Aprender a terminar de Laurent Mauvignier

Desde que la mujer de Mario se pasó cinco horas hablando con su difunto esposo, y Molly Bloom volcara todo su rencor en el último capítulo del Ulises, quedaron claramente expuestas las posibilidades del monólogo femenino como género literario.

9788493987947_L38_04_g_01

Desde que la mujer de Mario se pasó cinco horas hablando con su difunto esposo, y Molly Bloom volcara todo su rencor en el último capítulo del Ulises, quedaron claramente expuestas las posibilidades del monólogo femenino como género literario. Mauvignier las aprovecha para transmitirnos las angustias, esperanzas, miedos y rencores de quien, habiendo asumido la pérdida de su marido, se encuentra ante la inesperada posibilidad de recuperarlo.

Y es que el azar, en forma de grave accidente, le ofrece a la protagonista la oportunidad de hacerse imprescindible, proporcionando atenciones y cuidados a aquel que, postrado en el hospital y luego en casa, no los desea ni alienta, acompañándolo en su lenta recuperación y aplaudiendo sus pequeños progresos diarios.

La narradora nos habla de las renovadas ganas de vivir que la invaden, de la oportunidad de volver a los tiempos anteriores a los reproches y al odio agazapado, cuando aún no resonaban por el hogar los gritos que asustaban a sus hijos, el mayor protegiendo al pequeño en el sótano, alejándose ambos de una violencia que no comprenden. Incluso cree poder olvidarlo todo, hasta la existencia de aquella que ocupó su lugar. Pero también sabremos del miedo a que todo su esfuerzo sea inútil, a que esos paseos que permiten al convaleciente aventurarse cada vez más lejos, acaben alejándolo también de ella. Un miedo tan torturante a volver a sentir el dolor de la pérdida que casi desea que se produzca ya la derrota, y que mina su autoestima llevándola a afirmar que “no he sabido ser la que él quería”.

De él averiguaremos que era basurero antes del accidente, que tuvo una traumática participación en la guerra de Argelia, como los personajes de Hombres, la otra novela de Mauvignier traducida al castellano, y que la rutina de la vida en su hogar del extrarradio acabó por alejarle de él. Pero desconocemos sus pensamientos y desconfiamos, como la narradora, de sus intenciones. Porque la nueva rutina de la rehabilitación puede volver a convocar sus deseos de huida.

Mientras, ella, obligada ahora a sostener a la familia, limpia casas por hora y sigue buscando en sus recuerdos los indicios que debieron alertarla del desastre.

Un conflicto cotidiano con el que el autor realiza un ejercicio de estilo, mostrando gran habilidad para la descripción minuciosa, y en el que se nos advierte de ciertos peligros derivados de un exceso de esperanza, señalando, además, que terminar un proceso doloroso puede ser “la única forma de que podamos soñar que todos los comienzos son posibles”.

Ficha técnica

Traductor: Santiago Martín Bermúdez
Páginas: 128
PVP: 13,90€

Aprender a terminar es el monólogo de una mujer que cuida de su marido después de un grave accidente de automóvil y espera que durante esta larga convalecencia pueda renacer su amor. Prepara la casa para cuando llegue del hospital, le cuida, llega a tomar a veces su abandono y su silencio por complicidad, y transforma los meses en que se va recuperando del accidente en una ilusoria luna de miel.
Aprender a terminar es la voz de una mujer, de los recuerdos del tiempo en que ambos eran uno solo, de la esperanza de que volverá a ser todo igual y que su regreso a casa es una nueva oportunidad. Aunque él no lo quiera y ella sepa que se engaña. Porque en su memoria también van apareciendo el desmoronamiento cotidiano de su vida anterior, la incomprensión y el rencor en que se había refugiado.
Aprender a terminar es el desgarro que produce toda ruptura, en la que se mezcla el anhelo por recuperar lo que se ha perdido con la angustia de que no sea posible, la esperanza con la obsesiva presencia de los celos. Pero también es el camino que tiene que recorrer desde la soledad y el miedo a ser abandonada hasta el día en que ya no tiene que bajar los ojos para no ver que él nunca más volverá a mirarla como los hombres miran a las mujeres.

Reseñado por Rafael Martín

Escrito por Laurent Mauvignier

Laurent Mauvignier (Tours, 1967), licenciado en Bellas Artes, es uno de los novelistas actuales franceses más prestigiosos, autor de una amplia obra que ha obtenido numerosos premios literarios: Loin d´eux (1999), Ceux d´à côté (2002), Seuls (2004), Le lien (2005), Dans la foule (2006), Des hommes (2009), Ce que j´apelle oubli (2011), Tout mon amour (2012).
Aprender a terminar, su segunda novela traducida al castellano, recibió los premios Second roman, Weppler y Du livre.
.

admin

Pepe Rodríguez es el fundador de El Placer de la Lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Next Post

El mago. Trece cuentos japoneses de Ryunosuke Akutagawa

Sáb Dic 22 , 2012
El caso de este libro me temo que responde a ese casi pre-juicio. Es tal la delicadeza en el decir, la sutileza del observador, la capacidad introspectiva del narrador que el lector pronto queda prendido de ese lenguaje que es capaz de ofrecernos, con un decir sencillo, el interior más sensible de las cosas.
Instagram has returned invalid data.

Artículos

Los libros son los regalos perfectos para los amantes de la lectura

Leer artículo

¿Cómo afecta el coronavirus al mercado editorial?

Leer artículo

Servicios actuales que te ayudarán con la publicación de tu libro

Leer artículo

Las 6 novelas históricas más vendidas y 4 recomendaciones

 
Leer artículo

Los libros más vendidos al 31 de enero

 
Leer artículo

Los 13 libros que destacarán este febrero

Leer artículo

5 libros que todo niño debe leer antes de los 13

 
Leer artículo

¿Cuáles fueron los libros más vendidos en España durante 2019?

 
Leer artículo

Cita de John Updike

Leer artículo



El libro de Dolor y Gloria, la película triunfadora de los #Goya2020

Leer artículo