La CIA y la guerra fría cultural de Frances Stonor Saunders

la-cia-y-la-guerra-fria-cultural-9788499922362La CIA y la guerra fría cultural, de la periodista británica Frances Stonor Saunders (Debate, 2013) es una nueva edición del polémico libro publicado en el año 1999 y en el que su autora nos ofrece una investigación que duró más de 5 años y que muestra con todo lujo de detalles cómo la CIA “infiltró todos los nichos de la esfera cultural durante los años de la posguerra”.
El libro nos sitúa en la época de la posguerra, cuando el mundo comprobó cómo el final de la Segunda Guerra Mundial no supuso la llegada de la paz, sino el comienzo de un nuevo conflicto en el que la Unión Soviética dejó de ser el aliado contra los nazis para convertirse en el enemigo a combatir. Este radical cambio de relaciones con el régimen de Stalin situó a potencias como Gran Bretaña en serios aprietos ya que habían dedicado un gran esfuerzo de propaganda política para ensalzar la figura Stalin y ahora tenían que desmontar las mentiras construidas alrededor de su régimen y en la que habían colaborado muchos intelectuales y escritores británicos que ahora iban a ser reclutados con el objetivo contrario.

Y es que esta obra nos acerca a una guerra diferente, una batalla “por la conquista de las mentes humanas” en la que los bandos contendientes acumularon un arsenal de armas culturales: “periódicos, libros, conferencias, seminarios, exposiciones conciertos, premios”.

Aunque el libro se centra en el papel jugado por el gobierno de los Estados Unidos a través de la actuación de la CIA, la guerra fría cultural estuvo protagonizada por ambos bandos, de hecho fueron los soviéticos los que dieron el primer paso desplegando una batería de “armas no convencionales” para abrirse paso en las conciencias europeas y ablandarlas a su favor. Establecieron una inmensa red de organismos-tapadera que abarcaban todas las esferas sociales y culturales, “sindicatos, movimientos feministas, grupos juveniles, instituciones culturales, la prensa, las editoriales: todos se convirtieron en blanco”. Siendo inferior en el poderío económico y careciendo de las persuasivas armas átomicas, el régimen de Stalin se aprovechó de su maestría en la utilización de la cultura como “herramienta de persuasión política” para ofrecer una imagen negativa de los estadounidenses, extendiendo el cliché de que eran “culturalmente estériles, un país de mascadores de chicle, de inmensos automóviles, de ignorantes prepotentes”.

La respuesta americana no se hizo esperar y, con la supuesta libertad de expresión como bandera, dejaron en manos de la CIA la financiación y creación de un “programa secreto de propaganda cultural en Europa occidental”. Su objetivo era “apartar sutilmente a la intelectualidad de Europa occidental de su prolongada fascinación por el marxismo y el comunismo, a favor de una forma de ver el mundo más de acuerdo con el concepto americano”.

Este programa tuvo como acto central el Congreso por la Libertad Cultural, organizado entre 1950 y 1967 y que extendió sus tentáculos de tal forma que llegó a tener presencia en 35 países y “contó con docenas de personas contratadas, organizó exposiciones de arte, contaba con su propio servicio de noticias y de artículos de opinión, organizó conferencias internacionales del más alto nivel y recompensó a los músicos y a otros artistas con premios y actuaciones públicas”.

La lista de intelectuales implicados es extensa: T. S. Eliot, Thomas Mann, Nicolas Nabokov, Arthur Miller, Bertrand Russell, etc. Destacan los capítulos dedicados a Hollywood o el que se centra en el papel jugado por la Agencia en el mundo de la pintura con el auge del expresionismo abstracto. El libro nos ofrece todo tipo de datos sobre episodios que parecen sacados de una novela de espías y que demuestran que “muchos de los artistas más relevantes de la segunda mitad del siglo XX estuvieron implicados, consciente o inconscientemente, en esta operación de limpieza del servicio secreto americano”.

Esta obra nos permite hacer un peculiar recorrido por esta época crucial de la historia del mundo, sumergiéndonos en las cloacas, con un tono muy crítico que nos invita a reflexionar sobre los métodos utilizados y cuestiona la recurrente frase de que “el fin justifica los medios” como carta blanca para todo tipo de actuaciones ilegales.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

https://megustan-loslibros.blogspot.com.es/

Escrito por Frances Stonor Saunders

Periodista e historiadora inglesa, Frances Stonor Saunders es colaboradora de medios como The Guardian, New Statesman o Areté, siendo especialmente conocida por su trabajo en documentales para la BBC.

Su primer libro de ensayo, La CIA y la guerra fría cultural, ha sido traducido a más de diez idiomas y resultó ganador del premio Royal Historical Society’s Gladstone Memorial.

Ficha técnica

600 páginas PVP: 22,90€

Una historia apasionante de un sistema de mecenazgo clandestino que no tiene precedentes en la historia contemporánea.
Durante la guerra fría, los escritores y los artistas en general se enfrentaron a un inmenso desafío. En el mundo soviético se esperaba de ellos que produjesen obras que glorificasen la militancia, la lucha y el optimismo permanente. En Occidente se hacía alarde de la libertad de expresión como la posesión más preciada de la democracia liberal. Pero esa libertad podía tener su precio. En este libro se documenta la extraordinaria fuerza de una campaña secreta en la que algunos de los más elocuentes exponentes de la libertad intelectual en el mundo occidental fueron instrumentos -lo supiesen o no, les gustase o no- de los servicios secretos estadounidenses. Frances Stonor Saunders demuestra cómo la CIA logró infiltrarse en todos los nichos de la cultura. Las organizaciones que le servían de tapadera y las fundaciones filantrópicas que canalizaban su dinero organizaban congresos, exposiciones, conciertos y giras de orquestas sinfónicas por todo el mundo y subvencionaron ambiciosos programas editoriales y costosas traducciones; las revistas de toda Europa y de otros lugares de mundo, compensaban sus pérdidas gracias a generosos mecenas tras los cuales estaba la CIA. Stonor Saunders ha escrito una brillante y crítica biografía colectiva. Una historia apasionante y fácil de leer de un sistema de mecenazgo clandestino que no tiene precedentes en la historia contemporánea.

11 comentarios en «La CIA y la guerra fría cultural de Frances Stonor Saunders»

    • Digo lo mismo, no lo he podido poner porque el traductor no hace valer su trabajo. Parece mentira que siga siendo así y sea a nosotros a quien se nos reclame. Todos los libros que reseñamos hace meses llevan el traductor menos este, pese a haberlo buscado a conciencia.

      • Sé que en los libros que ustedes reseñan suelen poner el nombre del traductor: a mí me hicieron una estupenda reseña de La leyenda de una casa solariega, de Selma Lagerlöf. Y estoy de acuerdo en que la principal responsable, que con su omisión infringe la legalidad, es la editorial. Pero, por favor, no diga “que el traductor no hace valer su trabajo”: yo lo llevo intentando hace meses ante otra editorial que también omite ese dato (RBA) y nada. En todo caso, puede que cuando usted lo buscó a conciencia efectivamente no lo encontrarara, pero yo acabo de “googlear” el título del libro y la editorial y ya en el segundo resultado he averiguado que el traductor es Rafael Fontes.

        • Gracias por tus comentarios, con haber puesto en el primero el nombre del traductor nos hubiéramos evitado esta controversia. Desgraciadamente volvemos a disparar al pianista en vez de al editor. Aguantaremos.

          • Por cierto el enlace que dices de google ya lo había visto pero es de la edición de 2001 y no tengo constancia de que sea el mismo. Si por no ponerlo se me acusa imagínate si meto la pata y se lo atribuyo a otro.

  1. Pero aquí faltan también, si no me equivoco, otros datos importantes: este libro se publicó en 2001, hace 12 años; ya me parecía que yo había leído las reseñas de entonces.

  2. Pingback: Anónimo

Los comentarios están cerrados.