La simetría de los deseos de Eshkol Nevo

Lasimetriadelosdeseos_altaweb

La literatura israelí reciente israelí era una asignatura pendiente en nuestro país. Conocer a Amos Oz y David Grossman era casi lo único a lo que podíamos aspirar. Este siglo nos ha traído nuevas traducciones de autores consagrados como las de Yehoshua y otras más nuevas pero igualmente potentes como esta obra de Eshkol Nevo. Este hombre que estudió psicología y trabajó como publicista es ahora unos de los más firmes valores de la literatura escrita en hebreo. Quizás sea por que la buena literatura también tiene un fondo de psicología y publicidad.

Cuatro amigos inseparables acabadas sus carreras se juntan para ver el Mundial de 1998. Cierto día después de charla, fútbol y camaradería deciden escribir en un papel sus deseos para los próximos cuatro años. La lista la abrirán en el siguiente Mundial, el de 2002.  Nevo, primero nos ha avisado que uno de ellos ha muerto dejando esta obra escrita y que otro, el malparado en la misma es el receptor y editor de ella. Con esta impostura el lector nunca sabe si es real o no lo que está leyendo.

Por una vez he decir que el título traducido me parece mejor que el original: Los deseos del Mundial de fútbol. Este La simetría de los deseos se ajusta como un guante a la trama. La razón es que los deseos escritos parecen por arte de birlibirloque sembrarse en los corazones de sus compañeros en vez de en los suyos propios. De esta forma cada uno irá consiguiendo -simétricamente- aquello que otro desea, casi sin esfuerzo y con un determinismo brutal a veces.

El oficio de Nevo se muestra cuando consigue este efecto de puzzle que toma forma sin que el lector lo perciba. Simples anécdotas, conversaciones, encuentros, escenas van construyendo la obra de una forma aparentemente ligera, insustancial a veces y demasiado grave en otras, para levantar una novela muy atractiva y moderna.

El lector que se acerque a ella y le dé una oportunidad no quedará decepcionado. Por cierto que el fútbol, es una excusa, no hay más de tres páginas con el balón de por medio.

Excelente obra y dinámica y fluida traducción. De verdad una novela para disfrutarla.

COMIENZA A LEERLA AQUÍ

 

Reseñado por Pepe Rodríguez

nubico-portada

Escrito por Eshkol Nevo

Foto ESHKOL  NEVO Nació en Jerusalén en 1971, pero su infancia transcurrió entre Israel y Estados Unidos. Nieto de Levi Eshkol, primer ministro de Israel entre 1963 y 1969, estudió Psicología en Tel Aviv y durante un tiempo trabajó en publicidad, hasta que lo dejó todo para dedicarse a la literatura. Es uno de los escritores más representativos del relevo generacional de la narrativa israelí. Ha publicado novelas, cuentos, ensayos y relatos infantiles. En 2005 fue galardonado con el premio de la Book Publishers Association y en 2008 en París con el premio Raymond Wallier. La simetría de los deseos es su primer libro traducido al castellano.

Ficha técnica

Captura de pantalla 2013-12-23 a la(s) 17.24.43

Traducido por Eulàlia Sariola Mayol
Páginas 368 Precio 19€
Algunos acontecimientos se convierten en fechas especiales en las que es posible detenerse y ver qué ha sido de nuestra vida. Cuatro amigos se reúnen ante el televisor. No han cumplido aún los treinta años y han compartido juventud, estudios, sueños, dificultades, esperanzas y amores. Cuatro jóvenes, con lo mejor de la vida ante ellos, y tres deseos que cada uno escribe en una nota. Al cabo de cuatro años volverán a leerlas. Acaso la esperanza de un mundo más justo, una pasión, un éxito o la mujer ideal. Ese día uno de ellos ha conocido a una bella mujer. En su nota escribe: «Quiero casarme con Yaara. Tener un hijo con Yaara. Mejor una hija». La máquina del destino está lista para ponerse en marcha. Pero ¿qué sucede cuando el paso del tiempo se lleva los sueños y disuelve las ambiciones más sinceras? Eshkol Nevo, una de las voces más destacadas del panorama literario israelí, ha compuesto una novela hermosa. Un canto epifánico que traza las esperanzas, los anhelos y los miedos que anidan en el corazón de estos cuatro amigos y en un mundo en el que, aparentemente, sólo la amistad es un verdadero refugio.