La puerta, de Manel Loureiro

La puerta, de Manel Loureiro

Escrito por Mónica Marroquín, 26 diciembre, 2020

Última actualización: 26 diciembre, 2020

Es el primer libro que tengo el placer de leer de Manel Loureiro. Me ha mantenido en tensión durante toda la trama. Lo cierto es que no tenía expectativas sobre su pluma. Sabía que era un thriller y que se ambientaba en Galicia. La puerta tiene 340 páginas, 31 capítulos y unos agradecimientos. Cada capítulo ronda entre 3 y 11 páginas. Justo desde el primer capítulo podemos encontrar la tensión, el enganche y la confusión. No sabemos por dónde nos va a salir el autor ni qué tiene pensado. Ha sido todo un acierto leer esta historia, aunque también confieso que estuve en un pequeño parón lector y había días que no leía y otros que leía capítulos sin parar, sin rastro de ese pequeño parón.

Os pongo en situación. Nos encontramos ante el Monte Seixo, en Galicia. Dos trabajadores son enviados a este famoso luagr para hacer un arreglo. Lo que nadie espera es lo que va a ocurrir… Tras este primer capítulo de vértigo, encontramos la historia de Raquel y Julián. Prefiero no revelar nada de ambos personajes. Pero sí diré que Raquel pedirá el traslado de Madrid a Galicia. Al llegar a tierras gallegas, conocerá a Ágata, Juan Vilanova y al sargento Nogueira.

La puerta trata temas complicados y dolorosos pero necesarios para concienciar a quienes no hemos tenido esa vivencia. Tras instalarse Raquel y Julián en Galicia, comienza la verdadera historia, la cual volverá loco al lector. Y es que han aparecido dos cadáveres en el Monte Seixo. Hay sospechas de que se trata de un ritual espiritual. ¿Quién estará detrás de todo? A medida que iba leyendo me enganchaba más. Con un ritmo pausado, esperando que el lector asimile toda la información, comenzamos a tirar de los hilos, a crearnos la historia y a meternos dentro. A vivir la historia como si nosotros fuésemos los protagonistas. No tengo palabras para describir este libro, no sé expresar lo que me ha gustado. Al principio, nadie se imagina si puede estar conectado el primer capítulo con el resto de la trama. El final, de vértigo, me ha dejado sin palabras.

Os recomiendo este libro, aunque como consejo, no lo empecéis de noche… He de reconocer que me ha robado horas de sueño, no podía parar y cada capítulo que avanzaba no calmaba el ansia que sentía. Hacía mucho tiempo que no me pasaba con una historia. Como podéis comprobar, el libro es tapa dura, con una portada que prepara al lector para lo que se va a encontrar. Está narrado en primera persona, aunque algún capítulo podremos encontrarlo en tercera. Siempre digo que ambas voces me gustan por dos motivos: si se narra en primera persona hace que conecte con el personaje mucho más fácil, pero si está narrado en tercera persona hace que el lector pueda abarcar toda la trama y saber que piensan muchos personajes. Eso sí, a veces cuesta empatizar con ellos porque si un personaje habla directamente al lector, podrá experimentar que se lo está contando y podrá llevarse a su terreno mucho más fácil, para engañarlo y volverlo loco. Es lo que ha conseguido Manel Loureiro porque no será la última historia que me mantenga enganchada del autor…