Disparos en la noche de Dashiell Hammett

9788490067710No hace falta ser un amante de la novela negra para disfrutar con los relatos del maestro indiscutible del género, y más si se trata de una estupenda edición tan exhaustiva como la que comentamos, en la que encontraremos, en su estado original, todos los elementos que el cine o las obras de sus sucesores e imitadores han convertido en tópicos: el detective escéptico y desencantado que sin embargo no deja de tomarse en serio su trabajo, la chica cuyas verdaderas intenciones quedan ocultas tras una máscara seductora, o esos argumentos que esconden la sorpresa tras un desarrollo controlado y lineal. Todo eso, lo que esperamos que no falte en un thriller clásico, está aquí, en la narrativa breve de Dashiell Hammett.

La ordenación cronológica de las sesenta y cinco piezas que componen esta edición a cargo de Enrique de Hériz, permite constatar la evolución de un género que en manos de Hammett deja atrás el relato de intriga tradicional protagonizado por un investigador deductivo y pulcro, para enfangarse en la ciénaga de la corrupción y las miserias humanas. Porque aquí los detectives, ya sea Sam Spade o el agente de la Continental, no temen ensuciarse ni participar de la violencia creciente que los editores solicitaban de su creador, exigencia a las que las necesidades económicas le obligaban a plegarse.

Nada más adentrarnos en las cuidadas páginas de este potente volumen tropezamos con tres relatos magistrales: ‘La mujer del barbero’ trata los problemas conyugales que genera la actitud prepotente y despótica del marido que lo protagoniza, descartando el cliché misógino que a veces persigue a los autores del género; de hecho no hay en Hammett asomo de discriminación por sexo al atribuir condiciones para el delito. Magnífico por su ambientación y sentido trágico, ‘El camino de vuelta a casa’ nos muestra un fragmento mínimo pero definitivo de una larga historia de persecución; y en ‘El precio del delito’ el protagonista intenta explotar su pasado criminal mediante la hipócrita exhibición de sus fechorías y sus ansias de redención.

No tardará mucho en aparecer el grueso empleado de la Agencia de Detectives Continental de San Francisco, experto en desenmascarar criminales encajando las piezas sueltas que no terminan de ser coherentes con las interpretaciones más verosímiles de los hechos investigados. Así ocurre en ‘La casa de la calle Turk’, siniestro refugio de estafadores con una protagonista femenina cuyo atractivo y falta de escrúpulos la hacen doblemente peligrosa; o en ‘¿Quién mató a Bob Teal?’, donde el detective tendrá que desmontar las pruebas inculpatorias que señalan a uno de los dos socios embarcados en el desfalco de su propia empresa. El agente no perderá su capacidad de análisis ni siquiera inmerso en la acción trepidante de ‘El saqueo de Couffignal’, exclusiva isla sometida al pillaje por una banda de delincuentes.

Quizás por su apariencia física, uno ochenta y cinco y unos rasgos faciales atractivamente satánicos, o por la encarnación en el Humphrey Bogart de ‘El halcón maltés’, la figura de Sam Spade se impone en el imaginario colectivo a la de su colega de la Continental, y eso que aquel solo protagoniza tres relatos además de la novela inmortalizada por John Houston. En ellos las limitaciones de espacio y tiempo para el desarrollo de la acción de otras narraciones, se llevan casi al extremo de constreñir uno a una simple habitación y el otro a unas pocas horas. Aunque esta aparente falta de dinamismo queda compensada con unos diálogos chispeantes, como los de ‘Demasiados han vivido’, en el que las réplicas inteligentes y cínicas del personaje femenino están a la altura de los agudos comentarios de Spade.

Tanto el compromiso social de Hammett como sus ideas políticas le costaron una condena a seis meses de cárcel tras negarse a declarar, como Presidente del Congreso para los Derechos Civiles, en el juicio contra un grupo de comunistas acusados de conspiración, en un tiempo, los primeros años cincuenta, en el que el senador McCarthy y su Comité de Actividades Antiamericanas, ante el que también fue citado, ejercían su labor inquisitorial. Y esas preocupaciones sociales también están presentes en algunos de los relatos aquí recogidos, como en ‘El cruzado’, breve descripción del éxtasis ante el espejo de un miembro del Klan al engalanarse con sus prendas rituales, atavío tras el que se oculta un simple padre de familia. O en ‘Mujeres, política y asesinato’ en el que hace su aparición una trama de corrupción urbanística mediante concesiones de contratos públicos en la que está implicado un prominente político local, argumento desarrollado posteriormente en la novela ‘La llave de cristal’. Pero también se nos invita a compadecernos de un  pequeño delincuente al que el azar enfrenta a una carga demasiado pesada en ‘¡Déjenme en paz!’.

En definitiva, un libro para degustar sin prisas y con la certeza de estar ante un clásico capaz de trascender las limitaciones que suelen imponer los géneros.

Reseñado por Rafael Martín

700x370

Escrito por Dashiell Hammett

Samuel Dashiell Hammett
(St. Mary’s County, 1894 – Nueva York, 1961)
Novelista y escritor de relatos cortos de género policíaco. Nacido en el seno de una familia de campesinos, trabajó como detective privado en Baltimore y participó en la Primera Guerra Mundial, lo que dejó secuelas en su salud durante el resto de su vida. Su pasión por la literatura despertó a principios de los años veinte, llegando a alcanzar la fama durante la Gran Depresión.
Novelista influyente y admirado entre los años 1929 y 1934, dejó a un lado su profesión para dedicarse al activismo político, militando en movimientos antifascistas y afiliándose en 1937 al Partido Comunista de los Estados Unidos, lo que le empujó a participar en la Segunda Guerra Mundial.
En Serie Negra se han publicado dos de sus obras más importantes: El halcón maltés (SN, 192) y Cosecha roja (SN; 232), además de las ediciones ómnibus Todos los casos de Sam Spade (SN, 102) y Todos los casos del agente de la Continental (SN, 172).

Ficha técnicaRBA Libros

Páginas: 1152 Precio: 35€

Traducido por Enrique de Hériz

Al verse incapacitado para poder seguir trabajando en la agencia de dectitves de Pinkerton debido a una tuberculosis, Dashiell Hammett empezó a escribir relatos breves para ganar dinero. De esta necesidad financiera nacerá el detective moderno, que le llevará a ser el padre del llamado estilo hard-boiled. En la figura de ese detective duro, mezclado con la realidad, resolutivo y a la vez duditativo y cínico, es donde enmarcamos a personajes como el anónimo agente de la Continental o a Sam Spade. A estos dos personajes inolvidables, junto con otros muchos, los vamos a ver nacer a través de estos cuentos.

Los relatos están colocados en orden cronológico, lo que nos permite ver cómo fue evolucionando en su narración el autor. Desde el primero, “Ahí te quedas”, hasta sus ambiciosos relatos de la década de 1930 podemos percibir la influencia que Dashiell Hammet ha tenido en la literatura, más allá de la novela negra, donde es, sin duda, una gran referencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *