La música de los huesos, de Nagore Suarez

Primer libro que tengo el placer de leer de Nagore Suárez. Lo cierto es que no tenía ninguna expectativa, había leído la sinopsis de pasada y necesitaba saber qué escondían sus páginas. Imagina que vamos de vacaciones a nuestra segunda residencia, la cual están llevando a cabo una pequeña obra. Nada puede salir mal. ¿O sí? Anne, la nieta de la dueña decide pasar las vacaciones en la Ribera Navarra. Y ahora viene la gran pregunta, ¿qué puede salir mal? Durante las obras se encuentran unos huesos. No es ninguna sorpresa cuando la nieta de la dueña les relata que hace unos años enterraron al perro de un amigo. Pero esos huesos no son de perro. Y aquí comienza la verdadera historia.

He de reconocer que me sorprendía de la rapidez de la lectura. En un día pude leerme más de cien páginas sin darme cuenta. Imaginad el enganche. La pluma de Suárez es pura magia y elegancia. Es la gran promesa de la novela negra y de intriga. Diría que una de las mejores. Y este solo es su primer libro. Imaginad todo lo que la autora puede dar por cada historia que publique y cada oportunidad que le den. Podría consagrarse como la reina del thriller.
La música de los huesos se compone de 410 páginas, un prólogo, 37 capítulos, unos agradecimientos y un epílogo. Los capítulos oscilan entre 4 y 6 páginas. No hace falta que diga que volveré a repetir con esta autora. Seré la primera en leer su siguiente obra porque estoy segura que volverá a publicar. La historia narra el presente en el que Anne intenta averiguar qué hacían esos huesos en su jardín y un pasado del que no sabremos nada. Iremos poco a poco conociendo detalles y atando cabos. Suárez no juega con el lector, Suárez hace que el lector se convierta en un auténtico detective. ¿Logrará el lector atar cabos antes de llegar al final?

Confieso que me ha tenido bastante perdida, no sabía por dónde iba a salir la historia y eso es lo que realmente me gusta. Pensar y pensar sin llegar a nada. Esa es la magia de la lectura. Otro punto a favor que me gusta, es la letra grande que acompaña la historia. No sé en qué formato leéis, pero es una auténtica maravilla que la editorial publique historias con la letra de un buen tamaño, algo que el lector puede llegar a agradecer. Se trata de una trama para evadirse, de rápida lectura y que no es densa, sino más bien entretenida. Todo ocurre de manera natural, algo que me gusta porque hace la historia muy creíble. He de confesaros que ya tengo ganas de saber con qué historia nos va a sorprender la próxima vez, porque estoy segura que Nagore Suárez puede darnos mucho más y sus lectores estaremos esperando expectantes.

Poco a poco, el lector va descubriendo más pistas, hasta llegar al culmen de la historia que prometo no me ha dejado indiferente. Anne es periodista, acaba de dejar su trabajo para pasar las vacaciones de verano en una casa que tiene su abuela. A medida que avanzamos, nos va preparando para lo que puede pasar. Además de Anne, conoceremos a Gabriel, el subinspector de la policía, Paloma, amiga de Anne, Abel, amigo de Anne y Paloma, es el dueño de una bodega. Por otro lado, conoceremos a Marga, Carmen, Anthony, Leo y Eba. Otro ingrediente más para que una historia me enganche son las dos historias paralelas que quizás tengan algo en común. O no. Es otra manera de jugar con el lector, de decirle con voz suave que esté atento y que no se fie de nadie. Ni de él mismo. Todos esconden algo. Y hay que saber qué es. Doy gracias a la editorial por publicar esta auténtica joya y desde aquí le pido que no deje de publicar más de esta autora.