Los niños de los bellos días – Eduard von Keyserling

El espíritu de Madame Bovary sobrevuela las páginas de esta narración, aunque sólo el espíritu. La protagonista femenina, Irma von Buchow se aburre, encerrada en una mansión campestre de la aristocracia terrateniente alemana. Su marido la ama profundamente, pero es un hombre serio y trabajador, como Monsieur Bovary, que se ocupa de que todo funcione en su familia, y paga las facturas de su hermano Achaz, un tarambana urbanita que despilfarra su sueldo en Berlín y las ganancias de su hermano. El anciano conde Pax, padre de Irma, convive plácidamente con ellos, compartiendo el aburrimiento de su hija, así como los dos vástagos de la pareja, unos niñitos que, fuera de sus estudios, participan del tedio generalizado. LEER MÁS


La vida campestre de la aristocracia alemana, de la Alemania nórdica decimonónica, es retratada en este relato con las pinceladas habituales del autor. Eduard von Keyserling (Castillo de Paddern, hoy Letonia, 1855- Munich, 1918), escritor alemán, nacido en el seno de una antigua y noble familia germano-báltica y primo del filósofo Hermann Keyserling. Hubo de abandonar sus estudios en Dorpat por un incidente social, marchando, con 23 años a Viena para estudiar filosofía e historia del arte. A finales de siglo se trasladó con sus hermanas a Munich; posteriormente quedó ciego como consecuencia de la sífilis que padecía. Se le considera un exponente del impresionismo literario.

Monotonía, placidez, lasitud…mirar cómo cae la nieve a través de las ventanas de la confortable y cálida sala de la mansión de los Buchow; salir al jardín al comienzo de la primavera y comprobar cómo la naturaleza revive; bañarse en el lago por las mañanas y pasear a caballo por los bosques al atardecer, mientras el ruiseñor canta. Esta es la vida de Irma, la melancólica esposa de Ulrich von Buchow, pero no de su esposo, cuyas múltiples responsabilidades en el control de su hacienda y tierras le mantienen ocupado casi todo el día. Es hombre de pocas palabras y de sentimientos refrenados.

Los niños son precisamente de los que menos se ocupa Keyserling en la narración: son dos pequeños que revolotean por la casa, entre risas, saltos, juegos y sueños, viviendo la vida segura y confiada de los que se saben protegidos y a salvo. Pero el pequeño Uli sufre una mala caída y tras un breve tiempo, muere. Esto sume a Irma en un pozo profundo y negro, que se ve incapaz de salir. La casa toda se resiente del golpe, pero mientras el barón lo sobrelleva con su trabajo y ocupaciones, y el viejo conde Pax, el abuelo, paseando en su silla de ruedas y sumido en su pasado, Irma se hunde más y más en la nostalgia y el dolor.

Preocupado por la melancolía de su amada esposa, Urlich intenta ayudarla atrayendo a su hermano menor a pasar el verano con ellos. Achaz von Buchow es todo lo contrario que el barón: alegre, expansivo, vive al día y disfruta el momento, siempre tiene una anécdota curiosa que contar y supone un soplo de aire fresco, una ventana abierta a ese mundo lejano de la ciudad y de las altas esferas. Pero también representa un problema.

Irma, efectivamente, se recupera paulatinamente con la llegada de Achaz, pero el remedio crea otra enfermedad: los celos, el desamor. El barón ha de refugiarse en su hija, la callada Isa, que transita como una sombra durante todo el relato, una presencia en segundo plano, pero siempre aguardando el retorno de esos bellos días que habían vivido, cuando a pesar del aburrimiento, gozaban todos de una cierta serenidad y una aparente felicidad.

Escrito cuando el autor ya había entrado en la oscuridad de la ceguera, este relato está en la línea de la obra general de Keyserling, lleno de descripciones pictóricas, de pinceladas de color, sonidos y aromas, un lenguaje impresionista, emotivo, creador de espacios y ambientes, y, en el caso que nos ocupa, con un fuerte tono de tristeza y de desesperanza. En cuanto a lo que a edición se refiere, la traducción de Carlos Fortea es, como siempre, impecable, y me parece muy a destacar que se hayan hecho dos tandas de correcciones del texto. El resultado es una obra pulcra, amable, bella. Un producto de verdadera calidad. Y un autor imprescindible entre los clásicos.

Ariodante

FICHA DEL LIBRO

Título: Los niños de los bellos días | Autor:Eduard von Keyserling | Editorial: Nocturna | Traducción: Carlos Fortea | Páginas 136 Precio 14€
COMPRA ESTE LIBRO O CUALQUIER OTRO PRODUCTO EN FNAC.ES Y PAGA 1€ POR LOS GASTOS DE ENVÍO

Posted in Sin categoríaTagged #

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

Mía es la venganza - Friedrich Torberg

Lun Jun 20 , 2011
La costumbre de leer sobre el holocausto judío ha encasillado indeleblemente a los protagonistas del mismo. Las víctimas y los verdugos siempre son los mismos. Los dóciles y acobardados judíos agachando la cabeza y entregando resignados sus vidas ante los asesinos nazis. ¿Realmente no pudieron hacer nada más por salvas […]
Instagram has returned invalid data.

Artículos

¿Cómo afecta el coronavirus al mercado editorial?

Leer artículo

Servicios actuales que te ayudarán con la publicación de tu libro

Leer artículo

Las 6 novelas históricas más vendidas y 4 recomendaciones

 
Leer artículo

Los libros más vendidos al 31 de enero

 
Leer artículo

Los 13 libros que destacarán este febrero

Leer artículo

5 libros que todo niño debe leer antes de los 13

 
Leer artículo

¿Cuáles fueron los libros más vendidos en España durante 2019?

 
Leer artículo

Cita de John Updike

Leer artículo



El libro de Dolor y Gloria, la película triunfadora de los #Goya2020

Leer artículo

Los títulos de libros más chocantes (1)

 

Leer artículo