Uno debe morir, de Diana Urban

Eran muchas las ganas que tenía de leer este libro. Lo cierto es que me ha dejado sin palabras y no sé bien cómo expresar lo que me ha gustado. El mensaje que transmite es tan importante que recomendaría este libro a todos los adolescentes y, por supuesto, a los adultos. Se trata de un thriller que en algunas ocasiones puede resultar agobiante y claustrofóbico.

Es uno de esos thrillers que me ha dejado loca por sus giros inesperados. Me ha sorprendido y eso me encanta de este tipo de historias. No sabía por dónde saldría, y a medida que avanzaba, me dejaba con ganas de más. En él encontraremos mucho misterio. Conoceremos a seis personajes adolescentes. En el primer capítulo pensaba que me liaría con algunos, pero no. A medida que iban presentando a cada uno, iba mirando la portada porque quería ponerles cara.

Uno debe morir consta de 382 páginas, una nota de la autora y unos agradecimientos. Con un mensaje demasiado importante, viviremos lo mismo que los propios personajes. Lograremos ponernos en su piel. Además del mensaje que aparece en la historia, también volveremos a nuestra etapa estudiantil. Asistiremos al instituto y conoceremos a algunos profesores. Siempre que aparecen este tipo de situaciones me recuerda a mi etapa estudiantil que poco a poco he ido dejando atrás. En esta historia el pasado juega un papel fundamental, por ello, cada capítulo consta de unas siete páginas aproximadamente, mientras que el presente ronda las dos páginas. A medida que avanzamos en la trama, no sé si serán ideas mías, pero es al revés. Es decir, el presente ocupa más páginas y el pasado menos. Quizás sea por la importancia que comienza a adquirir la trama en un momento determinado.

Os animo a que conozcáis a los seis personajes que aparecen en esta historia, es todo un acierto porque en ningún momento me imaginé cómo podría acabar. Y eso es lo que realmente busco en un thriller. Nada más abrir el libro, nos encontramos con la opinión de algunos medios de comunicación como Booklist o Lisa Unger, entre otros. Estaré atenta a las próximas publicaciones de la autora porque me ha dejado con muy buen sabor de boca…