Todos buscan a Nora Roy, de Lorena Franco


La elegancia que acompaña la pluma de Lorena Franco es indescriptible. Su pluma es tan especial como adictiva. Es el segundo libro que tengo el placer de leer de esta autora y, poco a poco, iré leyendo sus anteriores obras. Con un ritmo ágil pero pausado logra lo que el lector busca en una historia. Pensar y estudiar las escenas y personajes por si tiene esa capacidad de llegar antes que el autor. Franco ha creado un estilo totalmente distinto al que conocemos. Y es que, no esperaba menos de ella.

Hacía un año la conocía gracias a su anterior obra, El último verano de Silvia Blanch. Y desde entonces no he dejado de recomendarla. Ahora vuelve con una nueva historia, en la que, sin pretenderlo, se supera con esa trama. No acostumbro a leer sinopsis, ya lo he comentado alguna vez. Comencé a leerlo sin saber qué me encontraría. Nada más leer las primeras líneas, supe que sería la historia que más me gustaría hasta el momento.
En Todos buscan a Nora Roy, conoceremos a Eva, una chica que trabaja de tanatopractora. Pronto sabremos de Nora Roy. Tal y como se detalla en la sinopsis, Roy ha asesinado a dos personas en el psiquiátrico donde se encontraba. Nadie sabe nada de ella. Eva, por su parte, decide alquilar la habitación que tiene libre a una parisina, Charlotte.

Con guiños hacia la que fue su anterior obra, recomiendo leer a Franco por muchos motivos. Me ha durado unos días en los que no he parado de pensar cuál sería el as con la que la autora dé ese giro tan inesperado para sus lectores. Todos buscan a Noray Roy tiene 377 páginas. Los capítulos, al igual que El último verano de Silvia Blanch, no están enumerados. Solo encontramos los nombres de los personajes del que va a tratar dicho capítulo. La extensión la situaría entre unas dos y seis páginas por capítulo. La historia está contada a dos voces por Nora y Eva, en primera persona. Lo que permite saber qué piensan los personajes en todo momento y que provoca que el lector tenga más cercanía con la historia.

En cuanto a la extensión de los capítulos, confieso, es lo que me ha permitido leer tan rápido. Cada vez soy más fan de las historias con capítulos cortos, con ese toque de misterio que caracteriza a cada autor y esa adicción que provoca que no quieras parar de leer. El libro está dividido en cinco partes, en el que acabará con un epílogo y unos agradecimientos. En cuanto al final, deciros que ha sido toda una sorpresa.

Siempre recomendaré a esta autora porque para los amantes del thriller esta, sin duda, es una gran historia. Nora Roy tiene mucho que contar al lector. Conoceremos a otros personajes como Félix, Laura, Cecilia o Lola. Gracias, Lorena. Cada vez soy más adicta a su pluma. Y gracias a la editorial por darnos esta maravillosa oportunidad a los lectores de poder conocer a Nora y Eva. Dos personajes que prometen dar mucho al lector. Lo que sí quiero compartir es el dilema que tuve. Me debatía entre leer sin parar y que me durara poco o extender más el tiempo de lectura y así poder disfrutar más la historia. Al final me decanté por leerlo sin parar.