El sexto hombre de David Baldacci

cover

El sexto hombre, de David Baldacci (Ediciones B, 2013) es la quinta entrega de la serie de novelas protagonizadas por Sean King y Michelle Maxwell, ex agentes secretos convertidos en investigadores privados. Dos personajes con caracteres diferentes que se complementan a la perfección en su lucha por descubrir la verdad, pero que verán cómo su relación es puesta a prueba hasta el límite en esta trepidante historia.

Después del éxito de Una fracción de segundo, El juego de las horas, Una muerte sospechosa y Secretos familiares, los seguidores del autor y de la serie disfrutarán con una trama de conspiraciones, que se desarrolla con un ritmo ágil, con giros en su argumento y una narración directa. Una lectura entretenida y ligera, un thriller ameno de un autor que se desenvuelve con frescura en este género.

Michelle y Sean, que en la anterior novela han traspasado una línea trascendental en su relación, se enfrentan a un caso escalofriante, que nos sumerge en los pasillos del poder y en los límites de la mente humana, una trama de manipulación y secretos oficiales que abre la puerta a una terrible realidad.

Poco se puede contar del argumento para no estropear la lectura, así que os dejo aquí con sus sinopsis:

“Edgar Roy, un supuesto asesino en serie encarcelado en una prisión federal de máxima seguridad, aguarda el juicio. Se enfrenta a una condena casi segura. Ted Bergin, el aboga do de Roy y viejo amigo y mentor de Sean, recurre a este y Michelle Maxwell para que le ayuden en el caso.

Pero la investigación se desbarata antes de comenzar. De camino a su primera reunión con Bergin, Sean y Michele descubren el cadáver del abogado. Ahora son ellos quienes han de encargarse de hacer las preguntas que al parecer nadie quiere que sean respondidas.

Debido a su obstinación, acaban por enfrentarse a los niveles más elevados del gobierno y los más oscuros recovecos del poder. Durante un enfrentamiento aterrador que supondrá una prueba durísima para Sean y Michele, puede que estos se vean separado para siempre”.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

nubico-portada

Escrito por David Baldacci

David Baldacci

Nacido en 1960, David Baldacci se licenció en Derecho por la Universidad de Virginia y ejerció como abogado en Washington durante nueve años. El reconocimiento unánime con que el público y la crítica recibieron sus primeras novelas le llevó a abandonar la abogacía para dedicarse por entero a la escritura. Desde entonces, David Baldacci es uno de los grandes nombres del género thriller contemporáneo; su obra ha sido traducida a treinta y cuatro idiomas y se publica en más de ochenta países. Además de El juego de las horas, Ediciones B ha publicado las novelas A cualquier precio, Buena suerte, El último hombre y Una fracción de segundo. Baldacci es además autor de Poder absoluto, Control total, La ganadora, La pura verdad (todas ellas editadas por Grijalbo Mondadori) y de The Christmas Train (inédita en España), así como de numerosos artículos que han aparecido en USA Today, Tatler Magazime o The Washington Post, entre otros medios. Baldacci colabora también con el mundo del cine: es autor de seis guiones y su novela Poder absoluto fue llevada a la gran pantalla.

Ficha técnica

COMPRA ESTE LIBRO AQUÍ

Páginas: 472 PVP: 20€

Edgar Roy, un supuesto asesino en serie encarcelado en una prisión federal de máxima seguridad, aguarda el juicio. Se enfrenta a una condena casi segura. Ted Bergin, el aboga- do de Roy y viejo amigo y mentor de Sean, recurre a este y Michelle Maxwell para que le ayuden en el caso.

Pero la investigación se desbarata antes de comenzar. De camino a su primera reunión con Bergin, Sean y Michele descubren el cadáver del abogado. Ahora son ellos quienes han de encargarse de hacer las preguntas que al parecer nadie quiere que sean respondidas.

Debido a su obstinación, acaban por enfrentarse a los niveles más elevados del gobierno y los más oscuros recovecos del poder. Durante un enfrentamiento aterrador que supondrá una prueba durísima para Sean y Michele, puede que estos se vean separado para siempre.