Nosotros en la luna, de Alice Kellen

“Fijarte en los detalles. Querer saber cualquier cosa sobre ella, aunque sea una tontería. Enamorarse es como estar permanentemente colgado de la luna. Con una sonrisa inmensa. Sin miedo.” Esta es unas de las frases más bonitas que aparecen en este libro.

He tenido la oportunidad de leer cuatro libros de esta autora. Solo puedo resumir esta lectura en “pura magia”. Kellen sabe que tecla tiene que tocar para que el lector llore y ría a la vez. Con unos personajes bien definidos y una trama excelente. Tiene todos los ingredientes para ser el libro del año. Tras acabar esta historia solo puedo resumirla en la siguiente frase: “si un libro no te provoca nada es porque nunca has estado dentro.” Esta lectura solo me duró cinco días. Todas las historias de Alice me recuerdan la razón de por qué me gusta tanto leer. La portada hace referencia a lo que encontraremos tras sus páginas.

Se trata de 119 capítulos, divididos en siete partes. Nosotros en la luna finaliza con un epílogo. En tan solo 477 páginas podrás conocer la historia de dos personas que, sin buscarlo, acaban encontrándose. Y es que Rhys y Ginger han logrado que no quiera leer otra historia después de esta lectura. He sentido tantas emociones, tristeza por despedirme de ellos, felicidad por haber tenido la oportunidad de conocerlos y empatía de sentir cada paso que daban, cada lágrima que derramaban.

Ginger, es una chica inglesa que decide viajar a París tras haber acabado la relación con su novio. En la ciudad del amor conocerá a Rhys, su reencuentro será de lo más surrealista al ser éste el que ayude a una chica londinense pérdida, que no sabe sacar los billetes de ida de la máquina. Ambos vivirán una aventura repleta de dudas, amor, desamor y muchos correos. Del final solo mencionar que fue justo lo que el lector necesita que pase. La trama está contada, en primera persona, por ambos protagonistas. Poco a poco y a fuego se va creando una amistad fuerte y sincera, a pesar de la distancia que los separa. Podemos afirmar que es un libro casi epistolar. Pues la mayoría de las veces aparecen correos, en la que ambos cuentan sus impresiones y sus pensamientos. Así nacerá una historia sin igual, un amor de los de antes y un olvido que jamás llegará. Tras acabar este libro solo quiero añadir que me está costando engancharme a otro.

Los capítulos oscilan entre tres y cinco páginas. En esta historia también tendrá hueco la lectura. Pues se hará referencia al famoso libro de El Principio. Es tan impresionante lo que esta autora es capaz de hacer sentir al lector. Es pura magia. Pura elegancia. Todo lo que toca lo convierte en algo grande, en algo imposible de imaginar. Y es que sus historias dejan huella. Y aunque pase mucho más tiempo, siempre acabarás acordándote de ellos. Rhys y Ginger. He sentido, he llorado, he reído y, sobre todo, he volado. A medida que pasa el tiempo, vemos como todo va pasando factura entre ellos. Los cambios. La madurez y las prioridades. En tan solo 377 páginas encontraremos temas muy importantes y actuales que siempre tendrán hueco en cualquier informativo. La familia, la amistad, la fama, el dinero, el amor, París, Londres, Australia, el mar, un atardecer son todos los ingredientes que hacen perfecta a una historia. Porque siempre soñaré que vivo en la luna.