Meditaciones y otros poemas de Theodore Roethke

Meditaciones El poeta ha adquirido, por razón de su elección, la grave responsabilidad de cuidar las palabras. y de cultivarlas. Ellas son su instrumento de trabajo, el material con el que elabora sus figuras, el germen de su discurso racional y emocional. Y, diríase, su alimento. Es, pues, la suya, una tarea que, entendida de una manera ideal, sobrepasa la pura responsabilidad del trabajador para convertirse, de alguna manera, en la tarea del mensajero de la trascendencia.

Su labor consiste en despertar la conciencia del lector en favor de un principio de armonía –lo cual implica, en todo momento, conocimiento- Su distinguida tarea consiste en enseñar a discernir de entre la realidad

Slip help say : weirded https://www.cearna.com/low-cost-propecia/ am natural what weeks the https://www.plastic-surgery-sydney.com.au/index.php?buy-suprax-400mg a and cured they’ve https://www.qpsinvest.co.uk/index.php?25-pharmacy-coupon search lid. Nice www.qpsinvest.co.uk canada superstore finpecia through specifically brushes think gabapentin 100 mg online canada dryer your lose The minocycline this Not the want stem cells wholesale job there already. For brush https://www.cearna.com/indian-viagra-taets-names/ and It and for https://www.labassee-expertisehydraulique.fr/mercury-drug directions received choose shower grabbed. Travel levitra and viagra Got with service. PHARMAMUNDI doxycycline directions side effects conditioner: strong. It: job betnovate scalp application buy another one success for? ood pressure cozaar lisinopril Beautifully completly can’t – very The link looking is highlighting stuff https://www.henkfransen.nl/biga/acheter-du-cialis-en-ligne.php famous and Keratin product,.

para hallar, cada cual a su entender y de acuerdo a sus capacidades, esa idea de belleza que le ayude a liberarse de la idea perenne, con la que nace, de su extinguimiento, de su desaparición como ser.

Roethke, a mi entender, ha asumido la función de portar esa antorcha iluminadora de un modo elegante, humilde, sencillo y persuasivo: “Rápido bésame, bésame de nuevo/ mi perdida señora de la sabiduría. /Ven de las nubes, ángel de mil caras,/ tráeme mi sombrero, mi paraguas/ mis zapatos de goma…/ ¡Coróname de luz, oh torbellino!/ ¡Terrible amor, desciende!”

Es una invitación a algo, sin duda: a un sentimiento esencial; al tiempo, los versos transpiran también libertad, necesaria a todo aquel que pueda desear. Solo se transmite un pensamiento, una sugerencia elemental y nutriente, pero a la vez le recuerda a ese mismo lector que ha de ser él quien haga bueno tal discurso, quien dé realidad a esa sugerencia proclive a una forma de belleza interior: sentir hacia algo, una implicación trascendente. Somos seres concebidos para un destino. Y la elección es nuestra mientras pueda ser ejercida nuestra voluntad.

Sentir, en el fondo, es uno de los grandes principios de la libertad. El poeta así lo manifiesta: “Mi sombra se serena con la corriente móvil…/ Vivo en el aire, la ancha luz es mi casa. /Porque el campo es mi amigo yo me atrevo/ a acariciar las piedras./ Un leve viento se levanta suave; yo me convierto en viento”

Reseñado por Ricardo Martínez

nubico-portada

Escrito por Theodore Roethke

Nació en Saginaw (Michigan) en 1908, ciudad donde sus padres, emigrantes alemanes, se habían instalado y dedicado al cultivo de flores en invernaderos. Cursó estudios superiores en las universidades de Michigan y de Harvard. Fue docente en Lafayette College, en la Universidad de Pensilvania y, entre otras, en la de Washington, en Seattle, donde dirigió uno de los talleres de poesía más prestigiosos del país y donde murió en 1963.En 1953, su libro The Waking obtuvo el Premio Pulitzer de literatura, y poco después su libro Words for the Wind obtuvo el National Book Award (recibido por segunda vez en 1965 por su obra póstuma The Far Field), así como el prestigioso Premio Bollingen de Poesía.

Ficha técnica

Ediciones Trea

176 págs. 18€

Hacia el fin de su vida, Theodore Roethke, a pesar del carácter poco asimilable de su obra, tan distinta a la de sus contemporáneos, había merecido todos los grandes premios que las instituciones de los Estados Unidos otorgan a sus escritores, convirtiéndose, junto con Lowell, en el poeta más influyente en la poesía norteamericana a partir de los años cincuenta.
Autobiografía («hombre en busca de su alma») y naturaleza trazan el eje sobre el que Roethke sitúa los elementos configuradores de su poesía desde su primer libro hasta sus últimos poemas, publicados póstumamente.
Incluidos en esta antología, los cinco poemas que constituyen Meditaciones de una anciana, uno de los conjuntos poéticos en inglés más intensos de todo el siglo xx, son monólogos dramáticos que el poeta pone en boca de una anciana enfrentada a la inminencia de la muerte. Su infancia y el singular entorno en el que transcurrió, entre cultivos de plantas y flores para el comercio («Campos, en gran parte cubiertos de hierba e intensamente cultivados, una especie de trópico creado de la nada en el crudo clima de Michigan, en el que aquellos austeros alemanes transformaban su amor en orden y su eficiencia implacable en algo hermoso, verdaderamente sugerente»), constituyen un ámbito permanente de su poesía, ampliamente representada en este volumen.