El bello amor humano de Lyonel Trouillot

el-bello-amor-humano-9788498419511

Algunas obras literarias pasan desapercibidas sin ningún motivo aparente pese a su notable calidad. El bello amor humano es una de ellas. Quizás su presentación perveraniega haya impedido una mayor difusión o tal vez el hecho de ser un autor haitiano haya frenado algún posible lector prejucioso. Sea cual sea la razón, es nuestra obligación rescatarla del olvido de la anterior temporada y ofrecerla como lo que es: un pequeña obra maestra.

Lyonel Trouillot es un poeta y narrador nacido en Haití donde reside. Su país es su mundo narrativo y dentro del área francófona es una voz importante y comprometida. Como sucede habitualmente con los poetas que novelan su lenguaje, sus imágenes, sus estructuras narrativas y su temática son diferentes. Tersas, ondulantes, casi musicales en la forma, profundas y melancólicas en el contenido.

La novela esta articulada en dos partes de longitud desigual tomando la forma de dos monólogos. El primero lo narra  un taxista haitiano que conduce a la joven europea Anaïse a una aldea remota. Ella está buscando a la familia de su padre, pero mas ago vuelve a la fuente de su pérdida,  la misteriosa muerte de su abuelo en un incendio que destruyó su casa y la de su amigo militar con quien tenía una extraña relación y junto a quien murió esa noche. Thomas, el taxista, filosofa mientras la lleva sobre el nulo entendimiento de las  relaciones y posibilidades de su país que tienen los turistas, los extranjeros. Avanza sobre el origen de los hombres que murieron y sobre la investigación que se abrió. Le da a Anaïse todas las pistas sobre su vida, la de sus abuelos y sus padres. En su monólogo se hallan las claves irresolubles.
La figura del monologo directo a la joven sentada en su coche le da una gran fuerza a la historia, ya que parece desafiarnos directamente y preguntarnos acerca de nuestra concepción de la vida y la felicidad. Thomas describe la vida de la aldea donde todo sucede de una forma que  parece atacar directamente al estilo de vida occidental.

Luego llega el turno para hablar a Anaïse de  sí misma. Sus profundas reflexiones marcan su corta confesion. “la única libertad que me ha faltado es la de descubrir por mí misma las cosas que valen la pena”. Rebate los argumentos de Thomas sobre los occidentales abriéndole la mente al sinfín de otros traumas que los países civilizados imponen y mas aun a los desplazados.

Las preguntas sobre el propósito de nuestra vida, nuestra existencia y cómo usarla, bien en beneficio propio o de los demás sobrevuelan la novela. ¿Hay razón para luchar mas allá de uno mismo? ¿Hay que ayudar o vengarse? ¿Somos tan diferentes los negros y los blancos, los ricos y los pobres, los del tercer mundo y los del primero?¿qué más da nuestra presencia en el mundo cuando ya es demasiado tarde para hacer nada ?

Definitivamente  Lyonel Trouillot ofrece una novela de gran calidad, lleno de poesía viva, repleta de imágenes que llaman a la fraternidad y la concordia entre los seres humanos  que sueñan con una vida y un futuro mejor.

Reseñado por Pepe Rodríguez

Escrito por Lyonel Trouillot

Lyonel Trouillot nació en 1956 en Puerto Príncipe, Haití, donde actualmente sigue viviendo. Novelista, poeta e intelectual comprometido, es uno de los más destacados representantes de la literatura francófona mundial, además de periodista y profesor de literaturas francesa y criolla en la Universidad de Puerto Príncipe. Su obra comprende las novelas Rue des pas-perdus, Thérèse en mille morceaux, Les Enfants des héros, Bicentenaire, L’Amour avant que j’oublie, Yanvalou pour Charlie (Premio Wepler 2009) y El bello amor humano (Grand Prix du Roman Métis 2011, Prix du Salon du livre de Genève 2012 y Prix Gitanjali 2012), el poemario Éloge de la contemplation y las obras de no ficción Haïti, le dur devoir d’exister y Objectif: l’autre. En 2010 fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras.

Ficha técnica

Precio: 16,95€ Páginas: 184
Traducido por:
Elena García Aranda

A bordo del coche de Thomas, su guía, la joven europea Anaise se dirige hacia un pueblecito costero de Haití, Anse-á-Foleur, en el que espera encontrar alguna pista sobre el pasado de su padre, fallecido cuando ella era muy pequeña, y quizás también aclarar el enigma que subyace en su historia familiar: el misterioso in cendio acaecido en el pueblo y en el que desaparecieron el abuelo de Anaise y su amigo coronel, su socio en abusos y extorsiones, Pronto se establece una especial complicidad entre ambos, y Thomas, a la vez que describe a la muchacha las bellezas y miserias de su país, avisa a la joven de que deberá renunciar a sus investigaciones en beneficio del mero disfrute de la vida en ese pueblo de pescadores del cual él mismo procede, territorio mágico en el que las leyes son flexibles y los muertos felices, y en el que todos los habitantes conviven compartiendo sus historias y sus bienes materiales.