La fragilidad del neón de Juan Laborda

 9788415900351

Parpadeando como el neón de un anuncio luminoso, cuyos colores brillan durante segundos pero se repiten a lo largo de toda la noche, así vamos leyendo esta novela, saltando de unas situaciones a otras, recuerdos del pasado, acciones paralelas, personajes y proyectos vitales distintos, tensas emociones, y momentos importantes de la política y la historia contemporánea.

Construida como si de un filme se tratase, -no en balde el autor es un cinéfilo empedernido- las secuencias se van ensamblando en un montaje que al principio parece un difícil rompecabezas pero que poco a poco las piezas irán encajando hasta verlo completo. Distintos espacios, personajes y perspectivas vitales, que en algún momento irán confluyendo para luego seguir direcciones opuestas. No sabría si calificar esta novela de thriller político, novela negra, reportaje histórico, … en fin, tiene algo de todo ello.

El personaje central, Ramón Sandoval, es un escéptico desengañado de la vida, de las mujeres, de la política, …un hombre ya maduro, que ha pasado por todo y que se ha quedado sin nada, salvo los recuerdos, que quizá son peores y más crueles que la propia realidad que ha de vivir. “La vida está compuesta por constantes y muy diferentes traiciones” piensa Ramón en un momento de la novela; y efectivamente, hay muchas traiciones entre estas páginas. Empezando por la traición a los propios ideales, cuando pesa más el dolor por las traiciones ajenas.

Ramón tiene un hermano menor, Manuel. Si en un primer momento el visionario y el idealista era Ramón, luchando en la defensa de la República durante la guerra civil española, después ambos hermanos participarán del idealismo luchando en la Resistencia francesa -participación que nadie les va a reconocer-, y por último, cuando Ramón, ya harto de traiciones, tira la toalla, es Manuel el que recogerá el testigo y se irá a Argelia a combatir por una causa que considera justa, y de la que  también se sentirá traicionado. Hay una continua dialéctica a lo largo del libro entre, por una parte, la lealtad a una causa o a unos amigos, y por otra, las múltiples traiciones: los hermanos, los amigos, el Partido, etc.

La actriz Linda Darnell (un personaje real, como el dudoso jefe de policía Papon, como Malraux y el embajador Areilza), es otro ejemplo de personaje desnortado y desesperanzado, incluso su virginal acompañante, Claire, también tiene un pasado … ambas confluyen con Ramón de distinta manera. La monótona vida de este se ve perturbada por la aparición de las dos damas norteamericanas y por el obligado encargo que recibe de acompañarlas y vigilarlas. El glamour de la Darnell, estrella que ya no brilla como en sus mejores momentos, y cuya vida personal circula por el borde de una navaja, va paseando por la ciudad de la luz buscando salir de la oscuridad en que se encuentra. Quizás buscándose a sí misma. Pero choca con un París cuyos problemas le salpican. Unos problemas que ni imaginaba.

Claire, su joven acompañante, representa una blanca antorcha, un punto esperanzador que podría salvar la soledad de Ramón, que podría librarle de los dolorosos recuerdos que le atormentan. Hay mucha ternura entre las páginas dedicadas a esta relación. Sin embargo, la vida de Ramón es una continua pérdida. Cuando ya ha conseguido superar una, le suceden otras. Sobrevivir en soledad es insoportable, pero sobrevivirá.

La acción principal tiene lugar en los primeros años sesenta, en un turbulento París por una parte, y en el desierto argelino, en pleno levantamiento armado, por otra. Pero los recuerdos suceden en España, (en Madrid y Valencia), en los años finales de la contienda civil. Otras remembranzas, como las de Linda Darnell o las de Claire, se sitúan más lejos, allende el Atlántico. Los días de la Resistencia, tan dolorosos para Ramón, porque ahí es donde encuentra y pierde a su primer y gran amor, se enmarcan en el París ocupado.

La guerra de Argelia, cruenta y terrible, los grupos clandestinos de la OAS y el FLN, la matanza de París para frenar las manifestaciones, los manejos políticos entre gaullistas y opositores, las tensiones internas del régimen gaullista, todo ello es presentado como distintas pero relacionadas piezas de este gran puzzle, que enmarcan el drama humano que se nos narra. Porque todas las vidas que nos muestra el autor tienen un drama personal, aunque cada uno intente resolverlo a su manera.

La novela está empapada de cine: imágenes cinematográficas, citas de películas (o “cameos” como el de Truffaut) y la propia estructura de la obra es cinematográfica. Flashes de neón de Chinatown, La Batalla de Argel, Chacal, Casablanca, el cine policiaco o negro, surgen por doquier. El autor no puede ocultar su amor por el cine y todo lo relacionado con ese mundo. Y asimismo, le interesa destacar la podredumbre de la política, el doble juego de intereses encontrados y la volatilidad de los ideales cuando las manos se manchan de sangre y su olor nos impregna. Una obra que destila amargura y tristeza, cuyo personaje principal es un perdedor, pero que aun así mantiene un atisbo de esperanza en que algo cambie, algún día.

 

Reseñado por Ariodante

Escrito por Juan Laborda

Juan Laborda Barceló (Madrid, 1978) es escritor, doctor en Historia Moderna por la Universidad Complutense de Madrid, máster en Historia y Estética de la Cinematografía por la Universidad de Valladolid, crítico literario y profesor.

Siempre ha sentido la necesidad de crear historias y eso se ha ido concretando a lo largo del tiempo en diversas obras, tanto de ficción como de contenido histórico. Los temas básicos en torno a los que giran sus narraciones son precisamente la historia y el cine.

Sin contar los libros estrictamente académicos que ha realizado, en el año 2009 publicó una primera novela breve titulada La Casa de todos. Apareció en el mercado bajo el sello de la Editorial AACHE.

Ha participado, asimismo, en la obra colectiva sobre cine: Terry GilliamEl desafío de la imaginación (TyB, 2010).

Desde hace algún tiempo viene colaborando asiduamente en páginas culturales como Culturamas o La Tormenta en un Vaso, con reseñas de novela y entrevistas a autores. Del mismo modo, es habitual en diversos medios en relación a cuestiones literarias, históricas y cinematográficas, como Periodista Digital, COPE Guadalajara/Castellón o Ser Madrid.

Recientemente ha escrito artículos de diversa temática para revistas como La Aventura de la Historia o Despertaferro.

Desde el año 2012 regenta el blog https://kermesliteraria.blogspot.com.es.

La fragilidad del neón es su segunda novela.

Ficha técnicaCaptura de pantalla 2014-02-04 a la(s) 21.12.04

 

  • Páginas: 238 Precio: 18€

menudo olvidamos la fragilidad de nuestras democracias. Y es que el exceso de opiniones y de puntos de vista no significa necesariamente que sostengamos un sistema político abierto. A veces, todo pende de un hilo y apenas podemos imaginarlo.Ramón Sandoval, un inmigrante español refugiado en París, trabaja como chófer tras perder su particular guerra en España. Pero la capital francesa en 1961 no es un paraíso. El conflicto argelino aviva los peores resentimientos en algunas facciones del ejército que amenazan con derrocar la democracia bajo el pretexto del colonialismo.

Argelia está inmersa en su cruel guerra de independencia y, mientras, la V República de De Gaulle, en el París que se debate entre las luces y las sombras, es amenazada por las pretensiones imperialistas de algunos altos cargos militares. El FLN y la OAS harán peligrar la estabilidad de Francia y de Europa, donde la guerra fría ya ha abierto una brecha entre sus naciones.

La llegada a París de la estrella de Hollywood Linda Darnell, convierte a Ramón en su chófer particular. Junto a ella, entrará en contacto con cineastas y escritores, reflejo del vivo mosaico cultural que es la ciudad. Y no solo eso, Maurice Papon, el mismísimo jefe de la policía parisina, le asigna el papel de protector de la actriz. Existen, al parecer, fundadas sospechas de que  Darnell podría ser objeto de un atentado por parte del FLN en su lucha por la independencia de Argelia. Ramón se convierte así, sin él saberlo, en una pieza más de un complejo engranaje.

El control de Argelia es una cuestión de Estado para Francia, pero aquel territorio podría ser también una pieza clave para configurar un nuevo panorama mundial en una hipotética confrontación entre Washington y Moscú.

¿Es posible que para implicar a los Estados Unidos en la defensa de Argelia como una colonia francesa todo valga?

https://afiliadoscasadellibro.uinterbox.com/tracking/clk?act=573&gel=3245&pub=3897&org=205&url=https://www.casadellibro.com/black-friday-casa-del-libro&ei1=footer_articuloBF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.