El jurado destaca la obra por “la profundidad psicológica de los personajes, la tensión narrativa y la integración de los puntos de vista, así como por la voluntad de escribir una novela global sobre unos años convulsos en el País Vasco”.

En ocasiones la palabra se hace testimonio real, personal, vivido intensamente desde la conciencia social, y tal es el caso de lo que constituyó esencialmente la obra de este poeta.     Siempre, por ello, es un momento oportuno para rendir homenaje del modo más sincero, recordándole. O, mejor aún, recordando […]

El niño que robó el caballo de Atila me gustó en una primera lectura y ha ganado en esta segunda. Animáos. Olvidad las comparaciones que siempre se hacen en este tipo de novelas, con los mismos nombres, los mismos títulos, casi hasta el mismo orden. En este caso, dejad todo eso de lado porque estamos ante una novela que lo vale por sí misma.

De una novela costumbrista e histórica vamos pasando a una de aventuras y misterio para desembocar en una novela de fantasía desbocada. Tres novelas en una con unos héroes insospechados que harán las delicias de quienes se acerquen a Las tres muertes de Fermín Salvochea por cualquiera de sus ángulos.

Editorial Algaida nos ofrece una novela histórica que supone todo un descubrimiento, Corocotta. El Cántabro, de Santiago Blasco, el relato de un personaje poco conocido, pero que jugó un papel crucial en nuestra historia, tal y como afirma Miguel Ángel Revilla en el prólogo de la novela: “A caballo entre el mito y la leyenda, Corocotta es uno de los primeros referentes históricos del pueblo cántabro. Un guerrero valeroso y un líder reconocido… un protagonista esencial de la encarnizada batalla que tuvo que afrontar el imperio romano para culminar la conquista de Hispania”.

Instagram has returned invalid data.

Artículos