Renacimiento – Kenzaburo Oé

2

Kenzaburo (Osé, Japón, 1935) se ha labrado su reputación literaria a base de retratar el Japón menos exportable, el que no figura en un hipotético canon de la imagen nipona, y que estaría encabezado por la gran megalópolis poblada de gente extravagante que tienen su mejor reflejo en el cómic manga y en los dibujos animados que Japón distribuye al resto del planeta.

(leer más)


La imagen resultante es la de una sociedad acelerada y turbulenta, preocupada por una perfección inalcanzable y obsesionada con placeres que se niega a sí misma. En la gatera se deja el retrato de un Japón traumatizado por sus propios afanes, la denuncia de una sociedad envenenada por la potencia imperial que iba a ser y su presente realidad de país-portaaviones de Estados Unidos en el Pacífico, cuya descollante economía tecnológica se ve tambaleada cíclicamente por crisis sistémicas que hunden a la nación en severas crisis de identidad.

no está interesado en nada de eso, sino en sus consecuencias. Ya en la lejana ‘Arrancad las semillas, fusilad a los niños’ la guerra mundial era la excusa para retratar la crueldad innata de una sociedad militarizada para con sus propios hijos, a los que encerraban en un poblado infectado de un mal invisible. Si ‘Una cuestión personal’ servía para sacar a la luz el trauma de unos individuos rechazados por la masa por su doble moral y su incapacidad de adaptarse a lo establecido, ‘Renacimiento’ vuelve a insistir en los temas habituales de : los creadores como cuerpos extraños en la naturaleza japonesa, la familia como fuente de sufrimiento por la presencia de un hijo enfermo que simboliza toda la inocencia perdida del país del sol naciente.

Hay que decirlo de entrada: leer a no es fácil, su lectura requiere codos sobre la mesa, silencio y concentración, es decir, precisamente la forma de leer que ya no existe. Si alguien está pensando en que el escritor acompañe sus horas de viaje en el metro, sus tardes en la playa y sus noches de resaca, es mejor que desista, se encontrará un muro infranqueable. crea una fortaleza semántica y de discurso en sus obras que requiere de un lector natural, de un cazador de dobles sentidos y de experiencias internas. Sobre la superficie aletea siempre la sombra de lo que nunca sucede, de lo que se calla y vive en el interior.

También es posible que ‘Renacimiento’ no sea su novela más conseguida. La historia del director de cine Goro, que se suicida después de una ataque de la yakuza japonesa, y de su cuñado Kogito, escritor refugiado en Alemania que reconstruye los pasos que llevaron a la muerte de su familiar y amigo de la infancia, no alcanza en ningún momento la grandeza de discurso de anteriores trabajos suyos. , hombre mayor que ha alcanzado unos venerables 75 años, parece empezar la larga despedida con una escritura cargada de melancolía y ajustes de cuestas con el pasado.

Demasiada realidad y referencias íntimas son las que asume el lector de como para sentirse satisfecho. Es público que Goro y Kogito son trasuntos de su cuñado Juzo Itami y de él mismo, el primero de los cuales se quitó la vida conmocionando a una sociedad que siempre celó de la larga mano de la mafia japonesa detrás. Kenzaburo , una vez más personalista como cuando relata las andanzas de su hijo con retraso intelectual, hace ir y venir a sus personajes, los sumerge en endiabladas reflexiones sobre la naturaleza de la muerte y la despedida y olvida la fluidez para aliviar todos y cada una de sus pesares.

Pero si bien es cierto que la novela no discurre con fluidez, también lo es que nadie como el escritor de Osé sabe hoy en día retratar un Japón lo más alejado posible del estereotipo y de las almibaradas fábulas de escribidores mediáticos como Haruki Murakami o Banana Yosimoto, escritores que han tratado de hacerse un hueco entre los devoradores de manga con desigual éxito. En ‘Renacimiento’ hay una consistente denuncia de la ultraderecha en Japón y sus actividades, un análisis y quasi refutación del mitificado suicidio y un destripamiento doloroso de los valores clásicos familiares para desmontarlos uno a uno. Preciso será esperar a los otros tres volúmenes que cerrarán esta trilogía, ‘¡Adiós a mis libros’! y ‘El chico de la cara melancólica’ para cerrar el juicio sobre una novela que aún no ha sido terminada y que, como toda obra en marcha, necesita de posteriores partes para relucir en todo su esplendor.

Iván Alonso

RESEÑA DE LA EDITORIAL

La nueva novela del Premio Nobel de literatura.
Cuando Goro, un afamado director de cine japonés, se suicida, su cuñado y amigo, el escritor Kogito, queda devastado y no consigue entender los motivos que han provocado esta fatal decisión. Para huir de la tristeza viaja a Alemania, donde descubre que hay algo oscuro en la muerte de Goro: la Yakuza, la temida mafi a japonesa a la que Goro había satirizado en una de sus películas, puede estar detrás del suceso. Renacimiento está basado en un hecho real: el suicidio del cineasta Juzo Itami, cuñado de Kenzaburo , que conmocionó a la sociedad japonesa y en el que muchos siguen viendo la mano de la Yakuza.
La novela trata sobre la Yakuza, la mafi a japonesa. Kenzaburo lleva toda su vida denunciando y luchando contra la mafi a y la extrema derecha.

Ficha del Libro

Título:
Renacimiento| Autor: Kenzaburo Oé | Editorial:
Seix Barral | Páginas: 288 | Precio : 19€ |

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

2 thoughts on “Renacimiento – Kenzaburo Oé

  1. Me ha pillado la curiosidad, no le conozco pero parece un reto interesante. Lo de leer en el metro, no sabes tu como me olvido que voy en un vagón cuando me meto en lecturas complicadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

El fondo del cielo - Rodrigo Fresán

Mié Mar 17 , 2010
Esta es una novela que al decir del propio Rodrigo Fresán (Buenos Aires, 1973) es una novela con ciencia ficción, no de ciencia ficción. El autor argentino en “El fondo del cielo” nos da una vez más una lección de solidez técnica, sensibilidad lírica y de frescura prosística, siempre de […]
Instagram has returned invalid data.

Artículos