Las largas sombras de Elia Barceló

Después del exitazo de El color del silencio, Elia Barceló vuelve al ataque con Las largas sombras, una novela emocional disfrazada de thriller que retrata las décadas vividas en España desde los años previos a la transición hasta la burbuja inmobiliaria de principios de los 2000.

Las largas sombras desde su título juega con la idea de que el pasado gravita siempre sobre nosotros y condiciona nuestra vida, nuestra existencia se balancea entre el tiempo pretérito que se trata de indagar o reconstruir y la actualidad evocadora. ¿Es el pasado remoto capaz de  cambiar radicalmente la vida de un grupo de amigas? ¿Donde han quedado los sueños y esperanzas de unas chicas que en 1974 tenían diecisiete años?

La vuelta de Rita, directora de cine que vive en Londres, a su ciudad natal recompone el grupo de amigas de treinta años atrás y hace aflorar un hecho nunca olvidado que constituye el secreto compartido por todas ellas. Los personajes vuelven a su lugar de origen y esta circunstancia desata los recuerdos.

Poco después de la fiesta entre ellas, Lena, una de las amigas, aparece muerta en su casa. Rita descubre el cadáver de lo que aparentemente es un suicidio pero que la policía investiga como asesinato. Este dato introduce desde el comienzo en la historia un ingrediente de misterio y el subsiguiente buceo en el pasado en busca de las causas que puedan explicar el suceso. El secreto que comparten y que han guardado durante décadas está a punto de aflorar, destruyendo con ello el precario equilibrio de sus vidas y tal vez incluso su futuro.

Con la excusa de investigar la muerte de Lena, Elia Barceló juega con los residuos de la inocente época juvenil de 1974 alternándola en sucesivos capítulos con los hechos situados en 2007, cuando el peso de los años va dejando paso a la revelación de los terribles sucesos que las amigas mantuvieron en secreto y que ahora van poco a poco aflorando a la superficie, desgarradores y descarnados.

El lector compartirá con las protagonistas ese viaje de fin de curso 1974 a Mallorca que señaló el principio de la pesadilla que las ha acompañado desde entonces, y asistirá a las consecuencias que han marcado sus vidas hasta el presente, en el que la policía inicia la investigación de la muerte de Lena.

Ese halo de misterio facilita la variedad de perspectivas acerca de los hechos y mantiene así la incertidumbre hasta las últimas páginas, al tiempo que ofrece retazos, versiones diferentes de cada personaje visto por los otros, que con una hábil y muy personal mezcla de géneros, va mucho más allá de la novela policíaca, y del retrato de la España inmediatamente anterior a la Transición en una ciudad de provincias, para ser la narración de la nostalgia de sus protagonistas por una época en la que todo estaba por descubrir o de la crónica del desencanto que se ha ido instalando en sus vidas en la confrontación de los sueños con la realidad:

Esta novela se comporta como un thriller emocional, pero es una narración agría, desgarradora y lacerante de la lucha eterna de estas mujeres por todo lo que vale la pena: el amor, la libertad, el respeto propio, la amistad, la esperanza.

One Response

  1. Me gustó mucho “El color del silencio” y, aunque entiendo que esta no tiene nada que ver con aquella, el hecho de que la editorial haya copiado el estilo de la portada no me agrada, da la sensación de que pertenece a una serie y creo que le resta importancia a esta nueva novela.
    En cualquier caso seguro que la terminaré leyendo y espero disfrutarla.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *