“Una novela que no puedes dejar de leer” Carme Riera

Gemma Lienas
El hilo invisible«Gemma Lienas nos ata con un hilo invisible desde la primera página. Una novela con gran riqueza de líneas narrativas que no puedes dejar de leer.» CARME RIERA
2674824.png?t=636735750920000000
Gemma Lienas mueve los hilos invisibles de la ficción para reivindicar una historia en femenino.
La búsqueda de un misterioso secreto familiar, la reconstrucción del verdadero papel de una científica del siglo XX: la historia de una mujer que encuentra en el pasado las respuestas a su futuro.
Una novela feminista que reivindica a su vez a dos mujeres olvidadas por la historia: Rosalind Franklin, una pionera científica que jugó un papel decisivo en el descubrimiento de la doble hélice del ADN en 1953. Y Remedio Varo pintora surrealista y escritora que se exilió durante la guerra civil a Francia.
LA NOVELA
2343543.png?t=636668363080000000
Julia Coma, o también conocida con el nombre profesional de Julia Le Goff, es una guionista de Barcelona especializada en documentales científicos. Su último trabajo fue un documental sobre el cambio climático que recibió numerosos premios en España, y también en el extranjero. Ahora recibe un encargo para hacer un nuevo guion, en un momento en que las expectativas de todo el mundo hacia ella son cada vez más altas.

La pareja de Julia, Carlos, es doctor en biomedicina especializado en genética, ha publicado artículos científicos en la revista Science y trabaja en un hospital liderando un equipo de investigación. Su relación tambalea porque Julia no soporta ni sus tics paternalistas ni tampoco su posado, demasiado formal. Además, él quiere tener un hijo, pero la maternidad no está entre las prioridades de Julia, a quien la muerte de su madre en un accidente de tráfico cuando ella tenía once años la dejó marcada para siempre.

Después de pensar en varias propuestas para su nuevo documental, Julia decide el tema: investigará el descubrimiento de la estructura del ADN. Carlos le ofrecerá algunos libros que le servirán para adentrarse y engancharse al tema. El aspecto que más le llamará la atención serán las injusticias que la historia de la medicina ha dispensado a los protagonistas de este descubrimiento científico.

Julia planteará el guion como una historia de suspense que culmina con tres hombres galardonados con el premio Nobel por su descubrimiento mientras que Rosalind Franklin, la única mujer que participó a la investigación, quedara totalmente olvidada. Así, su enfoque será el de reivindicar el papel de Franklin en el desarrollo de la genética.

Al mismo tiempo que empieza a trabajar en el documental, recibe una carta desde la isla francesa de Batz, de donde era original su abuela Odile. Esto sorprende Julia, porque la abuela había roto relaciones con su familia hacía muchos años, cuando vino a Barcelona. La carta será una invitación de su bisabuela Yvonne para celebrar su centenario en la isla. Finalmente, accederá a ir por un doble motivo: aprovechar la estancia para trabajar en el documental y reflexionar sobre la posibilidad de ser madre.

El 1 de agosto del 2009 llega a la isla de Batz, a la antigua casa familiar, situada de cara al mar, y Julia se enamora inmediatamente. Allí se encuentra por primera vez con su bisabuela, una mujer imponente. Y con el resto de la familia materna: el tío Jean, un hombre seductor, librero anticuario, que sufre una enfermedad degenerativa y por quien se siente inmediatamente atraída; Pierre, su tío-abuelo, un hombre extrañamente melancólico, y Marie, la mujer que ayuda en casa y que hace tantos años que vive ahí que casi es como una hija para la Yvonne.

Unos antiguos álbumes familiares con imágenes de la niñez de su abuela Odile alertaran a Julia de un misterioso secreto familiar. Las sospechas aumentan cuando se entera que su abuela y su bisabuela no se avenían nada. Y todavía más cuando se entera que la isla de Batz fue escenario de bombardeos y combates entre las fuerzas nazis y las células de la Resistencia francesa durante la segunda guerra mundial. Pronto, el que tenían que ser unas vacaciones familiares se convierten en unos días de investigación sobre sus orígenes y su identidad. Orígenes que esconden un secreto oscuro, celosamente custodiado por su bisabuela.

LA ISLA DE BATZ
La isla de Batz es una pequeña isla costera francesa del litoral atlántico, situada en la región de Bretaña en el distrito de Morlaix y al lado de Saint Pol de Léon, justo ante el puerto de Roscoff. Batz ofrece una gran diversidad de paisajes naturales con una vegetación muy especial, razón por la cual la isla se conoce como la isla de las mil flores. Desde cada uno de sus rincones, se puede observar el magnífico faro.

Tiene una superficie de 3,5 kilómetros cuadrados y una población que no llega a los 700 habitantes. El 1897 George Delascue construyó un jardín botánico con más de 2.000 plantas diferentes adecuadas al clima mediterráneo.

Rosalind Franklin estuvo en la isla de Batz en casa de una amiga: la anfitriona era Margaret Nance, que trabajaba en la UNESCO y que solía invitar a su segunda residencia gente interesante como la química inglesa, a quien conocía de su estancia en París. En la novela, la autora sitúa dos de sus visitas: en 1951 y en 1953, precisamente el año del hallazgo de la estructura helicoidal del ADN. Aunque en realidad sólo estuvo en 1951.

Además, Batz fue escenario de bombardeos y combates entre las fuerzas nazis y células de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Actualmente, en menos de 50 años, la vida en la isla de Batz ha cambiado mucho, pero ha seguido conservando su originalidad y encanto que tanto la caracterizan.

CUATRO MUJERES, DOS REALES, UNIDAS POR EL HILO INVISIBLE DE LA LITERATURA
DESDE LA FICCIÓN

Julia Coma

Julia es la protagonista de la historia y la narradora de una gran parte. Es una mujer joven de 31 años, fruto de su tiempo. Prioriza su vida profesional. También es fundamental su amistad con Cristina, compañera de estudios con quién puso en marcha una galería de arte, y que es su principal confidente emocional. Le gusta el deporte; sobre todo remar alrededor del Puerto Olímpico de Barcelona. Julia da mucha importancia a su vida sentimental y sexual. Es independiente, valiente, entusiasta, epicúrea atraída por el placer, alegre y con ganas de pasarlo bien: por eso en la novela tienen tanta importancia el comer, el beber, la sexualidad, los olores, los colores… Es espontánea, imaginativa, segura de sí misma y curiosa, por eso busca sentirse estimulada y no le gusta nada aburrirse.

Yvonne Le Goff

Yvonne es la bisabuela de Julia. La invita a celebrar su centenario en la Isla de Batz. Por su edad, ha sido testigo de la vida al siglo XX, como por ejemplo la segunda guerra mundial, con un episodio importante que tuvo lugar durante la ocupación de la isla por parte de las tropas nazis. En cuanto a su personalidad podríamos decir que es muy racional y muy contenida, no se suelta. Por eso cree que las emociones son algo a despreciar. Al mismo tiempo, es una mujer amable, de espíritu independiente, protectora de los más débiles, de gran racionalidad, con un intelecto privilegiado y longevo, y una trabajadora infatigable.

DESDE LA HISTORIA

Rosalind Franklin

Rosalind Franklin también es conocida como la dama oscura del ADN, como lo denominaba su biógrafa, porque la ciencia casi la ha hecho desaparecer de la historia de la genética, a pesar de haber sido una investigadora de primer orden. Por este motivo, Julia decide hacer un documental que subraye la importancia de Franklin en el hallazgo.

A pesar de haber nacido en Londres el 1920, estudió en escuelas de Francia donde el programa docente incluía física y química. Cuando vuelve a Londres entra a la Escuela Newnham (Cambridge) para estudiar química, a pesar de la oposición de su padre. Quién lo hizo posible fue su tía, que le pagó los estudios y esto le permitió graduarse en 1941.

Después de presentar su tesis doctoral empieza a trabajar al Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado en París, un grupo de investigación muy dinámico y abierto a las mujeres, en un ambiente muy diferente al inglés. Después vuelve a Londres y en 1951 consigue una plaza a King’s College como experta en la técnica de difracción de rayos X, donde hizo la famosa fotografía de la estructura del ADN. King’s College era una institución muy patriarcal y machista donde las mujeres eran excluidas, cuando menos, a título de científicas. Durante su estancia a King’s College mejoró el método para obtener fotografías a través de los rayos X obteniendo imágenes con una nitidez nunca antes vista.

La lucha de la científica hacia la sociedad machista de la época fue una constante en su vida. Finalmente murió de cáncer de ovarios a los 38 años, a causa, con mucha probabilidad, de la alta exposición a los rayos X a la que estuvo sometida durante muchos años de su vida para conseguir adelantos en la ciencia.

Las aportaciones de Rosalind Franklin no fueron sólo sobre el ADN. Sus investigaciones también supusieron grandes adelantos en trabajos sobre las microestructuras del carbón y el grafito y sobre la estructura de los virus.

El curioso acercamiento pictórico de
Remedios Varo
Antes de triunfar como guionista de documentales, Julia puso en marcha una sala de exposiciones, Aguarrás, con su amiga del alma, Cristina, a quien conoció cuando cursaba estudios de historia del arte. A pesar de abandonar el proyecto de la galería, mantiene una fuerte amistad con quien, en las primeras páginas del libro, veremos en una exposición de Remedios Varo en Palau Robert de Barcelona.

La biografía de la autora es uno de los alicientes de las dos amigas para acercarse: era una mujer de vida libre y poco convencional. Nació en la localidad catalana de Anglès, el 1908, pero vivió en diferentes lugares del mundo, desde Madrid, París, Barcelona, Francia, Venezuela… También vivió muchos años en México, donde tuvo una intensa amistad con Leonora Carrington, la pintora surrealista de origen británico.

Desde un punto de vista artístico, sus obras se caracterizan por la presencia de elementos oníricos con los cuales Cristina y Julia hicieron una asociación de ideas: la Varo y los sueños y la Varo y la ciencia. Era una mujer con mucho interés por la iconografía científica y esto se puede ver en todas sus obras. De hecho, es en este punto donde la obra de Varo y el documental de Julia sobre el descubrimiento de la estructura del ADN se encuentran.

En su pintura Harmonia de Remedios Varo, Julia ve la conexión: aparecía una estructura de doble hélice en un cuadro pintado un mes antes de la publicación del descubrimiento científico a la revista Nature. La obra lleva por subtítulo “Retrato sugerente”, de forma que se trata, probablemente, de un autorretrato. A la pintura se muestra un personaje que mira de encontrar el hilo invisible que une todas las cosas.

LA AUTORA
2309720.png?t=636662257590000000
Gemma Lienas (Barcelona, 1951) es escritora y conferenciante. Ha publicado más de ochenta títulos. Entre sus libros para el público adulto destacan Anoche soñé contigo (2001), El final del juego(premio Ramon Llull 2003), Atrapada en el espejo (2007) y Un tesoro escondido (2016); también ha escrito cuentos, ensayos, artículos –como los recogidos en Rebeldes, ni putas ni sumisa(2005)–, y tiene una larga trayectoria como autora de narrativa infantil y juvenil. Su obra ha sido traducida a once lenguas. Ha trabajado siempre en defensa de los derechos de las mujeres. En 2008 recibió el premio Participando creamos espacios de igualdad, y en 2010, la medalla Francesc Macià al Trabajo. Ha sido diputada en el Parlament de Catalunya, profesora y directora de ediciones en varias editoriales. También ha colaborado con distintos medios de comunicación, en prensa escrita, radio y TV.
www.gemmalienas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *