1794, el thriller histórico se supera a sí mismo

Una obra dura, mucho más dura que 1793, pero que se convierte en imposible de soltar para el lector, que lamenta su final como ya hizo con la anterior y cuyo último consuelo es la cercana aparición del fin de la trilogía titulada, como no, 1795.