Beigbeder nos invita a un viaje en busca de la inmortalidad: terapias, dietas, transfusiones, investigaciones científicas…

Esta novela es un viaje a la inmortalidad. Su protagonista es un triunfador, que se codea con estrellas de Hollywood y es famoso por un programa de entrevistas en el que los invitados deben tomarse una pastilla elegida al azar sobre cuyos efectos no tienen ni idea.

Esta novela es un viaje a la inmortalidad. Su protagonista es un triunfador, que se codea con estrellas de Hollywood y es famoso por un programa de entrevistas en el que los invitados deben tomarse una pastilla elegida al azar sobre cuyos efectos no tienen ni idea. Un día su hija le pregunta si todo el mundo se muere, y él, que empieza a notar los achaques de la edad, decide partir en busca de la vida eterna.

El periplo lo llevará a Ginebra, Viena, Jerusalén, Nueva York, Harvard, San Diego y Los Ángeles, y en su búsqueda se entrevistará con científicos y gurús diversos, y conocerá, y en algunos casos pondrá en práctica, variopintos métodos para lograr la deseada inmortalidad, métodos que van desde cosas tan simples como seguir una dieta y hacer ejercicio o inyectarse proteínas hasta otras mucho más complejas como secuenciar el ADN familiar en busca de potenciales enfermedades futuras, explorar las posibilidades de la reprogramación celular, indagar en los avances punteros en la investigación con células madre pluripotentes inducidas, hablar con el mayor experto mundial en digitalización cerebral o hacerse transfusiones de sangre de adolescentes vírgenes californianas…

Una vida sin fin es una novela, pero no es exactamente una ficción, porque los personajes que aparecen son reales, y los científicos con los que el protagonista se entrevista y las instituciones que visita son los máximos exponentes de la búsqueda de la inmortalidad por parte de la humanidad.

Y, para completar la propuesta, también se incluyen una serie de jugosos listados con las ventajas e inconvenientes de la muerte, las cosas por las que merece la pena vivir, las diferencias entre el treintañero soltero y el padre cincuentón, las diferencias entre el hombre y el robot, o una comparativa entre muertos demasiado jóvenes y muertos demasiado viejos.

El resultado de esta trepidante búsqueda de la inmortalidad es el auténtico Beigbeder: inteligente, sagaz, provocador, histrión, desaforado y genial.

«Autoficción que bascula hacia el reportaje… Autoficción que bascula hacia la anticipación… Autoficción que bascula hacia el cuento filosófico» (Cyrille Godefroy, La Cause Littéraire).

«La inmortalidad ya no es un tema para un autor de ciencia ficción chiflado; se ha convertido en una realidad, o al menos en una promesa tecnológica,

y Beigbeder la ha probado» (Étienne de Montety, Le Figaro).

«Beigbeder da la vuelta al mundo por las técnicas que nos acercan a la inmortalidad. Una audaz novela de amor, entre la obsesión y la esperanza»

(Gilles Chenaille, Marie Claire).

«Presenta un mundo a veces estrafalario, el nuestro actual y el de nuestras angustias de siempre… Una de sus novelas más íntimas. Y una de sus novelas más universales» (Christine Bini, La Règle du Jeu).

«Una novela ligera, pero seria, en la que el autor nos presenta a su doble de ficción» (Amélie Maurette, Nice-Matin).

«Una novela de ciencia no-ficción» (Bernard Lehut, RTL).

Frédéric Beigbeder (Neuilly-sur-Seine, 1965) es autor de varias novelas, un libro de cuentos, tres ensayos y tres libros de entrevistas. Desde 2013 dirige la renacida revista Lui. Durante diez años simultaneó su trabajo publicitario con colaboraciones como cronista de la noche o crítico literario en revistas, periódicos y programas de radio y televisión. Con 13,99 euros tuvo un éxito extraordinario. Fue despedido fulminantemente de la agencia de publicidad en la que era un brillantísimo creativo, pero encabezó durante meses las listas de los libros más vendidos. En España, la novela tuvo también una acogida espectacular: «Impagable testimonio de un profesional que durante años ha alimentado las calderas de la publicidad con un afilado ingenio» (Llàtzer Moix, La Vanguardia). En Anagrama han aparecido también otras cinco novelas del autor, El amor dura tres años, Windows on the World (Pre-mio Interallié), Socorro, perdón, Una novela francesa (Premio Renaudot) y Oona y Salinger, así como Último inventario antes de liquidación, en el que reseña de forma aguda y desenvuelta los cincuenta mejores libros del siglo XX según una encuesta llevada a cabo por Le Monde y la FNAC.

Foto © Maria Teresa Slanzi

OTRAS OBRAS DE FRÉDÉRIC BEIGBEDER

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

La vida desde los ojos inocentes de una niña @salamandra_ed

Lun Feb 10 , 2020
Una novela ácida e intensa. El fenómeno literario de 2018 en Francia
Instagram has returned invalid data.

Artículos