Postales del Este, de Reyes Monforte

Hacía mucho tiempo que no leía un libro que me conmoviera tanto. Es el primer libro que leo de Reyes Monforte y no será el último. No había tenido el placer de conocer su pluma. Postales del Este nos cuenta la historia de Ella, Maria Mendel, conocida como la Bestia, y del doctor Josef Mengele. Los hechos tendrán lugar en el campo de concentración Auschwitz-Birkenau. Un día, Bella, hija de Ella, recibe una lata con postales. Poco a poco va conociendo el origen de dichas postales. Para los amantes de este género, estoy segura que disfrutarán de la lectura, pero, sobre todo, impresionará la crudeza de la historia. Y es que Postales del Este se centrará en el personaje de Maria Mendel, Ella nos relatará las atrocidades a las que, por desgracia, tuvo que vivir en sus propias carnes. Mientras trabajaba en el Bloque Kanada decide guardar todas las postales y fotografías posibles en una lata. Su objetivo era que el día que acabara la atrocidad que estaban viviendo alguien pudiera mantener ese recuerdo vivo. “Si tu no guardas nuestra memoria y la salvas de la quema, estos malnacidos nos matarán dos veces.” Esta frase podéis encontrarla en la página 65. Postales del Este es una historia real, que todos deberíamos leer al menos una vez en la vida por su crudeza, para que no ocurra de nuevo y como símbolo de la atrocidad que se vivió. Además, para recordar a los que no tuvieron posibilidad de sobrevivir.

Como antes mencioné, la historia se centrará en Maria Mendel, conocida como la Bestia por la maldad que transmitía con su mirada y por lo temida que era el campo. El doctor, Josef Mengele, muchas veces se asombraba de la maldad que desprendía. Mengele se dedicaba a experimentar con los presos. Algunos de los experimentos que menciona era hacer jabón con grasa humana. Esto explicaría el por qué de la textura y el olor. A día de hoy, sigo sin creerme hasta donde fue capaz de llegar el ser humano. El odio, las ganas de matar y disfrutar haciendo daño. Unas de las cosas preferidas de Mendel era formar una fila de cinco mujeres desnudas, si llovía, mejor, les ordenaba que mantuvieran los brazos en alto y quien los bajara las mataría, pero antes las azotaba duramente obligándoles a contar los latigazos. Si se desmayaban, esperaban que despertaran para seguir. Ya os digo que es una historia muy dura, que cada vez que cerraba el libro me dejaba muy mal cuerpo. Pero si un libro de estas características no te hace pensar, simplemente es que no eres humano.

El libro está formado por 22 capítulos, de entre 26 y 10 páginas. La historia acaba con una nota de la autora y tres capítulos titulados donde encontraremos mucha información. No es ningún secreto que en los campos de concentraciones hubieran muchísimas enfermedades, entre ellas el tifus. De hecho, esa enfermedad fue la que, por desgracia, provocó la muerte de Anna Frank. A las presas les daba igual las infecciones que pudieran tener, si llovía, bebían de los charos que les dejaba la nieve o la lluvia. Alguna para calmar la sed bebía su propia orina. Y quiero acabar este post diciendo algo que me ha sorprendido e impactado y creo que pocas personas saben. Se trata del letrero que encontramos antes de entrar en el campo de concentración “Arbeit macht frei” (El trabajo os hará libres). Si nos fijamos bien, la B de la primera palabra está colocada boca abajo. Este hecho tiene una explicación. Los primeros presos polacos que llegaron a ese campo, decidieron poner la B boca abajo como signo de rebelión. A primeras no nos damos cuenta y este detalle tiende a pasar desapercibido. La autora, Reyes Monforte, supo de Maria Mendel porque en una foto vio que aparecía con una camisa blanca y le llamó la atención. Decía que la Bestia solía ponerse guantes blancos cuando iba a castigar a alguna presa, disfrutaba cuando los guantes se manchaban de sangre. Tenía especial odio por las mujeres embarazadas y los niños, pues esto suponía la descendencia de la raza judía. Otro dato perturbador era que, cuando su amigo y amante Josef Mengele hacía experimentos, ella pedía estar presente, llegaba incluso a excitarse sexualmente cuando veía que este extraiga órganos o rompía huesos.

Antes mencionaba que Ella comienza a guardar postales y fotografías en una lata. De este hecho quiero mencionar dos cosas: la primera es que nada más llegar al campo, la SS pedía a los presos que en una postal escribieran a sus familiares, en tan solo veinticinco palabras. El motivo era encontrar a más judíos y polacos para llevarlos al campo. Otro dato, Ella se convierte en el juguete de Mendel porque hablaba varios idiomas y tenía una caligrafía preciosa. Este hecho la ayudó a seguir viva en el campo.

En definitiva, un libro con historia dura, que relata la crudeza que tuvieron que vivir miles de personas inocentes. Cuesta creer que ocurriera algo tan salvaje e inhumano. Debemos plantearnos lo que pasó y, sobre todo, debemos leer este libro para que no se olviden a las miles de personas que murieron y para que su memoria perdure en nuestros días. Para que recordemos que hay una huella marcada en nuestra historia y, sobre todo, para que el odio no nos haga retroceder, sino avanzar. Para que, de una vez por todas, el amor venza al odio.

2 comentarios en «Postales del Este, de Reyes Monforte»

Los comentarios están cerrados.