Las sombras de Longbourn de Jo Baker

Captura de pantalla 2013-10-23 a la(s) 15.17.17Las grandes novelas de la historia de la literatura siempre dejan con ganas de más a sus lectores. Dentro del mundo del cine esos contenidos extras, finales alternativos o cuadernos de rodaje satisfacen a sus seguidores. Más aún las secuelas o incluso series acaban por llenar ese ansía de saber más de sus personajes favoritos. En literatura aunque clásicos como el mismo Quijote fueron “ampliados” por otros autores, el resultado deja casi siempre bastante que desear. Las sombras de Longbourn es la excepción. Consigue captar el ambiente de Orgullo y Prejuicio obligando a una relectura del mismo desde otra perspectiva.

la foto

¿Cómo se le ocurrió esta idea? Conocía este tipo de trabajos paralelos pero la razón real es mi relación personal con Orgullo y prejuicio. Me encanta introducirme y perderme en esa novela pero no era mi mundo, mis abuelos y sus ancestros eran sirvientes por eso me atraía ese otro punto de vista. Precisamente hay una frase en la obra de Jane Austen que fue el detonante, cuando antes del baile de Netherfield está tanto tiempo lloviendo que alguien tiene que ir por encargo a buscar parte del vestuario pues las Bennett no pueden salir de casa. ¿Quién fue quien lo hizo? ¿Quién en medio de la lluvia y el barro realizó ese humilde y sucio trabajo? Dándole vueltas a esa idea surgió esta obra.

No es una secuela ni una segunda lectura sino otra perspectiva, otra novela donde los invisibles, las sombras, el servicio son los protagonistas y la familia Bennett con las cinco jóvenes las secundarias o casi convidadas de piedra.

Esos casi inexistentes servidores de Longbourn del original participan colateralmente de las cuitas de sus señores, sus problemas económicos, sus desesperadas búsquedas de compromiso para las hijas, pero llevan su vida al margen. Sarah, la protagonista principal, huérfana recogida por la señora Hill, el ama, tiene el sufrimiento del trabajo pero siempre mira más allá hacia el horizonte, hacia el futuro, tal como las jovencitas de arriba.

Hay algunos secretos que en Orgullo y prejuicio ni siquiera se intuyen pero aquí son desvelados. ¿Son algo que se deja entrever en la obra original o simplemente pura ficción? En cada caso es diferente. Algunas ideas están esbozadas pero yo las he llevado más allá para ver lo subyacente en las relaciones y la conducta de los personajes.Siempre están basadas en pequeñas indicaciones de Orgullo y prejuicio.

Wickham el malvado pretendiente de Lydia es también aquí un sinvergüenza que intenta seducir a la sirvienta Polly, mientras entre el Sr. Bennett y la ama de llaves parece haber algo más que una relación laboral.

Otros personajes como el nuevo mozo James, que despierta sentimientos contrapuestos en Sarah, tiene también sus secretos y el lector se ve inmerso casi sin quererlo en una trama de suave intriga victoriana dentro de una casa conocida. No hay que forzar nada, simplemente dejar fluir la obra mientras los recuerdos del original se conectan con el nuevo argumento paralelo.

Puesto que a Austen se la ha llamado la mayor artista que jamás haya escrito,” y que incluso  Virginia Woolf dijo de ella que era “la artista más perfecta entre las mujeres, la escritora cuyos libros son inmortales”, el reto para Jo Baker era inmenso, no obstante se ha atrevido con ese totem sagrado saliendo bien parada. Baker, comparte algunas de las cualidades de Brontë – un poder de descripción, una idea de la naturaleza, una relación de turbulencia emocional – y una comodidad con el pasado que le permite imaginar de una manera vívida.

Sin embargo, aquí aparecen crudamente reflejadas las actividades del servicio doméstico. Resbalones con excrementos, limpieza de paños menstruales, orinales apestosos y sus consecuencias, sabañones, cortes, mala alimentación, enfermedades.

¿Ese punto de vista del servicio es una forma de reivindicación? De forma subconsciente hay un papel social. He intentado erosionar la separación entre las clases de arriba y abajo.    


En el relato de Baker, los Bennet son más considerados que muchos de su tiempo, como se ve por el regalo de un vestido que le hace Elizabeth a Sarah- pero las distancias sociales se dan por sentado. Ciertas líneas no se cruzan, sobre todo si se es mujer, aunque la distancia entre arriba y abajo  no era demasiado grande para que un caballero intentara pasar el rato abajo con la esperanza de camelarse a alguna sirvienta.

En su conjunto nos hallamos ante un agradable aperitivo literario, una obra que se sostiene por sí misma y que a la vez sumerge al lector desde la primera línea en un mundo que creía ya olvidado, el de Orgullo y prejucio.

Me gustaría que se sintieran atrapados por esta historia y que se introdujeran en ella

(los comentarios en formato de cita forman parte de la entrevista con la autora, así como la fotografía de ella)

nubico-portada

Escrito por Jo Bakerla foto

Jo Baker es una autora inglesa nacida en Lancashire, que a los 18 años se licenció en literatura en la universidad de Oxford. En 1995 se trasladó a Belfast y allí empezó a escribir cuentos, que fueron incluidos en numerosas antologías. En 2001 publicó su primera novela y ahora tiene ya cinco títulos en su haber. Las sombras de Longbourn ha significado su consagración en el mercado internacional.

Ficha técnica

Precio: 19,90€ Páginas: 480
Traductor RUBEN MARTIN
Son las cuatro de la mañana en Longbourn, la casa de los Bennett en Herdfordshire. Mientras las cinco hermanas y sus padres, los famosos protagonistas de Orgullo y prejuicio, duermen plácidamente, Sarah y Polly, las dos jóvenes doncellas, empiezan a trabajar a las órdenes de la anciana señora Hill, la cocinera. Todos llevan años repitiendo la misma rutina, pero saben que la vida es algo más que un simple ir y venir de trapos, cacerolas y escobas.

Sarah es quien más desea arriesgar, y su pequeño y rutinario mundo finalmente cambia el día en que James Smith, un nuevo sirviente, llega a Longbourn arrastrando con él un pasado lleno de secretos y un futuro donde cabe la libertad. De repente, los sótanos y los áticos de la mansión cobran vida, y detrás de los delantales y los uniformes descubrimos criaturas que tienen mucho que contar. Mientras las hermanas Bennett duermen… sus criados por fin hablan, y vale la pena escuchar.
El estilo de Jo Baker, que respeta la escritura de Jane Austen pero tiene un carácter propio, aporta nueva luz a un clásico y lo hace con gran talento e imaginación.

Reseñado por Pepe Rodríguez