Solo tres citas…y una mentira, de Victoria Vílchez

“Sobre todo si es contigo. Siempre contigo, Nadia.” Si me preguntaran con qué frase resumiría esta historia sería, sin duda, esta. Se trata de una historia dulce, a la vez que misteriosa. Pues he estado toda la lectura, pensando e intentando darle sentido al título.

Nada más acabar el libro, tuve la oportunidad de hablar con la autora, Victoria Vílchez. Es una parte que me encanta, poder hablar con los escritores sobre tu impresión y lo que ha provocado en el lector. Solo tres citas…y una mentira cuenta la historia de Nadia. Una chica independiente que, junto con su amiga Julia, tienen un trato. Un hombre, tres citas y prohibido ser desagradable. Tras este trato, aparecerá Raúl, un joven bombero apuesto y educado, que hará que todo el mundo de Nadia se tambalee. Tras las tres citas, podemos conocer más a Raúl. La lectura me ha durado un día. En tan solo 187 páginas, he podido conocer a los personajes, y, al ser corto, temía no conectar con ellos. Solo tres citas… y una mentira consta de 38 capítulos, cuya extensión es de apenas 2 páginas, un epílogo y unos agradecimientos, mi parte favorita. Todo el libro está relatado por Nadia, en primera persona y dirigiéndose en todo momento al lector. Lo que consigue que logremos empatizar con la protagonista. La portada me parece realmente bonita, al mezclar tonos claros.

Durante toda la trama intentaremos encontrar el significado de esa mentira que tan bien aparece en la sinopsis. ¿Qué mentira esconderá? La historia hace referencias constantemente a libros clásicos como Harry Potter, Drácula o El señor de los anillos. También encontraremos un amplio abanico de series, pues a Nadia le encanta ver Netflix, una tarde cualquiera, sofá, peli y manta. Y si es un maratón de una serie o de Harry Potter, mejor.  Además de ver series, también le apasiona la pintura y la lectura. Hábitos que suelen estar muy presentes entre los jóvenes.

El punto a favor que debo añadir son los capítulos excesivamente cortos, pues a veces no sabía por cuál capitulo iba ni cuántos había leído. Una buena señal cuando logras meterte mucho en la trama. Siempre es un placer que un libro consiga atrapar al lector. Además de poder asistir a los hábitos de Nadia, también podremos disfrutar del amor, de la amistad y de la familia. Uno de los grandes valores que aparecen en este libro y con el que debemos quedarnos, es el respeto que se procesan Julia y Nadia. O entre hermanos, Julia y Manu. El amor sano de pareja, la compresión, la empatía y la fidelidad. Historias que pueden ser un ejemplo entre los primeros adolescentes que comienzan con el hábito de la lectura. Puede ser un ejemplo porque transmite lo que debemos aceptar en una relación: cero posesividad y celos. Enseñar y educar en valores positivos para ser personas sanas. Para sumar y no restar.

Como antes mencioné, Raúl es bombero. Una profesión de la que tendemos a saber poco.  Vílchez ha logrado que el lector cierre el libro teniendo algunos conocimientos más sobre este trabajo. Y siendo más conscientes de la gente que arriesga su vida por la nuestra. Sin duda, la pluma de Victoria ha sido todo un acierto y no descarto conocer alguna de sus historias. Os animo a que conozcáis a Nadia, Julia, Raúl y Manu, porque nada es lo que parece…