libro de Cecil Beaton e iba a constituirse en su peculiar asesor literario. Pero ya que estaba allí, la reina decide llevarse un libro. ¿Y qué puede interesar a alguien cuyo único oficio es mostrarse interesada? Isabel II de Inglaterra descubre en los estantes de la biblioteca el nombre de una escritora que conoce, Ivy ComptonBurnett. Y de ella a Proust. Y de Proust a Genet, cuya sola mención hará temblar al presidente de Francia, sólo median algunos libros. Así, azarosamente, ella, que hasta entonces sólo había sido un lugar vacío ocupado por una fuerte idea del «deber», descubrirá el vértigo de la lectura, del ser, del placer.

Ficha del Libro

Título: Una lectora nada común | Autor: Alan Bennett | Editorial: Anagrama | Páginas 128 | Precio 13€

Posted in Sin categoríaTagged #

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

One thought on “Una lectora nada común – Alan Bennett

  1. Decís, por ejemplo: “Aquí en España tenemos a nuestro mitificado Alfonso X, que desmentía con la espada lo que ganaba cantando a la Virgen”.
    Pues menos mal que cogió la espada para echar a los musulmanes y recuperar España. Si no hubiese sido así, hoy probablemente, seríamos cómo Marruecos. Y, quizás los musulmanes hubieran entrado hasta el fondo de Europa.
    Yo creo que ya está bien de tanto “pacifismo” tontito y demagógico. Gracias a que muchos cogieron la espada, hoy somos lo que somos. Desde luego, a las mujeres nos ha ido mucho mejor así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Visiones de Asia - Vasily Golovánov

Jue May 13 , 2010
Nos sentimos muy emocionados al reseñar un libro que sabemos que no será el best–seller de esta primavera, que ni siquiera el boca a boca conseguirá hacer de él un producto rentable y que para más inri aparecerá en muy pocas críticas si es que acaso asoma por alguna. Ese […]
Instagram has returned invalid data.

Artículos

Servicios actuales que te ayudarán con la publicación de tu libro

Leer artículo

Las 6 novelas históricas más vendidas y 4 recomendaciones

 
Leer artículo

Los libros más vendidos al 31 de enero

 
Leer artículo

Los 13 libros que destacarán este febrero

Leer artículo

5 libros que todo niño debe leer antes de los 13

 
Leer artículo

¿Cuáles fueron los libros más vendidos en España durante 2019?

 
Leer artículo

Cita de John Updike

Leer artículo



El libro de Dolor y Gloria, la película triunfadora de los #Goya2020

Leer artículo

Los títulos de libros más chocantes (1)

 

Leer artículo

Signos ortográficos a punto de desaparecer: 6 El punto percontation

 
Leer artículo