Tú y yo, invencibles, de Alice Kellen

Tú y yo, invencibles, de Alice Kellen

Escrito por Mónica Marroquín, 03 septiembre, 2021

Última actualización: 03 septiembre, 2021

«Es que juntos somos invencibles» puede ser la frase más significativa de la obra. Podría enumerar las razones por las que me gusta la pluma de Alice Kellen, pero admito que me faltarían palabras como siempre. He tenido el placer de leer a esta autora de nuevo. Y como siempre, me ha dejado sin palabras. Alice Kellen lo ha vuelto hacer. Ha vuelto esa magia que la caracteriza y que remueve al lector por dentro. Es una montaña rusa de emociones.

En esta historia conoceremos a Lucas y Juliette. Ambos caminos se cruzan una noche cualquiera. Lucas es cantante y compone sus canciones junto a su grupo de amigos. Y es que los Imperdibles Azules darán la vuelta al mundo. Juliette comienza sus primeros pasos hacia el mundo del modelaje. Una noche, ambos coinciden en El Penta, un bar muy conocido de Madrid. Se conocen de una manera muy peculiar y ahí comienza una historia en la que ambos protagonistas serán invencibles.

Admito que me quedo corta porque me ha dejado sin palabras. No sé cómo transmitir todo lo que me hizo sentir. El mensaje que todo el tiempo intenta transmitir es tan doloroso como importante. Años ochenta y noventa. Noches alocadas, alcohol y drogas. Unos vicios tan peligrosos como adictivos.

Tú y yo, invencibles, tiene 405 páginas. La historia está narrada en primera persona y cada capítulo se alterna con la voz de ambos protagonistas. Resulta dolorosa la consecuencia que a veces suelen encontrar algunas personas que no han sabido salir de ese pozo oscuro. Los capítulos son cortos, un detalle que me gusta y que me hace amena la lectura. Hay momentos, demasiados, en los que no podía parar. Confieso que es una historia que todos deberían leer. Nos traslada a lo que fue esa época. Es cierto que es ficción, pero tiene tintes reales y documentados. Como el fin de la dictadura o la legalización del matrimonio homosexual con Rodríguez Zapatero en 2005. Para ser sincera, tanto los giros como los hechos históricos documentados me han encantado. Ha sido el toque que la historia necesitaba.

La historia se compone de 72 capítulos divididos entre las fechas comprendidas entre 1975 y 2005. Tras esto, encontraremos una nota de la autora con algunas aclaraciones y unos agradecimientos. Algunos capítulos son breves lo que da la sensación de que leemos más rápido. Me ha parecido una historia necesaria y realmente real y bonita. ¿Qué podemos decir del estilo de Kellen? Su pluma es elegante y mágica.

Del final, poco puedo adelantar, simplemente un final que ambos protagonistas necesitan. Incluido el lector. Y es que todos los personajes tienen algo, que consigue que el lector los adore y tarde en olvidarlos. Todos juegan un papel esencial en la historia y a todos se les echa de menos.  A medida que se avanza en la trama y comenzamos a sentir que queda poco para el final, el ritmo de lectura se reduce. No queremos acabar esta historia que forma parte de nuestra vida. Porque Kellen hace magia juntando un puñado de palabras. Gracias a la editorial Planeta por publicar esta historia. Y gracias a Alice Kellen por enseñarnos que, a veces, ser invencibles es posible.