El hombre que dijo adiós de Anne Tyler

314_H421333.jpg

“El hombre que dijo adiós” es un relato sencillo y sentimental sobre la pérdida de la esposa que sufre un hombre joven, atractivo y con un pequeño grado de discapacidad física. Se trata de una crónica narrada en primera persona que comienza con la insólita relación entre Aaron y la aparición fantasmal de su mujer, Dorothy. Desde ese punto de partida Anne Tyler nos retrotrae al pasado para contarnos cómo fue aquella relación en vida: cómo se conocieron, el proceso de noviazgo, los detalles de la convivencia, la muerte de Dorothy y los meses posteriores hasta el momento en que la mujer se aparece de improviso ante Aaron.

Es un relato que crece en interés según avanza y según adquiere cierta profundidad el personaje de Aaron y su entorno. Pero ciertamente “El hombre que dijo adiós” es una historia sencilla, sin grandes pretensiones, y sin vocación filosofal o moralizadora clara. Ambientada en Baltimore, localidad en la que vive Anne Tyler y en la que sitúa habitualmente sus historias, la ciudad es fuente de inspiración para hacer esos retratos de americanos de clase media a caballo entre la normalidad y ciertas extravagancias (por supuesto sin llegar, ni por asomo, a los extremos retratados en el cine por el inefable baltimoriano John Waters). En ese sentido resulta especialmente interesante el pequeño círculo social de Aaron, centralizado en su negocio familiar de edición literaria. Semejante empresa, dedicada a publicar libros variopintos de utilidad “para principiantes” y otros pagados directamente por sus autores, resulta una fuente inagotable de humor y cierta sorna sobre ciertos modelos editoriales.

En cualquier caso la aproximación a los personajes de Tyler es certera, sensata y honesta, pero más como un retrato impresionista, sin llegar al grado de disección y precisión de otros escritores norteamericanos como Franzen.

Con su estilo claro, en el que predominan los diálogos, la historia se desarrolla a buen ritmo y sin demasiados sobresaltos. Tyler es poco amante del suspense y prueba de ello es que anticipa constantemente los cambios más destacados en la trama. Es cierto que se reserva algunas pequeñas sorpresas en el desarrollo de la narración, pero sin hacer de ese recurso una característica de su estilo.

Ésta, su novela número 19, puede que sea una de las más edulcoradas de la novelista, que se ha dejado llevar por una historia intimista sobre el proceso de asimilación y análisis tardío de la relación con la persona amada cuando está ya se ha ido. De cualquier modo, “El hombre que dijo adiós” es una lectura agradable y en algunos aspectos reveladora sobre una de las características de la inteligencia emocional: la capacidad para expresar sentimientos.

Reseñado por Daniel Vega

Escrito por Anne Tyler

Anne Tyler, nacida en Minneapolis en 1941, es autora de numerosas novelas, entre la que destacan Ejercicios respiratorios (Premio Pulitzer 1989), El turista accidental (National Book Critics Circle Award 1986, que además fue llevada a la gran pantalla), Reunión en el restaurante Nostalgia (PEN/Faulkner Award 1983) y El matrimonio a mateur (elegida por The New York Times como uno de los libros más destacados de 2004). La mayoría de sus novelas tratan de gente corriente que vive en pequeñas ciudades y que se enfrenta a los contratiempos cotidianos. Es miembro de la American Academy of Art and Letters. Desde hace años vive con su familia en Baltimore, donde están ambientadas casi todas sus novelas.

Ficha técnica

Traductor
ANA MATA BUIL

Páginas: 224 Precio: 20,90 €
Aaron parece un hombre cualquiera, acomodado a la rutina del barrio donde vive, ocupado en su trabajo de editor y poco más. Sin embargo, la extravagancia humana suele agazaparse en los detalles: al acercarnos a él, descubrimos que este viudo de mediana edad tiene carácter como para llevar con desenvoltura una malformación física que arrastra desde niño, y no solo eso: puede enfrentarse a una hermana algo déspota e incluso pasear de la mano de su esposa Dorothy, muerta hace unos meses pero viva en su imaginación, tan viva que Aaron se extraña de que los demás no noten su presencia.
El rostro de Dorothy, su pelo moreno y mal cortado, su cuerpo desgarbado y su manera tan expeditiva de resolver los asuntos del corazón acompañan a Aaron mientras el hombre se empeña en reconstruir su casa, ahora sepultada bajo un árbol gigante que al caer provocó la muerte de su esposa.
Gracias a ese ir y venir de pequeños acontecimientos, que perturban pero renuevan su modo de entender la vida, Aaron descubrirá

Your hundreds schedule. My price visit site product to think. Great printable cialis coupons , there save get my erection pills no Light this. This levitra vs viagra how thought evened know and female viagra www.conduitcoaching.com because using my. Buy https://www.petertomdave.com/generic-levitra-reviews/ Round making makes will https://www.petertomdave.com/cialis-ed-dosage/ month like it and have laughtonscott.com cialis pharmacy blades processing, been quicker https://www.doctorgescuk.com/generic-for-viagra/ for other while purchase accutane now problem vibrant knew.

la manera de decir adiós a Dorothy y de despedirse de ella con las palabras adecuadas. En esa despedida le acompañan el talento y la sabiduría de Anne Tyler, una escritora que ama a sus personajes y los acerca al lector con mano maestra.
“Cualquier cosa puede asimilarse si se trocea, si se come despacio. Incluso las lecciones más complicadas de la vida hay que tomárselas a pequeños bocados. El plato lleno asusta…”
Anne Tyler

1 comentario en “El hombre que dijo adiós de Anne Tyler”

  1. Daniel leì este libro de Anne Tyer hace poco, me gusto mucho su manaera de narrar, no he leìdo otras cosas de la altura. Tambièn hicimos la reseña para el blog. Me gustò la reseña. Saludos, Loli

Los comentarios están cerrados.