La tumba de Aurora K de Pedro Riera

Captura de pantalla 2014-11-08 a la(s) 12.22.45

A nivel nacional, el premio Edebé de literatura juvenil, es seguramente uno de los premios más importantes que tenemos en el terreno de la literatura juvenil. Por este premio han pasado algunos grandes autores nacionales como lo son César Mallorquí, Carlos Ruiz Zafón o Maite Carranza. Este mismo año ha resultado ser Pedro Riera el ganador de esta edición, con su novela La tumba de Aurora  K., donde nos presenta una historia repleta de misterio, intriga y aventuras.

La tumba de Aurora K.  nos muestra las consecuencias de una guerra ficticia, cogiendo con antecedentes las guerras de la Europa del este. Narrado des del punto de vista de Anna, la protagonista, iremos descubriendo paso a paso algunas de las secuelas que han derivado de esta pasada guerra que se originó entre los távaros y urenos, los dos bloques enemigos de la ofensiva.

El libro no se centra únicamente en lo ocurrido después de la guerra, sino que nos cuenta una asombrosa historia de misterio bajo un ambiente gris y sombrío. Lo que realmente anhela Anna es ayudar a su padre a averiguar la identidad de sus orígenes, aunque eso va a significar rebuscar en lo más hondo de un oscuro pasado. Es a partir de esta búsqueda donde se desarrolla gran parte de la novela.

Dejando a un lado los temas bélicos y sombríos,  también apreciaremos como, a lo largo de esta aventura, Anna irá afrontando algunos de los problemas universales de los adolescentes, como lo son los primeros amores, la amistad, o el hecho de afrontarse por primera vez a la madurez.

Aunque las primeras páginas puedan hacerse más lentas que el resto del libro a causa del exceso de información, a los pocos pasos de sumergirnos plenamente en ella, veremos que nos encontramos delante de una emocionante historia y con un argumento que impedirá que el lector abandone la lectura hasta que no resuelva todos los misterios que rodela rodean.

La tumba de Aurora K., a pesar de estar ambientada en tiempos de postguerra, es una clara novela juvenil. Se trata de una cuidada narración acompañada de grandes mensajes, con personajes muy bien perfilados y unos giros argumentales que te mantendrán en vela hasta llegar a la conclusión. Misterio, romance,  y aventuras aseguradas. ¿A qué esperas para descubrir quién es realmente Aurora K.?

 

 

 

Reseñado por Pol S. Roca

 

Escrito por Pedro Riera

Pedro Riera

Pedro Riera (Barcelona, 1965) es licenciado en Ciencias de la Información. Ha trabajado en televisión, cine y publicidad, principalmente en las áreas de producción y realización. En 1997 se instaló en Bosnia, donde trabajó durante dos años como productor, realizador y guionista de las campañas de televisión y radio de una organización internacional. De su experiencia en los Balcanes surgieron las novelas Heridas de guerra (2004) y Un alto en el campo de los mirlos (2005).

Su primera novela juvenil, La leyenda del bosque sin nombre (Alfaguara, 2007), fue galardonada con el premio CCEI 2008. La criatura del bosque (edebé, 2009) obtuvo el I Premio El Templo de las Mil Puertas a la mejor novela nacional independiente. Entre 2011 y 2012 edebé publicó su trilogía Hombre Lobo.

Como guionista de cómic ha publicado El coche de Intisar (Glénat, 2011), una novela gráfica sobre la situación de las mujeres en Yemen que ha recibido el premio de la cadena estatal francesa France Info al mejor cómic de actualidad y reportaje 2013, y el premio de los lectores del IV Salón del Cómic Social de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

Ficha técnica

Captura de pantalla 2014-11-08 a la(s) 12.28.05

№ páginas: 242

Tamaño real: 13 x 19 cm. Rústica

PVP: 9,95 €

Habíamos viajado hasta el pequeño pueblo de Clayton para que mi padre tomara las muestras de ADN y averiguara si aquella mujer, Aurora K., era la “madre de mi padre”. La biológica. Y remarco lo de la “madre de mi padre” porque, para mí, aquella mujer nunca sería mi abuela. Mi abuela era la otra, la de toda la vida, la que montaba multitudinarias partidas de cartas con mis primos, la que me hacía empanadillas de pollo para mi cumpleaños, la que nos contaba aquellas asombrosas historias sobre la vida en Turenia antes de la guerra… Y ninguna prueba de ADN iba a cambiar eso. No me importaba que su sangre no corriera por mis venas, ni la del abuelo, ni la de mis primos. Ellos eran mi familia. Yo era y sería siempre una Pekar. Pero me temo que me estoy liando… Mi padre no se cansa de repetirme que las historias hay que explicarlas desde el principio. Y esta historia es demasiado extraordinaria, así que la empezaré de nuevo. Desde el principio…

Descargar capítulo