El marciano de Andy Weir

16520g

La angustiosa soledad de Mark Watney, el protagonista de ‘El marciano’, la primera novela de Andy Weir, es de dimensiones similares a la que soportan los personajes que interpretan Sandra Bullock en ‘Gravity’, o Matt Damon en ‘Interstellar’. En este caso, Watney ha sido erróneamente dado por muerto y abandonado por sus compañeros de misión en Marte, dejando tras de sí el campamento base y un par de vehículos de superficie mientras huían de una peligrosa tormenta de arena. Lo que Weir nos propone es una celebración de la capacidad de superación del ser humano en las condiciones más adversas: un potencial que deja atrás el simple instinto de supervivencia y que puede activarse al menor indicio de esperanza.

Y es que Watney tendrá que poner a prueba sus conocimientos científicos si quiere sobrevivir hasta la llegada, al cabo de cuatro años, de la próxima nave tripulada, con la que espera contactar en un punto situado a 3200 kilómetros de su posición actual. Necesitará ocuparse, pues, del problema de la alimentación, que intentará resolver aprovechando su preparación como botánico; y del reto energético que supone mantener en funcionamiento los sistemas vitales mientras realiza la peligrosa travesía. Incluso no descartará la posibilidad de establecer contacto con la Tierra.

Aunque lo más llamativo de la narración, lo que la hace diferente de una simple historia de supervivencia, son las minuciosas descripciones de procesos químicos, estrategias de cultivo, aprovechamiento de recursos y cuestiones de física marciana, que va anotando el perdido astronauta en un diario reservado a posibles lectores del futuro. Pero lo que es un aliciente para lectores con inquietudes científicas, puede ser una rémora para otros muchos, sobre todo si se cuela alguna que otra inconsistencia. No obstante, siempre es posible seguir el relato sin necesidad de asimilar toda la información técnica, aunque eso impida admirar plenamente las ingeniosas soluciones del protagonista ante dificultades aparentemente insuperables.

No menos sorprendentes, por inesperadas, son las divertidas ocurrencias que el autor atribuye a un supuestamente atribulado Watney al que las situaciones más desesperadas no hacen perder el sentido del humor.

En el lado convencional de la balanza, el que lleva el texto al terreno más trillado, están los estereotipos encarnados por los responsables de la NASA y por los otros miembros de la tripulación: la parte militar a cargo de un intrépido piloto y una experta comandante acosada por el sentimiento de culpa; la civil, compuesta por un químico alemán como representante europeo, una joven informática, y un médico y biólogo al que esta no le es indiferente. Unos personajes, unas situaciones y un argumento claramente construidos con un ojo, si no los dos, puestos en Hollywood.

Como señala en el prólogo Miquel Barceló, el experto en Ciencia Ficción y autor de una conocida guía de referencia, la rama ‘dura’ del género, aquella que quiere dar soporte científico a los avances tecnológicos que sitúa en el futuro, no está en sus mejores momentos. Quizás porque, en ese terreno, el futuro se convierte en presente con excesiva rapidez últimamente, resultando más cómodo derivar los contenidos hacia el territorio de la fantasía atemporal o de la distopía en un tiempo cercano. ‘El marciano’, con su voluntad de rigor y a pesar de sus excesos, se presenta como heredera de aquellas obras de ficción científica clásica, y, en cualquier caso, concede al lector la posibilidad de disfrutar de una divertida aventura.

 

 

 

Reseñado por Rafael Martín

Escrito por Andy Weir

Andy Weir

Andy Weir nació y se crio en California. Hijo de físico e ingeniero, a los quince años fue contratado por un laboratorio nacional, donde desde entonces ha desarrollado una amplia labor como programador informático e ingeniero de software.

Su principal fascinación es la ciencia y en concreto los temas relacionados con la física relativista, la mecánica orbital y la historia de los vuelos espaciales tripulados. El marciano es su primera novela, y en ella ya se advierte que Weir es un excelente narrador y un purista de la exactitud científica.

Vendida a más de veinte países, best seller en EE UU e Inglaterra en un éxito boca a boca sin precedentes, lo que empezó como una novela autopublicada se ha convertido en todo un best seller en EEUU e Inglaterra, en extraordinario un éxito del boca a boca. Ridley Scott, director de clásicos como Blade Runner y Alien, prepara una adaptación cinematográfica.

Ficha técnica

Ediciones B Páginas: 416 / Formato: 15 x 23 cm / ISBN: 978-84-666-5505-7 PVP: 21.00

«La mejor novela de ciencia ficción en años» Wall Street Journal
Seis días atrás el astronauta Mark Watney se convirtió en uno de los primeros hombres  en caminar por la superficie de Marte. Ahora está seguro de que será el primer hombre en morir allí. La tripulación de la nave en que viajaba se ve obligada a evacuar el planeta a causa de una tormenta de polvo, dejando atrás a Mark tras darlo por muerto. Pero él está  vivo, y atrapado a millones de kilómetros de cualquier ser humano, sin posibilidad  de enviar señales a la Tierra. De todos modos, si lograra establecer conexión, moriría mucho antes de que el rescate llegara.Sin embargo, Mark no se da por vencido; armado con su ingenio, sus habilidades y sus conocimientos sobre botánica, se enfrentará a obstáculos aparentemente insuperables.Por suerte, el sentido del humor resultará ser su mayor fuente de fuerza. Obstinado en seguir con vida, incubará un plan absolutamente demencial para ponerse en contacto con la NASA.Con un final sorprendente, El marciano es una novela brillantemente construida, un delirio ingenioso, con una mecánica del suspense que sorprenderá al lector una y otra vez y le hará perderse en el cosmos de la naturaleza humana y la lucha por la supervivencia.Una experiencia literaria excepcional en gravedad cero.

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *