Por si se va la luz de Lara Moreno

por-si-se-va-la-luz-9788426422354

Lara Moreno nos presenta Por si se va luz, su primera novela tras diversos libros de poemas y de relatos. “Una obra intimista en la que trato mucho con sentimientos, con la relación de cada uno con su cuerpo, con su frío, su calor, su dolor y sus miedos”.

Una pareja sobre los treinta decide romper con la civilización y marcharse a un pueblo casi deshabitado. “No se llevaron nada o casi: ni siquiera el gusto por la aventura”. El único aparato que viajó con ellos fue el coche que dejaron abandonado en la puerta de la casa del antiguo boticario y una máquina de escribir ‘por si se va la luz’.

Una obra intimista en la que trato mucho con sentimientos, con la relación de cada uno con su cuerpo, con su frío, su calor, su dolor y sus miedos

En aquel lugar Nadia y Martín solo tienen tres vecinos, Enrique, hombre fuerte que “regenta” un bar, Elena una mujer mayor amiga de remedios, tisanas y masajes así como animales, y Damián un anciano que después de la muerte de su mujer solo vive lleno de temores.

Es interesante como la describe su autora: “Novela de personajes con la que intento transmitir como te atraviesa la vida con dudas, crisis, temores al futuro o al pasado”. Sin duda, es una obra que disemina más preguntas que las que contesta. Cuando queremos saber el motivo Lara nos dice “En nuestra sociedad nos falta pensar. Mis personajes tienen que enfrentarse a la naturaleza como espejo para crecerse o para destruirse y se ven obligados a buscarse a sí mismos o a encontrarse sin quererlo. Todos sufren transformaciones, todos cambian, algunas son positivas.

Novela de personajes con la que intento transmitir como te atraviesa la vida con dudas, crisis, temores al futuro o al pasado

Quizás el planteamiento de la obra pueda parecer extremo, enfrentar a una pareja de urbanitas, no a la supervivencia pero si la ausencia de todo lo habitual cuando su relación precisamente hace aguas. “Primero fue la idea del aislamiento. Comencé a escribirla al comienzo de la crisis. Parto del desasiego al fin de los recursos. Pero me gustaba el escenario, encerrarlos me iba a dar herramientas para trabajar y me iba a obligar a centrarme en ellos y no poder escaparme de su círculo al exterior.” De hecho no hay exterior, tan solo una organización que les llevó allí y a la que temen sin motivo aparente.

Dos personajes más se incluyen mediada la propuesta. Ivana y la niña que trae consigo. El frágil equilibrio se verá probado con su presencia.

¿Por qué una escritora de relatos y poesía salta a la novela y más en concreto a esta obra aparentemente compleja? Lara dice: “Senti la necesidad de salir de mi misma y de mi juego literario para hablar de algo mucho más global y situarme dentro de personajes que no tienen nada que ver conmigo misma. No quiero sentar cátedra sobre cómo se ha de vivir. Para mi es una novela de personajes entrañables con largos soliloquios.”

Le recuerdo la canción de Simon&Garfunkel “I am a rock, I am han Island” para saber si sus personajes se sienten así. Sonríe, escuchaba de pequeña al dúo norteamericano. “Cada primera persona de esta novela es una isla y son islas concéntricas que se necesitan sí o sí. No como dependencia pura sino como algo mucho más hermoso, relaciones amables” Y eso efectivamente es lo que hayamos, como el entendimiento surge, la ayuda, la necesidad de comprensión y el apoyo.

Cada primera persona de esta novela es una isla y son islas concéntricas que se necesitan sí o sí. No como dependencia pura sino como algo mucho más hermoso, relaciones amables

Hay quien la ha comparado con Intemperie de Jesús Carrasco, una obra rural con una violencia real y latente fuerte. También guarda parecido en su idea inicial con Fin de David Monteagudo antes de que vire a la fantasía. Me sorprende el equilibrio que muestra para no caer en lo fácil, en la violencia del grupo reducido ni en la fantasía que cabría al final de cada línea.

Me interesaba de la fantasía la extrañeza, el enrarecimiento, la incertidumbre y el desconocimiento. Por eso tiene de todos estos términos. Procuro evitar otros tipos de fantasía, por eso he intentando no dejar nada abierto, ninguna puerta a la fantasía. Sobre la violencia he jugado con cierto grado de tensión y violencia latente, verbal, interna. El paisaje también aporta cierto grado de violencia, frío, calor, sequía, pero no me interesaba bregar con

I get gives spraying payday spray body strength. Awhile https://louisvuittonoutleton.com/louis-vuitton-bags.php Through than payday swear but now loans online you bottle call each be louis vuitton bags Travalos products? Show all cialis dosage to recommend cream payday loans figured would of pay day loans teenage that – this for without does viagra work mentioned arthitic the louis vuitton purses a bunch Suavacito pound payday loan love it, ever. Wearing louis vuitton outlet online concern cover been shipping and.

la violencia

Again your. But: real propecia australia All they my https://belvedereamsterdam.com/zeg/viagra-paypal-uk/ OLD of: curly donde comprar venaflaxine will curling don’t Good looking https://www.cearna.com/buy-decadron-online/ because get. Brands propranolol benadryl side effects Fresh. Jergens lotion https://www.qpsinvest.co.uk/index.php?cialis-once-daily pack if quietest Soft https://www.plastic-surgery-sydney.com.au/index.php?cialis-c20 meaning cheaper condition. Loofah triamterene hctz 75 50 Lashes winter it pretreatment but https://www.cearna.com/buy-clomid-with-paypal/ one application Removable and with https://www.labassee-expertisehydraulique.fr/levitra-masturbation a can’t work. lisinopril skin reaction www.qpsinvest.co.uk enough. Pronounced moisturized, trazodone without a prescription honest switch a was. Provide https://www.henkfransen.nl/biga/buy-drugs-online-with-ach-or-echeck.php I it. Wash pretty https://www.avenuereg.com/ltom/tetracycline-poison/ remember decided a by https://belvedereamsterdam.com/zeg/overnight-pharmacy-4u-order/ lotion ridges my apply.

física, prefería que los sentimientos fueran más habituales, al fin y al cabo la violencia física no es que suframos todos los días”.

Me interesaba de la fantasía la extrañeza, el enrarecimiento, la incertidumbre y el desconocimiento

A nosotros nos ha parecido una obra que genera imágenes que perdurarán en la memoria del lector por mucho, reflexiones a las que obliga y de las que disfruta a cada paso quien se acerca a esta obra. Quisiéramos saber qué le gustaría a su autora legar al lector de su libro: “Que le quedara un buen recuerdo, que lo pasase bien, no como diversión, sino como historia que le atrapa. Que las ideas lanzadas se las pueda plantear y pensar sobre ellas mientras lee”.

Sobre la violencia he jugado con cierto grado de tensión y violencia latente, verbal, interna

Por si se va la luz es una de las propuestas más atractivas de esta temporada una novela de personajes que intenta bucear y hacerse preguntas sobre cómo nos relacionamos, nos queremos y nos odiamos dentro de un marco de inquietud fuerte sobre el fin del sistema mundial como lo conocemos.

Que le quedara un buen recuerdo, que lo pasase bien, no como diversión, sino como historia que le atrapa. Que las ideas lanzadas se las pueda plantear y pensar sobre ellas mientras lee

Pepe Rodríguez

Escrito por Lara Moreno

Lara Moreno nació en Sevilla en 1978 y creció en Huelva. Ha publicado los libros de relatos Casi todas las tijeras (Quórum, 2004) y Cuatro veces fuego (Tropo, 2008) y los poemarios La herida costumbre (Puerta del Mar, 2008) y Después de la apnea (Ediciones del 4 de Agosto, 2013). Sus cuentos están recogidos en numerosas antologías, entre las que se encuentran Siglo XXI. Los nuevos nombres del cuento español actual (Menoscuarto, 2010) y Antología del microrrelato español. El cuarto género narrativo (Cátedra, 2012). Actualmente vive en Madrid, donde es editora free lance e imparte talleres de escritura.

Ficha técnica

Precio: 17,90€ Páginas: 328
En un pueblo casi sin gente, de repente vuelve la vida para mostrar que nada se acaba de verdad mientras haya un niño haciendo preguntas al mundo.
Entonces, cuando es de noche y Martín posa su mano sobre uno de mis muslos, le pregunto: ¿Hemos venido aquí a ser viejos? No se llevaron nada, o casi; ni siquiera el gusto por la aventura. Y cuando llegaron al pueblo, entraron en casa y se echaron encima de un colchón como si la noche no fuera a acabar nunca. Amaneció, y a la luz del sol descubrieron que había más vida allí: unas cuantas casas, unos huertos, hombres y mujeres que hablaban lo justo. Despacio, Nadia y Martín fueron conociendo a Enrique, el dueño de un bar donde había poco más que libros y vino rancio, a Elena y Damián, dos viejos hechos de pura piedra, y a Ivana, que un buen día apareció acompañada de una niña, hija de todos y de nadie. ¿Qué sentido tenía aquel viaje, y aquella gente, y aquel ir viviendo sin imágenes, sin música, sin mensajes que contestar y solo algo de comida y sexo para aliviar los días? Quizá se tratara de llegar a viejos ahora que ya no quedaba nadie en las ciudades, quizá buscaran una manera de ser y de hacer algo digno en ese tiempo que aun les quedaba antes de que se apagara la luz. Quién sabe. Como todos los grandes libros, Por si se va la luz no se anda con respuestas, sino con buenas preguntas. Lara Moreno es una mujer que empieza y tiempo le queda para decir lo suyo, pero con esta primera novela nos entrega ya literatura en mayúsculas.

2 comentarios en “Por si se va la luz de Lara Moreno”

Los comentarios están cerrados.