10 crujientes novedades que no te puedes perder esta semana

El final de la historia, que narra el amor, y desamor, entre una traductora de mediana edad y un hombre más joven que ella

«Si alguien me pregunta de qué trata la novela, le diré que de perder a un hombre, porque no sé qué decir. Pero es verdad que durante mucho tiempo no supe dónde se encontraba, aunque lo supe y lo dejé de saber, lo volví a saber y volví a perderlo.»

La narradora de esta historia es una traductora y académica de mediana edad que intenta escribir una novela (que es esta novela) sobre una relación pasional y neurótica que tuvo años atrás con un hombre más joven que ella. Tomando el desamor como si fuera una autopsia por realizar o un texto críptico que hay que convertir en algo legible, la narradora nos conduce por sus recuerdos y reflexiones, dispuestos de forma fragmentaria y desordenada y plagados de descripciones que rayan la obsesión clínica. Así, asistimos a una búsqueda de la protagonista por determinar qué es lo que sabe sobre sí misma y qué es lo que realmente ocurrió, pero no tardaremos en empezar a sospechar, junto a ella, que ningún recuerdo sale intacto de la equivocidad de la memoria, y que cualquier relato del pasado termina por convertirse en ficción.

Una llave unirá los destinos de dos mujeres a través de los siglos.

En 2012, en los momentos más duros de la crisis griega, la joven Rebeca Benveniste se queda completamente sola y está al borde del desahucio. Su adorada nona, su abuela, ha fallecido, y con sus estudios de Filología Hispánica no logra encontrar ningún trabajo para mantenerse. Decide entonces viajar al pequeño pueblo de Alpartazgo, en la provincia de Zaragoza, de donde salieron sus antepasados sefardíes hace más de quinientos años. Entre su escaso equipaje lleva la llave que ha ido pasando de generación en generación y que probablemente abre la puerta de la casa que su familia tuvo que abandonar.

Un brillante barrido de la memoria, la percepción, la historia y las derivas de una Europa donde los viejos fantasmas cobran nuevas formas

Un brillante barrido de la memoria, la percepción, la historia y las derivas de una Europa donde los viejos fantasmas cobran nuevas formas.

«Una exploración de la historia, de la naturaleza de la tiranía política y de cómo los amantes pueden, a la vez, fascinarse y borrarse mutuamente».
The New York Times

Londres, 1988. Saul Adler, un joven historiador de 28 años, es atropellado por un Jaguar al cruzar el famoso paso de peatones de Abbey Road. Sin lesiones aparentes, se levanta y posa allí para su novia, Jennifer, que le toma una fotografía imitando a los Beatles para que él la lleve a Alemania Oriental como regalo para la hermana de su traductor, una chica fanática de la banda británica que será su anfitriona. A pocos días de viajar a Berlín, adonde va para hacer una investigación acerca de los movimientos de oposición al fascismo en los años treinta a cambio de escribir un informe sobre el milagro económico de la RDA, Saul acompaña a Jennifer a su apartamento, le propone matrimonio y ella, abruptamente, rompe con él.

Aquel ser humano que no conoce la naturaleza, que no camina bajo las ramas y las hojas como bajo su propio techo, es parcial y está herido

Mary Oliver, ganadora tanto del Premio Pulitzer como del National Book Award, es una de las voces más influyentes de la literatura contemporánea. Habitualmente remota y discreta, pasa al primer plano memorialístico en esta inclasificable y be­llísima miscelánea en la que «todo cuanto aparece es cierto en el sentido más autobiográfico de la palabra». Son, por tanto, nueve ensayos repletos de recuerdos y experiencias personales, acompañados de una breve selección de poemas «escritos en plena naturaleza» y con la obligación autoimpuesta de que reflejen «una existencia vivida con pasión, paciencia e inteligencia».
  Así, por ejemplo, del relato de aquellos días en los que la poeta emprendió la construcción de una cabaña que sirviera de espejo y refugio para el alma, antes incluso que para el cuerpo, pasamos a la crónica de su meticulosa atención hacia las arañas con las que convive, o a la descripción de ese instante, inexplicable y sagrado, en el que dos ciervos se le acercan en el bosque y le lamen la mano.

«¿A partir de cuándo caduca el dolor?» Guía práctica del llanto

Esta es la historia de Pol, que desde que está encerrado en casa se siente un poco James Stewart al otro lado de la ventana. Pero también es la historia de Lea, a la que un día conoce en un supermercado: va como una Caperucita sin rumbo que, en vez de cruzar el bosque, prefiere caminar entre las ofertas y el vaho de los congelados.

Es una historia sobre los clubes y hoteles japoneses para llorar, sobre vidas imaginarias y sobre una galería de personajes tan entrañables como divertidos entre los que se deslizan figuras como Bonnie y Clyde, Travolta, Jimmy Carter y Katherine Hepburn. Será a medida que Pol y Lea compartan sus vivencias y reflexionen sobre los efectos que tienen las lágrimas en las personas cuando, mediante una intensa mirada a las heridas del pasado, ambos empiecen a ver por fin la luminosidad del futuro.

«Los incomprendidos», la nueva novela de Pedro Simón sobre la dificultad de las relaciones entre padres e hijos

Javier y Celia son un matrimonio de clase media con un hijo pequeño y una hija preadolescente. Él trabaja en una editorial y ella en un hospital; él arregla vidas de mentira y ella arregla vidas de verdad. Tratan de prosperar, se mudan a un barrio mejor, la cotidianidad. Podría ser la historia de muchos. Hasta que un día invernal se marchan de excursión a Pirineos, una excursión que lo cambia absolutamente todo. 

Esta es la historia de un viaje al abismo que habla de otros muchos viajes. El viaje de la infancia a la convulsa adolescencia. El que va de la algarabía de la primera edad al silencio más sepulcral. El de los padres que caminan detrás con su culpa y llegan tarde. El de los abuelos que fueron delante y a los que nadie escucha. El que hace alguien para salvar una vida. También es la historia de ese otro viaje al que todos tenemos miedo: el que habla de nuestro pasado más oscuro y secreto.

Dolores Redondo, una semana para la novela del año: ESPERANDO AL DILUVIO 

«¿De dónde puede provenir algo tan poderoso? –se preguntó Noah. Y la propia voz de su mente le contestó–: Solo hay dos cosas en la vida, el amor y el miedo.»

Esperando al diluvio es la nueva novela de la escritora de tormentas Dolores Redondo, como se define ella misma. Con esta obra, la autora inaugura un ciclo narrativo independiente de las anteriores. Bilbao se convierte en el gran escenario, ¡siempre el Norte! Y también tenemos nuevo protagonista: el singular policía Noah Scott Sherrington. Pero la misma sombra: el mal que se cierne sobre las inocentes; y un empeño: su denuncia.  

El alma moderna y otros cuentos Katherine Mansfield 

«¡Qué idiota es la civilización! ¿Para qué te dan un cuerpo si tienes que guardarlo en un estuche como si fuera un valioso, valiosísimo violín?»

Katherine Mansfield es una de las mejores cuentistas y autoras de novela breve de comienzos del siglo XXEl alma moderna y otros cuentos recoge algunos de los relatos que mejor reflejan los sentimientos volcánicos que minan la vida de sus protagonistas. Mujeres que están al borde del abismo, tironeadas por el deseo y las cargas, almas intranquilas que canalizan su turbación en todo aquello que las rodea.

A través de su narrativa,Mansfield logró echar luz sobre la cotidianeidad y las relaciones sociales de la clase media cultivada a la que pertenecía. Con un entendimiento profundo de las motivaciones de las mujeres de su época, supo retratar los misterios que se esconden debajo de las máscaras sociales. «A estos cuentos los recorre, como un hilo fantasma, una pregunta clave para la escritura de comienzos de siglo xx: ¿De qué está hecha el alma de las mujeres? Pero también ¿qué quieren? ¿Qué las turba?», plantea la escritora argentina Magalí Etcherbarne en el prólogo.

Una esperada novela con tintes apocalípticos en la que la autora vuelve a envolvernos en sus oscuros mundos

El fin del mundo se aproxima. O al menos el fin de este mundo que habitamos. Un extraño virus hizo que las personas se vieran obligadas a no salir de sus hogares, pero Edgar Wilson no puede abandonar su trabajo: los animales muertos a los costados de la ruta son cada vez más y es su deber recolectarlos. Nada es como solía ser, el ambiente se vuelve cada vez más extraño y también los recorridos a los que Edgar Wilson está tan habituado. Hasta que un día se reencuentra con Bronco Gil y el exsacerdote Tomás, y una verdad devastadora, en la que están involucrados el Estado y las fuerzas militares, se les va a revelar. ¿Pero es acaso el fin del mundo consecuencia de una voluntad divina o es el destino inevitable de la violencia ecológica, el fanatismo religioso, el autoritarismo y la ambición desmedida? Ana Paula Maia articula ambas opciones con maestría sin dar nunca nada por hecho y construye un relato trepidante con una profusión de imágenes y situaciones tan impactantes como inolvidables.

Persecución y asesinato del rey de los ratones representada por el coro de las cloacas bajo la dirección de un escritor fracasado

Cuando, como cada año, el escritor fracasado da inicio a su tradicional cuento de Navidad, todavía desconoce qué le deparará tal aventura. Por el camino se cruzará con algunos de los grandes autores que han incurrido en el género, como Andersen, Calders, Capote, Dickens, Hoffmann o Monzó, sin contar con los omnipresentes Kafka o Shakespeare. El resultado será un relato de lo más pintoresco y atropellado, interpretado por un pequeño coro de roedores y un elenco heterogéneo formado no sólo por los Scrooge de turno, sino también por ratones del calibre de Philip Marlowe, Josefina la cantaora, el irrepetible Charles Bukowski o el mismísimo teniente Colombo. En definitiva, un particular cuento navideño que va tomando forma a medida que el lector se familiariza con las mañas de nuestro autor en busca de una obra que tal vez sólo exista en su cabeza.