La misión literaria de David Livingstone

el alma del explorador revolotea por las primeras páginas de mi novela Los ojos de Jawara como lo ha hecho y lo seguirá haciendo en las de muchos otros escritores.

Autor: Luis López Galán

Parece que para que un personaje histórico se convierta en una inspiración literaria deben siempre existir ciertos elementos: enigmas, hazañas épicas, emociones desbordadas. La vida de David Livingstone los tuvo todos y quizá por eso su leyenda continúa inspirando las letras de muchos autores que, como a mí me pasó en algún momento, sintieron la llamada del continente africano. Así, el alma del explorador revolotea por las primeras páginas de mi novela Los ojos de Jawara como lo ha hecho y lo seguirá haciendo en las de muchos otros escritores.

David Livingstone nació en el pueblo de Blantyre, en Escocia, y fue médico y misionero antes que explorador, autor de importantes informes en botánica o zoología y decidido a evangelizar el mundo. O al menos así era cuando aceptó una misión en China que, tras un traspiés de última hora, cambió el rumbo hacia África del Sur y sus intereses por los de la exploración. Así, se adentró en selvas y zonas inexploradas, desafiando los peligros que para un europeo suponía hacerlo entonces, y convirtiéndose en el primer hombre blanco en observar las Cataratas Victoria, que él nombró así en honor a su reina, y también en defender la abolición de la esclavitud. Tras su muerte, dejó su corazón en África de manera literal: enterrado en el poblado de Chitambo, hoy en Zambia, mientras que su cuerpo comenzó un épico viaje a hombros hasta Zanzíbar «en el interior del tronco de un myonga», como narra Félix J. Palma en El mapa del tiempo (Algaida, 2008), y de ahí en barco a Londres, donde fue enterrado en la Abadía de Westminster.

Siendo David Livingstone un tesoro nacional para el Reino Unido, una buena parte de las menciones que uno encuentra sobre el explorador en decenas de obras literarias son las derivadas del patriotismo británico o de la divulgación histórica. Así, H.G. Adams narró su infancia en su publicación de 1874 llamada El chico tejedor que se convirtió en misionero (H&S, 1874) y Paul Tournier en La novela de Londres (Robinbook, 2009) habla de él como «el niño mimado de la Royal Society por sus viajes y descubrimientos en África».

La más importante de todas las obras que giran alrededor de su figura es, no obstante, En busca del doctor Livingstone: viaje al centro de África (Planeta, 2004) de un Henry Morton Stanley que alimentó tanto la leyenda del misionero reconvertido en explorador como la suya propia. Stanley era corresponsal del New York Herald en Madrid cuando recibió el encargo por parte del periódico de salir en busca de David Livingstone, que llevaba tiempo sin dar señales de vida en algún lugar remoto del continente africano. Este viaje dio sus frutos y Stanley, nada más lograr su objetivo, pronunció la famosa frase: «Doctor Livingstone, supongo», que marcaría la vida de ambos para siempre y que sirvió además de inspiración para muchos otros autores y amantes del sueño de África en los años venideros, como le ocurrió a Lennart Hagerfors en su novela Las ballenas del lago Tanganica (Circe, 1992), en la que se mete en la piel de un marinero imaginario que participa en la expedición en busca del misionero.

Las palabras de D. Livingstone abren la novela Los ojos de Jawara de Luis López Galán

Los ojos de Jawara de Luis López Galán extiende por las páginas de El sueño del celta (Alfaguara, 2010) de Mario Vargas Llosa, que sigue la vida de Roger Casement antes de entregarse a la causa del nacionalismo irlandés, cuando pasó años al lado de Stanley en la colonización del Congo por parte de Bélgica. El lado más tenebroso del que fuera corresponsal en Madrid se entremezcla, siempre con la maestría de Vargas Llosa, con las apariciones de otros personajes como Joseph Conrad, cuya novela En el corazón de las tinieblas (Sexto Piso, 2010) es, con toda probabilidad, el relato más brutal de la conquista africana.

En Sarah, uno de los relatos cortos que conforman el
libro Las esquinas rotas (S.A., 2018) de Joaquín M. Barrero,
se narra la ruta de un hombre haciendo autostop de Madrid
a París que se encuentra durante el trayecto, al norte del
Garona, con una joven de Nottingham llamada, claro, Sarah.
Conversando con ella sobre Robin Hood y otras leyendas, la
joven se interesa por el tiempo pasado en África del hombre,
y el autor se aprovecha de la charla para mencionar al
escritor inglés P.C. Wren y, claro, a su compatriota, David Livingstone, que explorara «las cataratas Zambeze en la selva profunda». Livingstone y su presencia continua en la mente del viajero.

Los enigmas que el explorador dejó sin resolver y todavía hoy se meten en la cabeza de muchos autores, sus hazañas legendarias en el interior de África y las emociones descomedidas en sus actos contra la esclavitud le convirtieron en un héroe literario. David Livingstone continuará fascinando a románticos que, como yo, soñaron alguna vez con dejar su nombre marcado en un mapa.

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

'LA NIÑA DEL CUADERNO', de Bart Van Es

Mar May 26 , 2020
LA NIÑA DEL CUADERNO de BART VAN ES LA EXTRAORDINARIA HISTORIA REAL DE LA NIÑA QUE SE ESCONDIÓ DE LOS NAZIS En la sala de estar de una familia holandesa, una niña trata de no sentirse observada. No se celebra nada, no es su cumpleaños ni nada parecido, pero sus […]
Instagram has returned invalid data.

Artículos

Los libros son los regalos perfectos para los amantes de la lectura

Leer artículo

¿Cómo afecta el coronavirus al mercado editorial?

Leer artículo

Servicios actuales que te ayudarán con la publicación de tu libro

Leer artículo

Las 6 novelas históricas más vendidas y 4 recomendaciones

 
Leer artículo

Los libros más vendidos al 31 de enero

 
Leer artículo

Los 13 libros que destacarán este febrero

Leer artículo

5 libros que todo niño debe leer antes de los 13

 
Leer artículo

¿Cuáles fueron los libros más vendidos en España durante 2019?

 
Leer artículo

Cita de John Updike

Leer artículo



El libro de Dolor y Gloria, la película triunfadora de los #Goya2020

Leer artículo