Hay gente que fabrica objetos, pero lo importante es fabricar ideas.

La noche del 11 de mayo de 1888 Paul Cravath caminaba por las calles de Manhattan que aún estaban iluminadas por farolas de gas. El joven abogado iba de prisa y con el ceño fruncido.

Artículos