Los crímenes del monograma Un nuevo caso de Hércules Poirot de Sophie Hannah

Los_cr_menes_del_monograma

¡Vuelve Hércules Poirot! Como admirador del genial detective belga y convencido de que ocupa el trono de los investigadores por encima de Sherlock Holmes, confieso que era algo que por una parte esperaba pero por otra me producía recelo. Pero me quedé más tranquilo cuando leí las palabras de la autora, Sophie Hannah, afirmando que el libro no estaba escrito al estilo de Agatha Christie, no pretendía imitar a la escritora inglesa, aunque había intentado mantener la esencia del personaje. Lo contrario habría sido un grave error.

Los crímenes del monograma (ed. Espasa, 2014) es la novela en la que reaparece Poirot, en una original trama, con el sabor de los clásicos, por una autora que hasta el momento había destacado por sus thrillers, pero que en esta ocasión retoma al genial personaje contando con el beneplácito de los herederos de la reina del crimen: “La idea de Sophie para la trama era tan adictiva y su pasión por el trabajo de mi abuela tan fuerte que tuvimos la certeza de que había llegado el momento de escribir una nueva Christie.” (Mathew Prichard, director de Agatha Christie Limited y nieto de Agatha Christie).

La autora ha usado un acertado recurso para “resucitar” a Poirot a través de una narración con estilo propio, y lo ha hecho creando un nuevo personaje, Catchpool, un joven agente de Scotland Yard que ocupa el lugar de Hastings como ayudante del detective belga y narrador de la historia. De esta forma se justifica la diferencia de estilo narrativo, y el lector no tiene que preocuparse por encontrar parecidos o diferencias con el original, sino de disfrutar de la trama y del reencuentro con el detective desde una perspectiva diferente pero igual de estimulante.

Volver a encontrarse con Poirot es todo un lujo, con su bigote impecablemente cuidado, su carácter vanidoso, observador, metódico, con toques de tiquismiquis, impertinete y excéntrico, aunque en menor medida que el original. Pero, especialmente, vuelve con su cerebro en plena forma, haciendo uso de la materia gris o, como él decía antes y eso sí que lo he echado de menos, con sus “pequeñas células grises” a pleno rendimiento.

La trama se sitúa en Londres, en febrero de 1929. Poirot se encuentra disfrutando de un pequeño retiro, había entrado en un “placentero estado de hibernación” y “había vuelto a experimentar, por primera vez en muchos años, la tranquilidad de no ser nadie”. Ocupando una habitación en una casa de huéspedes esperaba pasar desapercibido y dar descanso a su cerebro. Había creado una rutina, una pequeña tradición que se saltaba su puntilloso estilo de vida, y era acudir al café Pleasant todos los jueves a las 19:30 en punto.

Pero su tranquilidad se verá interrumpida cuando una mujer entre en el café en un estado de alarma que llama la atención del detective. Al interesarse por ella, la mujer afirma de forma misteriosa: “Ya es demasiado tarde. Ya estoy muerta. O lo estaré muy pronto. No puedo esconderme eternamente. No hay posibilidad alguna de ayuda. Es irremediable, inexorable. Cuando yo esté muerta, por fin se habrá hecho justicia”. Las palabras de la mujer dejan a Poirot preocupado, especialmente cuando esta desaparezca dejando al detective belga con sentimiento de culpa y remordimientos al haberla dejado marchar sin ayudarla. Pero un extraño y macabro suceso interrumpirá sus pensamientos, la aparición de tres cadáveres en un elegante hotel londinense, tres personas asesinadas en tres habitaciones diferentes, con un nexo en común, cada una de ella tiene en la boca un gemelo de oro con un monograma.

El encargado de la investigación es el agente Catchpool, que se verá sobrepasado por la situación al enfrentarse a una mente “meticulosa y fría” y a tres escenas del crimen que son “una obra maestra de arte macabro, con un significado oculto que no lograba descifrar”. Pero Catchpool contará con una ayuda excepcional, Poirot, al que conoce de la casa de huéspedes. El detective belga tomará el mando, provocando en el agente irritación al mismo tiempo que descanso, y se embarcará en una fascinante investigación en la que tendrá que ordenar las diferentes piezas del complejo puzle para dar caza al asesino y evitar más asesinatos, sin olvidarse de la mujer que había conocido en el café.

Esta es la base de una novela muy entretenida, con giros continuos, secretos escondidos, los inquisitivos y reveladores interrogatorios de Poirot a testigos y sospechosos, y la aparición de otros personajes que añaden aún más interés a la trama como una joven camarera del Pleasant, extrovertida y observadora, cómplice de confidencias de Poirot e impagable fuente de información. Y, por supuesto, el implacable cerebro del detective belga que, con método y orden, como no podía ser de otra forma, se dispone a atrapar al criminal.

Los crímenes del monograma es una novela que hace honor a la “reina del crimen” y a su genial creación, el inigualable Hércules Poirot. Solo queda dar la bienvenida de nuevo al mejor detective de todos los tiempos, felicitar a la autora y pedirle que siga haciéndonos disfrutar con sus “pequeñas células grises”.

 

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

Escrito por Sophie Hannah

Sophie Hannah es autora de nueve thrillers psicológicos que han sido bestsellers internacionales, publicados en veinte países y adaptados para televisión. Su novela The Carrier ganó en 2013 el Specsavers National Book Award Crime Book of the Year. Hannah es miembro honorario de la junta del Lucy Cavendish College, en Cambridge, y es también una reconocida poeta, nominada para el T.S. Eliot Prize.

Ficha técnica

Páginas: 368 Precio: 18,50
Traductor: Claudia Conde

Henry Hayden es, a primera vista, un tipo extraordinario: es un reconocido escritor de fama internacional, la vida le sonríe y las mujeres suspiran por él, a pesar de que está casado con Martha desde hace más de una década. Una situación idílica y ejemplar que cambia el día en que Betty, su amante y también la editora responsable de su éxito, le confiesa que está embarazada. Un contratiempo que pone a Henry en un aprieto: ha llegado el momento de contárselo todo a su mujer. ¿O quizá no? Henry decide que lo más sencillo es sacarse de en medio a Betty, de forma drástica, pero en su intento cometerá un error fatal que cambiará todos sus planes, la vida de todos los que le rodean y pondrá en peligro su carrera profesional. Porque una vez que empiezas a mentir, ya no hay vuelta atrás…
Una novela de enredos que ahonda en la naturaleza de la verdad y las mentiras: cada mentira parte de una dosis de verdad, ¿qué pasa cuando ésta queda tan lejos que tienes que volver a
mentir para que todo tenga sentido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *