Roberto Sánchez- Quienes manejan los hilos. Desde el 8-Oc en librerías @rocaeditorial

Roberto Sánchez- Quienes manejan los hilos. Desde el 8-Oc en librerías @rocaeditorial

Escrito por admin, 27 septiembre, 2020

Última actualización: 27 septiembre, 2020

.

24 de octubre de 2019. Ramón Santolaya, en calidad de secretario de Estado, asiste como testigo al acto de exhumación de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. Posteriormente, desde el coche oficial, observa el vuelo que porta el féretro hasta Mingorrubio. Sin embargo, los restos del dictador nunca llegan a su destino. El helicóptero que los traslada se estrella pocos minutos después del despegue.

¿Atentado? ¿Accidente?

Está a punto de descubrirse la gran verdad, de desvelarse uno de los secretos mejor guardados de la reciente historia de España. Santolaya teme que lo puedan relacionar con los hechos y decide que es el momento de huir, de abandonar una carrera que le ha llevado desde la fontanería de la Moncloa pasando por los servicios de inteligencia. Desde la dictadura a la democracia, más de cuarenta años siempre muy cerca del poder y la toma de decisiones.

Ramón Santolaya, ávido lector y devoto de la radio, se verá envuelto en tramas propias de un mundo que solo creía que existía en la ficción.

Roberto Sánchez Ruiz (Barcelona, 1966) es un periodista radiofónico español vinculado a la Cadena SER desde 1988. Entre 1994 y hasta 2012 creó y dirigió durante 18 años Si amanece nos vamos, el primer programa de transición entre la noche y la mañana, valedor de un Premio Ondas, un Micrófono de Plata y una Antena de Oro. Desde septiembre de 2012 trabaja junto a Carles Francino La Ventana. Ha sido profesor de Realización y Producción radiofónica en la Escuela Aula Radio de Barcelona. En 2018 publicó Asesinos de series. Esta es su segunda novela.

«Ágil, chispeante, tremendamente imaginativa. Roberto Sánchez demuestra en esta novela de picaresca e intrigas que se puede inventar el pasado de tal manera que lo rocambolesco parece verosímil.» Elvira Lindo.

“Bien escrita, bien trazada y bien resuelta, esta novela en un magnifico retrato a la vez irónico y melancólico de un tiempo y un país que se fueron pero han dejado huella.” Benjamín Prado.