La viajera en el camino de María Aixa Sanz

LA VIAJERA EN EL CAMINO (Portada en alta resolución) 978-84-616-8279-9

Para iniciar esta reseña voy a parafrasear a Fernando Pessoa: «La literatura, como el arte en general, es la demostración de que la vida no basta.» La opinión de Pessoa como ustedes habrán pensado y comprobado en más de una ocasión es del todo cierta. Si la vida fuese totalmente plana, si nosotros fuésemos seres felices, el arte no tendría cabida en nuestra existencia; pero como esto no es así, como la vida está lejos de ser un camino de rosas y nosotros estamos lejos de ser seres completos; es necesario admirar, disfrutar y estimular nuestro pobre existir con el arte.

Si me centro en la literatura, que es el mundo donde me manejo, considero que es necesario requerir a los novelistas y a sus historias un cierto grado de coraje y voluntad para que el libro no se convierta en un bien de consumo, en un objeto de usar y tirar. Una historia, una novela, para poder clasificarse como arte y no sólo un bien de consumo; y para que de ese modo en nuestra vida supla esa carencia que solo el arte puede saciar debe cumplir con unos requisitos mínimos:

Debe motivar y estimular a la inteligencia más despierta,
debe remover algo en nuestro interior que nos incite a la reflexión,
y por supuesto, debe darnos ese acicate de pensar a la primera de cambio: ¿qué va a pasar con estos personajes?, y no por el contrario debe hacernos sospechar en las primeras páginas el desarrollo de la novela, algo que lleva directamente al tedio, al bostezo y al aburrimiento.

Por tanto una novela para ser arte debe ser todo menos previsible y debe aspirar a tener como lector a gente que no se conforma.

‘LA VIAJERA EN EL CAMINO’ cumple con creces esos requisitos, alimenta al lector, le estimula, le impulsa a la reflexión, y la trama y los personajes colman sus expectativas retando su imaginación. María Aixa Sanz en esta su octava novela demuestra que ella como novelista no se conforma, que la literatura como bien de consumo no  le place, que le gusta desafiarse a sí misma porque tiene un concepto más arriesgado de lo que debe ser la literatura.

‘LA VIAJERA EN EL CAMINO’ es una historia espectacular, en un primer término por el sencillo hecho de cómo está planteada y de cómo se desarrolla; en un segundo término por los maravillosos personajes que posee —de los que prefiero no entrar en detalle pues son una absoluta delicia y un magnífico descubrimiento para el lector—; y en un tercer término por la lectura profunda que permite. Puesto que María Aixa Sanz con los pies bien firmes en la tierra y con la maestría que sólo poseen los excelentes contadores de historias ha creado una fábula mágica, atemporal, fantástica para que justamente no olvidemos quiénes somos y de dónde venimos al  despegar los pies de la tierra por circunstancias de la vida.

‘LA VIAJERA EN EL CAMINO’ es arte. Que es a lo que debería aspirar a ser toda literatura. ¡Brava María Aixa Sanz! ¡Bravísima ‘LA VIAJERA EN EL CAMINO’!

 

Escrita por  María Aixa Sanz

María Aixa Sanz, LA VIAJERA EN EL CAMINO 2014

María Aixa Sanz (1973) Escritora valenciana, novelista y crítica literaria. Tiene publicadas seis novelas: “El pasado es un regalo” (2000), “La escena” (2001), “Antes del último suspiro” (2006), “Fragmentos de Carlota G.” (2008),”La casona del sueño dorado” (2010) y “El olor del silencio” (2011). En mayo del 2008 publica el ensayo “El peligro de releer”, recopilatorio de los artículos literarios, con los que colabora en diversas revistas de España y Latinoamérica. Ganadora del Premio Plumier de Novela 2012 con la novela “El olor del silencio”; y de varios premios de narrativa breve, relato y cuento en distintos idiomas.
.

Ficha técnica

Editorial: Sempere Editorial

Páginas: 150
Precio: 18,50 €

LA VIAJERA EN EL CAMINO es otra gran historia surgida de la sabia imaginación y del talento narrativo y novelesco de María Aixa Sanz. Para los amantes de la aventura, del mismo modo que para los amantes de las buenas historias, la lectura de LA VIAJERA EN EL CAMINO será una hermosa sorpresa.
LA VIAJERA EN EL CAMINO es una novela llena de inteligencia y sensibilidad.
María Aixa Sanz es única en su descripción de ese país del frío donde transcurre LA VIAJERA EN EL CAMINO, del mismo modo cómo lo es para subrayar de qué matices y materia está hecha el alma humana, de lo que es capaz y de lo que no. Como también lo es para señalar lo sutil y lo evidente en la diferencia entre el bien y el mal; la valentía y la cobardía; la nobleza y la osadía; la felicidad y la infelicidad.
LA VIAJERA EN EL CAMINO es una novela maravillosa, que más que una historia parece un tapiz en el que los hilos son frases que se van trenzando. Un historia en la que brillan los diferentes personajes y en la que se transmiten instantes únicos, dejándonos con la boca abierta en cada trocito que leemos.
La galería de personajes de LA VIAJERA EN EL CAMINO es exquisita, y la trama y el desenlace todavía más.
LA VIAJERA EN EL CAMINO es uno de esos libros que al cerrarlos el lector siente una profunda satisfacción y por unos momentos se siente en plena armonía con el mundo que le rodea.

Por tanto, ante esta historia estamos delante una lectura muy especial, que no es que sencillamente valga la pena, sino que la releeremos y la recomendaremos insistentemente. ¡Espléndida y admirable!

Reseñado por Alfredo Avilés

Bibliotecario

One Response

  1. SINOPSIS DE ‘LA VIAJERA EN EL CAMINO’:

    «Llevaba un largo abrigo de pieles color arena y un gorro también de piel color chocolate, adornado con cerezas rojas que se había traído de Moscú. Llegó cuando todas la esperaban. En el salón de la casa de la luna frente a la gran chimenea estaba sentada esperándola Betsy acariciando a Blueray, el perro. Arriba en su dormitorio estaba la vieja Aylén acabándose de arreglar para bajar en cuanto ella cruzase el umbral y en la cocina Uma supervisaba por enésima vez la comida preparada para servirla en el momento en que se lo ordenasen. Cuando Mestral entró por la puerta cubierta de copos de nieve dejó tras de sí los treinta y tres grados bajo cero que la acompañaban en el exterior y se estremeció con el calor de la casa de la luna. Blueray fue el primero en recibirla, salió del salón como un rayo y plantó sus hermosas patas sobre ella, el aliento del perro en su rostro le recordó una vez más que aquel lugar siempre sería su hogar. Unos minutos después fue Betsy la que apareció corriendo tras Blueray y se abrazó a su madre con la misma alegría con que Blueray la había recibido. Ver a su hija la conmocionaba. Cada vez que volvía a ver a Betsy delante de ella después de un largo período de tiempo, sentía dentro de sí por un intenso y breve intervalo algo muy parecido al vértigo que la conmocionaba, pero la alegría de la niña la hacía reaccionar enseguida. Cuando los tres estaban ya en el salón y Mestral había dejado su abrigo y su gorro de cualquier manera sobre un sillón, apareció como siempre majestuosa en el umbral de la puerta la vieja Aylén. Por muchos años que tuviera jamás abandonaría su señorío, pensó Mestral. Estaba acostumbrada a que cuando ella entraba en un lugar se hiciese el silencio y que un antes y un después de su entrada partiese el día como los leñadores suelen partir los troncos, con cortes rápidos y limpios.»

    Así comienza LA VIAJERA EN EL CAMINO la fascinante octava novela de la valenciana María Aixa Sanz. Una novela para los que aman que les cuenten historias aun siendo adultos. Un placer para los sentidos. Ábranla y disfruten.

    FICHA DEL LIBRO:

    Título: La viajera en el camino
    Autora: María Aixa Sanz
    Editorial: Sempere Editorial
    Colección Mujeres Noveleras
    ISBN: 978-84-616-8279-9
    Año primera edición: 2014
    Tapa dura con sobrecubierta a color.
    Formato: 22,9 x 15,2
    Pág: 150

    PRECIO Y COMPRAS:

    P.V.P: 18 euros
    El pedido de este libro no tiene gastos de envío.
    Reservas: sempere.editors@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *