Entre cielo y tierra de Jón Kalman Stefánsson

Entre cielo y tierra

Leer escritores de otras latitudes ya no implica necesariamente un viaje hacía otras realidades. Cosas de la globalización. En cambio la novela de Kalman Stefánsson tiene la virtud de llevarnos a un mundo remoto en una época relativamente reciente, vista a través de los ojos de este joven escritor contemporáneo. “Entre Cielo y Tierra” es un relato costumbrista sobre la vida de pescadores  y habitantes de las pequeñas aldeas del oeste de Islandia, en la zona de los fiordos, en el siglo XIX. El mar, cuna de vida y propiciador de muertes, la dura climatología, la orografía de una tierra septentrional y adversa para la vida están descritos con vocación realista y aderezo poético. Esta es una novela decididamente lírica, no en vano su autor es también poeta, que sin embargo fija su atención en las duras condiciones de vida de  los moradores de aquellas tierras. Ese naturalismo preciosista está unido además a un mesurado nivel de introspección de los personajes, que permite al autor cultivar la misma sensibilidad literaria para aproximarse a la los deseos y frustraciones de los protagonistas.

La narración es ciertamente hermosa, pero requiere de una predisposición del lector a prestar sus sentidos a ese universo sensorial que nos quiere trasladar su creador. La primera parte es quizás más lenta y paradigmática de esa apelación a la sensibilidad del lector. Sin embargo la estancia del “muchacho” en el “Lugar” de la segunda parte, tiene más de retrato costumbrista y por tanto más apego al realismo, aunque sin renunciar a la poética.

Además de imágenes poderosas dibujadas con palabras precisas y evocadoras, hay frases certeras “Algunas palabras son balas de fusil, otras son notas de violín”, filosóficas “sin pecado no hay vida”, románticas “El infierno es tener brazos y nadie a quien abrazar”…  en definitiva sentencias sabias impregnadas de beldad, que ayudan en este tránsito literario árido de acciones.

Jón Kalman Stefánsson está considerado un grato y reciente descubrimiento con visos de continuidad. De hecho “Entre Cielo y Tierra” es el inicio de una anunciada trilogía. No sé si hay para tanto, pero lo que no parece cuestionable es su calidad y sensibilidad como escritor.

Una novela para leer reposadamente, a sorbos, con predisposición al deleite y sin pretensiones de agilidad narrativa. En caso contrario, puede hacerse cuesta arriba. Pero si se lee asumiendo esas premisas, puede ser un libro muy placentero.

 

 

Reseñado por Daniel Vega

700x370

Escrito por Jón Kalman Stefánsson

Salamandra

Jón Kalman Stefánsson nació en 1963 en Reikiavik. Poeta, novelista y traductor, publicó su primer libro en 1988. Ha sido nominado tres veces al Premio del Consejo Escandinavo de Literatura y en 2005 recibió el Premio Nacional de Literatura de Islandia por su novela Sumarljós og svo kom nóttin («Luz de verano, llega la noche»). Entre cielo y tierra se traducirá a diez idiomas.

Ficha técnica

Traducción: Erique Bernárdez Sanchis

Núm. pags.:192 PVP: 15,00 €

Ambientadas en las pequeñas aldeas del oeste de Islandia, las historias de Jón Kalman Stefánsson exploran sutilmente los laberintos del alma humana a la par que destilan una visión poética de la existencia que no deja indiferente a ningún lector. Autor ampliamente reconocido en su país y ya consolidado entre los escritores europeos gracias al éxito obtenido en Francia y Alemania, ésta es su primera obra traducida al español.
Los personajes de la novela se sitúan hace poco más de un siglo, en un poblado de pescadores de los fiordos occidentales, entre montañas escarpadas y un mar capaz tanto de dar alimento como de arrebatar vidas. Siguiendo una tradición centenaria, salen a pescar desde muy jóvenes en escuetos botes de seis remos en los que, a menudo, para alcanzar los bancos de bacalao, reman durante horas entre el oscuro oleaje. No saben nadar. Una noche, un muchacho, apenas un adolescente, y su amigo Bárður, con quien comparte su afición a los libros y sus ganas de conocer el mundo, salen a pescar con la cuadrilla de Pétur. Después de largar las líneas, mientras aguardan la captura, el horizonte se llena de nubes y se levanta una peligrosa ventisca de invierno. El bote inicia penosamente el regreso a tierra y, a medida que aumenta el frío polar, la frontera que separa la vida y la muerte puede depender de una sola prenda: un chaquetón de piel.
Con un lenguaje minuciosamente trabajado, rico en singulares imágenes y metáforas, Entre cielo y tierra nos traslada a un mundo lejano, entre los sueños y la realidad, entre la conciencia y la inocencia, un mundo bañado en una luz crepuscular y melancólica, pero nunca triste, que permanece viva en la memoria del lector.