Madame Solario de Gladys Huntington

Madame Solario (Gladys Huntington)_cubierta

 Aquel lector que encuentra en la lectura una buena ocasión para sumergirse y deleitarse en épocas y escenarios que el tiempo ha borrado y que tan solo son posibles de hallar en el presente en algunas novelas, tiene una muy buena razón para abrir ‘Madame Solario’ de Gladys Huntington publicada por Acantilado e inédita hasta ahora en España.

‘Madame Solario’ transcurre en un hotel selecto de Cadenabbia, a orillas del lago Como en el norte de Italia, y recrea el mundo de la Belle Époque antes de la Primera Guerra Mundial. No exenta del glamour de la época y de la buena educación se perfila ya desde las primeras páginas como un regalo para el lector y como una ocasión sin igual para desentrañar las tensiones que se agitan por detrás de las apariencias. La novela comienza cuando llega al hotel, Bernard Middleton.
Middleton con las horas va introduciéndose en la pequeña sociedad europea que como él se hospeda en el hotel. Y es él quien comienza a percibir debajo de la buena educación y las cuidadas apariencias las tensiones, fraternidades, lealtades, asperezas y secretos que esconde el lugar y sus moradores hasta que llegan al hotel, Natalia Solario y su hermano, puesto que es entonces cuando las apariencias falsas, las imposturas y las posturas en algunos casos aguantan y en otros tiemblan, afloran y saltan por los aires.

‘Madame Solario’ es una espléndida novela, que brilla con una luz muy especial, haciendo que el lector sea consciente en todo momento de cuán afortunado es, pues en pocas ocasiones se le brinda la oportunidad de ser testigo privilegiado de los entresijos de una sociedad que fue y ya no es.

Gladys Huntington hiló en su día muy fino al escribir esta novela, por ello quizás el lector siente la necesidad ante ella de colgar el cartel de cerrado, relajarse y disfrutar, recuperando como en las mejores ocasiones el placer que da leer una magnífica novela.

Reseñado por María Aixa Sanz

Escrita por Gladys Huntington

Gladys Theodora Parrish (1887-1959) era hija de una familia acomodada estadounidense. Al casarse adoptó el apellido de su marido, Constant Huntington, con quien vivió en Londres. Escribió Barton’s Folly, una pieza de teatro para el Arts Theatre Club, un par de relatos para The New Yorker, y una novela, Carfrae’s Comedy (1916). Poco después empezó a escribir Madame Solario, que sin embargo sólo se publicó anónimamente cuarenta años después, en 1956, y siguió rodeada de misterio hasta 1980, cuando se descubrió a su autora. Tres años después de publicar esta novela aclamada por la crítica y los lectores desde 1956, tras una serie de tragedias familiares, se suicidó.

Ficha técnica

https://i1.wp.com/www.acantilado.es/cont/img/img_header_logo.jpg?resize=175%2C15&ssl=1

Páginas: 150 Precio: 18,50 €

Ambientada en un hotel selecto de Cadenabbia, a orillas del lago Como, Madame Solario, cuya publicación estuvo rodeada de misterio durante más de veinte años, recrea el mundo de la belle époque antes de la Primera Guerra Mundial. Natalia Solario, una viuda joven, enigmática, de una belleza turbadora, y su hermano mayor Eugène, igual de distinguido pero más inquietante, irrumpen en una pequeña sociedad de veraneantes cosmopolitas y refinados. La aparición de los dos hermanos saca a la luz las convenciones de la flor y nata de Europa y América, así como la sutil frontera entre la moral y la amoralidad en un mundo a punto de desaparecer.