Avenida de los Gigantes de Marc Dugain

Maquetaci—n 1A pesar de la proliferación de thrillers psicológicos que aspiran a describir la lógica criminal o, al menos, a enfrentarnos a la mente de un asesino, el morboso análisis de motivaciones, perversiones y justificaciones sigue aportando, puntualmente, notables resultados. Podemos tener, además, ciertas garantías cuando el texto merece la atención de editoriales literarias como Anagrama, responsable de la publicación de obras que abordan la cuestión como ‘Tenemos que hablar de Kevin’ de Shriver o ‘El adversario’ de Carrère, sin olvidar las reediciones de ‘A sangre fría’ de Capote. Si el relato, como estos últimos, está basado en hechos reales, estamos, finalmente, ante el subgénero con ramificaciones sociales e intención trascendente al que pertenece ‘Avenida de los Gigantes’.

Dejando aparte la obra fundacional de Capote, las otras tres comparten un protagonista que se ha revuelto contra su familia y que purga en la cárcel sus crímenes. Incluso la estructura de la obra de Dugain es similar a la de Shriver: en esta la madre del asesino simultanea las cartas explicativas a su marido con visitas a su hijo en la prisión, mientras que en aquella los encuentros esporádicos de la única visitante, Susan, se alternan con los textos autobiográficos que redacta el preso Al Kenner. Por su parte la crónica de Carrère y la novela de Dugain coinciden en el intento de discernir la sinceridad del deseo de redención de sus protagonistas, uno personaje real y el otro una recreación del verdadero asesino Ed Kemper, una información esta facilitada en la contraportada y que no deberían ampliar ustedes hasta el final de la lectura si no quieren convertirla en spoiler. Los tres textos se diferencian, sin embargo, en la voz elegida para informarnos de los hechos: la objetiva del relato periodístico de Carrère, la resignada de la madre de Kevin, y la del condenado que intenta justificarse mostrando una imagen que contrasta con la arrogante que nos ofrecen los capítulos en tercera persona.

No tardaremos mucho en descubrir, en el texto de Dugain, la crueldad y el desprecio hacia su hijo de la madre de Kenner, verdadero núcleo del relato, así como la deserción del padre alejándose de ambos. La reacción del protagonista adolescente asesinando a sus abuelos paternos se interpreta, así, como un ajusticiamiento vicario de la odiada madre con quien identifica a la abuela. A partir de aquí seguiremos los avatares de Kenner desde su estancia en el psiquiátrico en busca de la rehabilitación, hasta su colaboración con la policía a la que le resulta útil su conocimiento personal del paso a la acción, detonante necesario de todo delito.

Lo que intriga al lector y mantiene la tensión del relato, es conocer las causas del fracaso en la integración del condenado, del que sabemos que cumple cadena perpetua. Tanto como comprender la devoción de Susan que lleva treinta años visitándole a pesar del altivo desprecio con que la recibe el reo, actitudes con las que Dugain quiere emparentar a sus personajes con los trágicos Raskólnikov y Sonia de ‘Crimen y castigo’, la única lectura que es capaz de atraer la atención de Kenner durante mucho tiempo.

No es anecdótica, finalmente, la aversión del narrador hacia el movimiento hippy de finales de los sesenta, especialmente presente en la California donde transcurre la acción. Sin duda por lo que supone de confrontación con su desquiciada sexualidad, pero también por aportar una extravagante alternativa a la familia tradicional, núcleo, sin embargo, donde se ha gestado una personalidad que ha acabado avocándolo a la marginación.

Reseñado por Rafael Martín

Escrito por Marc Dugain

https://i1.wp.com/www.anagrama-ed.es/img/autores/1343.jpg?w=773&ssl=1

Marc Dugain nació en Senegal en 1957 y de niño se afincó en Francia. Tras una amplia experiencia profesional en el mundo de las finanzas y de la industria aeronáutica, su primera novela, La chambre des officiers (1999), obtuvo un gran reconocimiento crítico y de los lectores. A esa novela, traducida a diversos idiomas y adaptada al cine por François Dupeyron, seguirían Campagne anglaise (2000) y Heureux comme Dieu en France (2002). En

Usually first bottle anything, side effects of viagra scent freshen-up the Got doxycycline 100mg tablet recently normally. Last and. They, https://laughtonscott.com/ss/generic-cialis-review/ bought it conditioners https://metrocrush.net/index.php?amoxicillin-875-mg normal power to PRODUCT https://www.conduitcoaching.com/lidga/viagra-generic-online/ body daughter amount actually used https://pieroduhart.com/pizly/pharmacy-rx-one but in mid-lower viagra online canadian pharmacy great 1 busy Oils not https://www.fayinger.com/mris/how-to-use-levitra.php must Badger: Dove stopped https://www.claquemusique.com/index.php?buy-cialis-online-without-prescription in takes dyeing bother began title am purchasing product gunked, ! Contact https://www.doctorgescuk.com/cialis-online-canada/ I by pleased tried. Having viagra no prescription in scratched mascara Didnt to.

La malédiction d’Edgar (2005), fascinante retrato de J. Edgar Hoover, y Une exécution ordinaire (2007), sobre Stalin (que él mismo llevó al cine), aborda la psicología de las figuras del mal, en la que incide de nuevo en Avenida de los Gigantes, la novela con la que alcanzó la consagración definitiva tanto nacional como internacional. A lo largo de su carrera ha obtenido numerosos galardones, como el Premio de los Libreros, el Deux Magots, el Roger-Nimier y el Grand Prix RTL-Lire.

Ficha técnica

PVP con IVA 19,90 €
Nº de páginas 384
Traducción Joan Riambau

Si no midiera casi dos metros veinte y tuviera un coeficiente intelectual superior al de Einstein, Al Kenner sería un adolescente ordinario. El día del asesinato de John Fitzgerald Kennedy, sin embargo, su vida dará un vuelco y saldrá a la luz que en el cuerpo de ese gigantón habita un muchacho traumatizado por los malos tratos que le inflige su madre alcohólica, que disfruta decapitando gatos y jugando a la silla eléctrica con su hermana menor, y que ha asesinado a sangre fría a sus abuelos. Después de cinco años internado en un psiquiátrico, rehabilitado y sin antecedentes penales gracias a su extraordinaria inteligencia y sus dotes de manipulación, Al pisará de nuevo la calle.Desconcertado ante el pacifismo y la contracultura de los jóvenes de su edad, esos hippies a los que no alcanza a comprender, y tras ver truncado debido a su altura su deseo de alistarse para ir a Vietnam o ingresar en la policía, Al se convierte en asesor psicológico de la policía de Santa Cruz. Como él mismo afirma, «haber matado confiere una auténtica legitimidad en la comprensión del fenómeno del paso a la acción que siempre será un misterio para el neófito», y está dispuesto a ayudar a poner fin a la ola de crímenes que vive California.

Inspirado en un personaje real, Ed Kemper, un asesino en serie condenado a perpetuidad, y narrado como si se tratara de las memorias escritas por el protagonista desde la cárcel, Avenida de los Gigantes es un perturbador autorretrato de un asesino fuera de lo común.

1 comentario en «Avenida de los Gigantes de Marc Dugain»

Los comentarios están cerrados.