Las leyes de la frontera de Javier Cercas

Cercas se ha convertido en un cronista de nuestra historia más reciente a través de sus novelas. “Soldados de Salamina” sorprendió con otra vuelta de tuerca a nuestra manida y dolorosa guerra civil. “Anatomía de un instante” fue un intenso y certero retrato de la noche más amarga y crucial de la joven democracia. Ahora con “Las leyes de la frontera”, nos acerca a un fenómeno social de finales de los 70 en nuestro país: la marginalidad en los suburbios de las grandes ciudades y la consecuente aparición de la delincuencia juvenil.

La novela tiene dos partes claramente diferenciadas. La primera narra un verano en la vida de un chico de 16 años que traspasa la frontera y se une a la banda del Zarco, quinqui, delincuente juvenil y a la postre ídolo popular. La segunda parte está ambientada en la actualidad y narra el reencuentro de los personajes de la primera parte en un contexto diferente.

La primera parte me parece una evocación certera de una época, pero también de una etapa vital de muchos chicos de extrarradio. La historia es vibrante, adherente como esas películas crudas e incisivas de Eloy de la Iglesia o José Antonio de la Loma. Pero por otro lado, el punto de vista del narrativo, planteado a través de un escritor que reconstruye la historia a base de entrevistas, aporta una visión desde el otro lado de la frontera que enriquece sensiblemente el relato. Aparece la visión crítica que le faltaba a las historias cinematográficas anteriormente citadas, que en aras del realismo o de la mera denuncia social, contribuían a mitificar a sus protagonistas y que a menudo eclipsaban otro tipo de lecturas. Aquí, tanto el personaje protagónico del Gafitas, como el policía y el director de la prisión que intervienen, aportan una perspectiva diferente de esta historia y  por ende, de otras similares, y eso contribuye a engrandecer el relato.

No menos intensa es la descripción de los miedos juveniles, de la dureza con que a veces se presenta la adolescencia, de lo diluidas que están las fronteras en ciertas edades, del despertar del sexo, del rechazo a la familia, de la confusión, de la fuerza de la abulia, en definitiva, de lo endiabladamente difícil que puede ser esa etapa vital.

Cercas logra un fresco virtuoso a base de certeras pinceladas que dan forma al trío protagonista: el carisma de El Zarco, la sensualidad y el misterio que rodean siempre a Tere y el conflicto del Gafitas, un adolescente que pasa al otro lado de la frontera.

La segunda parte se asemeja a la continuación de un filme de éxito que utiliza el recurso de juntar a los mismos personajes años después. Aquí la trama judicial, mediática y sentimental se posicionan en primer plano en detrimento de ese fresco social y de la historia vibrante de aquel verano intenso que mencionábamos antes. Aún así, Cercas es un narrador hábil y hace este largo epílogo interesante, pese a que no aguanta comparación con las páginas anteriores.

“Las leyes de la frontera” hubiera sido un excepcional relato de 182 páginas. No obstante el recorrido completo deja un muy buen sabor de boca y colabora a aumentar el interés por la obra de Cercas, que en los últimos años ha logrado convertirse en un escritor de éxito sin merma de su calidad literaria.

Reseñado por Daniel Vega

Escrito por Javier Cercas

Javier Cercas (Ibahernando, Cáceres, 1962) es autor de cinco novelas que lo han consagrado como el narrador de mayor proyección de la literatura española reciente y como uno de los novelistas europeos más destacados de la actualidad: El móvil, El inquilino, El vientre de la ballena, Soldados de Salamina y La velocidad de la luz . Traducida a más de veinte lenguas, su obra, que ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales, consta también de volúmenes misceláneos, como Relatos reales, Una buena temporada y La verdad de Agamenón. Anatomía de un instante es su último libro, una crónica sobre el 23-F.

Ficha técnica

Precio 21,90€ Páginas: 384
He aquí una furiosa historia de amor y desamor, de imposturas y violencia, de lealtades y traiciones, de enigmas sin resolver y venganzas inesperadas.
En el verano de 1978, cuando España no ha salido aún del franquismo y no termina de entrar en la democracia y las fronteras sociales y morales parecen más porosas que nunca, un adolescente llamado Ignacio Cañas conoce por casualidad al Zarco y a Tere, dos delincuentes de su edad, y ese encuentro cambiará para siempre su vida. Treinta años más tarde, un escritor recibe el encargo de escribir un libro sobre el Zarco, convertido para entonces en un mito de la delincuencia juvenil de la Transición, pero lo que el escritor acaba encontrando no es la verdad concreta del Zarco, sino una verdad imprevista y universal, que nos atañe a todos. Así, a través de un relato que no concede un instante de tregua, escondiendo su extraordinaria complejidad bajo una superficie transparente, la novela se convierte en una apasionada pesquisa sobre los límites de nuestra libertad, sobre las motivaciones inescrutables de nuestros actos y sobre la naturaleza inasible de la verdad. También confirma a Javier Cercas como una de las figuras indispensables de la narrativa europea contemporánea.