Orgullo enfermero, de Enfermera Saturada

Orgullo enfermero, de Enfermera Saturada

Escrito por Mónica Marroquín, 19 noviembre, 2021

Última actualización: 19 noviembre, 2021

He tenido la oportunidad de poder leer esta maravillosa historia. Llevaba tiempo queriendo conocer la pluma del autor. Es un homenaje a los sanitarios que han dado su vida durante la pandemia que azotó al mundo el año pasado. Y es que la Covid-19 se ha llevado la vida de muchísimas personas, dejando viudas y huérfanas a muchas familias. Y es que Héctor cuenta de manera detallada la peor cara de la pandemia, las muertes, las miradas de miedo, los llantos descontrolados. Pero también ha mostrado la otra cara, la esperanza y la llegada de la vacuna.

Este autor es conocido por relatar historias divertidas durante su jornada laboral. Es enfermero en el hospital 2 de mayo de Madrid. A raíz de la pandemia, comenzó a relatar sus historias en un tono más serio y respetuoso. Pero sin perder su verdadera esencia, ese positivismo que lo caracteriza. El libro se compone de 164 páginas, divididos en siete capítulos. Nada más abrir el libro nos encontramos con un índice. Me ha durado tan solo dos días y admito que puede leerse en un par de horas, pero en mi caso y por motivos de estudios, he tardado un poco más.

Además de las historias reales que narra, también aparecen ilustraciones que representa todos y cada uno de los sentimientos que han vivido los sanitarios. “Con este libro pretendemos homenajear a todos los que se han contagiado y los que siguen al pie del cañón”. No es ningún secreto que, tras doblar turnos, un sanitario salía del hospital camino a su casa y se encontraba un botellón con personas sin mascarillas. O la barra de un chiringuito atestado de personas sin ningún tipo de medida sanitaria. Hemos estado confinados mucho tiempo, sin faltar a esos aplausos a las ocho de la tarde, y hemos pasado de llamarlos héroes y darles las gracias a abandonarlos para permitir que el virus avance y se convierta en una segunda ola más fuerte que la primera. Pero el sanitario no juzga, sino que lucha para salvar vidas.

Es un libro muy necesario, para todas esas personas que en algún momento nos hemos relajado. Porque sí, la gran mayoría nos hemos relajado. Prometimos salir más unidos que nunca y muchos no lo hemos cumplido. En su anterior libro, Nosotras enfermeras, narra toda la experiencia vivida durante la primera ola de coronavirus. Y en este segundo libro, Orgullo enfermero, narra cómo ha sido todo ese proceso de vacunación. Confieso que, por si queda alguna duda, que todos sus libros son independientes.

He de avisaros de la crudeza de la historia, la dureza de la experiencia vivida y la tristeza de todos esos familiares que han perdido a un ser querido durante la pandemia. Más aún quien no ha podido despedirse. Ha sido el libro que más sentimientos y conciencia ha despertado. Os recomiendo este tipo de historias para que los sanitarios que han arriesgado su vida por nosotros no sean olvidados. No son héroes, son mucho más. Porque algo bueno hay en todo esto. Todas esas personas que hemos acudido a centros de vacunación con una sonrisa para dar un paso más y derrotar a este virus que tantas vidas se han llevado.

Quiero recalcar una frase que se me ha quedado grabada en la memoria: «Nunca fuimos héroes, nunca pedimos serlo ni tenemos superpoderes que consigan que no nos contagiemos, que podemos curar a todos nuestros pacientes o que no desfallezcamos, pero tampoco somos villanos.» Gracias, Héctor, por traernos estas historias duras y felices al mismo tiempo. Y gracias a Plaza y Janés por dar visibilidad y publicar estas historias que nos recuerden todo lo que perdimos estando en nuestras casas confinados.