Dispara, yo ya estoy muerto de Julia Navarro

timthumb

“Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando”

Julia Navarro, autora de Hermandad de la Sábana Santa, La Biblia de barro, La sangre de los inocentes y Dime quién soy, éxitos con millones de ejemplares vendidos, vuelve a ofrecernos una novela colosal, Dispara, yo ya estoy muerto (ed. Plaza & Janés, 2013), una impactante historia narrada con maestría, con unos protagonistas que nos cautivarán con sus problemáticas, una trama perfectamente hilvanada, un contexto histórico con el conflicto árabe-israelí como telón de fondo y un final de infarto, de los que dejan huella.

Julia Navarro teje una historia fascinante y compleja alrededor de la conmovedora crónica de dos sagas familiares, los Zucker, judíos, y los Ziad, palestinos, cuyas vidas se entrelazarán en medio de un contexto de odio, violencia, venganza e intolerancia. El gran acierto de la autora es acercarnos a la historia de las dos familias desde dos perspectivas diferentes que aportan una visión equilibrada y más completa de los conflictos que enfrentan sus protagonistas.

Marta Miller trabaja como cooperante para una ONG que estudia sobre el terreno los problemas que sufren las poblaciones desplazadas a causa de conflictos bélicos o catástrofes naturales. Acude a Jerusalén para realizar un informe sobre los asentamientos judíos en Palestina y, después de entrevistas a varias familias palestinas, se encuentra con Ezequiel Zucker, el padre de uno de los principales líderes de la política de asentamientos. Aunque quiere recoger las dos versiones, Marta se encuentra posicionada a favor de los palestinos, considerando a los judíos unos monstruos.

La entrevista con Ezequiel comenzará de forma torpe por parte de Marta, pero conseguirá encauzarla y dar lugar a que el anciano judío narre la historia de su familia desde finales del siglo XIX, un relato que se alternará con la versión palestina que ha recopilado la protagonista y que irá relatando para completar la narración de Ezequiel. Poco a poco, entre los dos, irán presentando las piezas de unas vidas que se habían entremezclado sin proponérselo, que irán encajando en un puzle que, por momentos, parecerá inacabable. Las dos versiones completarán un impactante y emotivo cuadro que no dejará indiferente al lector.

El relato de Ezequiel se remonta a finales del siglo XIX, con su abuelo Isaac como protagonista, viviendo en un pequeño pueblo cercano a Varsovia durante la última etapa zarista. Isaac había intentado educar a su hijo Samuel en el convencimiento de que debía abrirse a los demás e integrarse en la sociedad a la que pertenecían. Pero las tragedias familiares que sufrirán, fruto del odio y el antisemitismo de la sociedad rusa, provocarán que cambie una visión que había impregnado en el corazón de su hijo de forma radical, hasta el punto de renegar de ser judío.

Una serie de trágicos episodios llevarán a Samuel a Palestina, donde comprará las tierras de los Ziad, una familia árabe encabezada por Ahmed. Entre los dos nacerá un fuerte vínculo, una amistad que será puesta a prueba por las circunstancias históricas y que se convertirá en la base del resto de la novela. En La Huerta de la Esperanza, se entrecruzarán las vidas de varios judíos y palestinos, en una búsqueda de la paz y
la felicidad que se verá obstaculizada por los intereses políticos y la ambición e incompetencia de las grandes potencias con los británicos a la cabeza, retratados como unos de los grandes culpables del conflicto que sigue salpicando de sangre Palestina.

De la mano de Ezequiel y Marina iremos conociendo las aventuras y desventuras de las dos familias, cuyas vidas se irán viendo sacudidas por los grandes acontecimientos de la primera mitad del siglo XX. La novela nos ofrece un relato de amores imposibles, honor, lealtad, venganza, odios, rencores, violencia, etc. Una mezcla que refleja lo mejor y lo peor de la naturaleza humana, y que se irá desarrollando en una atmósfera cada vez más tensa,  triste y pesimista. Como colofón, un impactante final que sirve de broche a esta gran novela.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

https://megustan-loslibros.blogspot.com.es/

Escrito por Julia Navarro

Julia Navarro es escritora y periodista.
Después de escribir varios libros de actualidad política, publicó su primera novela, La Hermandad de la Sábana Santa, con la que logró un éxito sin precedentes en España situándose durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas, tanto nacionales como extranjeras.
La Biblia de barro y La sangre de los inocentes afianzaron su prestigio entre la crítica y el público, consiguiendo llegar a millones de lectores en todo el mundo, con traducciones en más de treinta países.
Su siguiente novela, Dime quién soy, es un retrato magistral de la historia del siglo xx, en unas páginas rebosantes de intriga, historia, espionaje, amor y traición que conquistaron de nuevo a los lectores.

Ficha técnica

Páginas: 912 PVP: 22,90€

Una extraordinaria novela de personajes inolvidables cuyas vidas se entrelazan con momentos clave de la Historia, desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX, y que recrea la vida en ciudades tan emblemáticas como San Petersburgo, París o Jerusalén.

Dispara, yo ya estoy muerto es una historia llena de historias, una gran novela que esconde dentro muchas novelas, y que, desde su enigmático título hasta su inesperado final, alberga más de una sorpresa y emociones a flor de piel.

1 comentario en “Dispara, yo ya estoy muerto de Julia Navarro”

  1. Ahora mismo lo estoy leyendo y me está encantando; aunque he decir que soy una fan incondicional de Julia Navarro. Me he leído todas sus novela.
    Me encanta su forma de escribir, cómo cuenta las cosa… que hace que te metas desde el primer momento en la historia.

Los comentarios están cerrados.