Mejor no contarlo de Maria Luisa García-Franco

Una de las mejores formas de acercarse al conflicto vasco es desde la literatura y no la política. La literatura da la posibilidad al lector de introducirse en la historia. Una historia en la que el conflicto vasco ha sido siempre parte del decorado, un decorado férreo, limitado y condicionado pero que a fuerza de años hizo del miedo algo natural. El tiempo pasado desde el cese de la violencia y la pluma de quienes escriben sobre ello, como Maria Luisa García-Franco, han creado con sus obras un espacio en el que aparecen las verdades.

Mejor no contarlo es la primera novela de la periodista Maria Luisa García-Franco quien trabajó durante veinticinco años como corresponsal en el País Vasco, fundamentalmente en ABC. Durante ese tiempo fue madurando algunas historias por si se daban las circunstancias contarlas en el momento apropiado. Tras los años del cese de la violencia este es el momento en el que la literatura toma el relevo de la política en el relato de aquellos tiempos, con el propósito de aportar un granito de arena a la memoria de un lugar donde la ley del silencio era el pan de cada día, donde las personas a las que ETA les colocaba la diana optaban por no contarlo, donde el miedo tensaba las relaciones si alguien se sabía perseguido o perseguidor.

Esta es la historia de la juez Isabel Robledo amenazada por ETA en un momento real en el que la Ertzaintza localizó en poder del comando Buruntza de ETA un listado de ochenta jueces posibles víctimas de un atentado. Es también el relato de un topo que tenía motivos muy profundos para dar el paso al abismo que suponía infiltrarse en ETA y por último del pistolero que elige a la juez como objetivo, entre los casi trescientos magistrados amenazados. Tres protagonistas para un thriller en el que lo inventado resulta creíble y lo más increíble ocurrió en realidad. Un thriller inspirado en hechos reales, con una juez en la diana de ETA como protagonista.

Mejor no contarlo llegó a la final del XVII Premio de Novela Fernando Lara y cuenta con el escritor Lorenzo Silva como autor del prólogo en el que afirma que “quizás la humanidad reconocible de sus personajes, que no impide la emoción ni merma la intensidad de una narración que arrastra al lector, sea el mayor acierto de este libro”.

Será presentada por el periodista José Antonio Zarzalejos, uno de los mayores conocedores del terrorismo etarra, quien fuera director de ABC y El Correo, el próximo día 17, a las siete y cuarto de la tarde, en la Asociación de la Prensa de Madrid. En opinión de Zarzalejos, la novela supone “una aportación, desde una ficción muy realista, a un vacío narrativo evidente”.

La obligación del escritor es limpiar una ventana para que el lector pueda ver a través de ella sin ver la mano que limpia. Y eso es lo que ha hecho la autora para ofrecer al lector lo que supuso para tres personas de todos los ámbitos implicados en el conflicto, vivir (o morir) en esos años en el País Vasco.

Web del libro