Liquidación final de Petros Márkaris

Liquidación final, de Petros Márkaris (ed. Tusquets, 2012) es el séptimo título de la serie protagonizada por el comisario Kostas Jaritos y el segundo de lo que el autor ha denominado La Trilogía de la Crisis, que comenzó con la novela Con el agua al cuello, y continúa ahora con este título que nos acerca nuevamente a la terrible situación que está sufriendo el pueblo griego.

La novela desarrolla una trama ingeniosa, la mejor de la serie, además de mostrarnos la cruda realidad de Grecia con un comienzo impactante, demoledor, el suicidio de cuatro ancianas que dejan una conmovedora y estremecedora carta en la que explican su soledad y su situación precaria en lo económico por lo que se han dado cuenta de que son “una carga para Estado, para los médicos, para las farmacias y para la sociedad entera”. Con estupor asistimos a su afirmación de que no han encontrada otra salida que el suicidio, “nos vamos, así no tendréis que preocuparos por nosotras. Con cuatro jubiladas menos, mejorarán vuestras condiciones de vida”.

En apenas cuatro páginas, el autor retrata con maestría la situación de un país en el que los jóvenes no encuentran trabajo, los jubilados no pueden subsistir y los inmigrantes buscan desesperadamente comida entre los cubos de basura. En medio de una Atenas que se resquebraja, con sus calles incendiadas por los enfrentamientos entre manifestantes y policía, el Departamento de Homicidios vive una etapa de tranquilidad al no producirse crímenes. Además, Kostas ha sido propuesto por su jefe para un ascenso, y este le pide que se ciña a las reglas y muestre un comportamiento ejemplar hasta que terminen las evaluaciones.

El comisario siempre ha pensado que se jubilaría con su grado actual y ahora que se le había abierto una ventanita al ascenso, no quería estropearlo y que se le cerrase. Pero el asesinato de un médico de renombre trastocará sus planes. La identidad de la víctima provocará que tenga que vérselas con clínicas, científicos y periodistas que no dejarán de importunarle a cada paso, lo que supone para el protagonista “todos los ingredientes para meterme en líos”.

El caso dará un giro radical cuando descubran que se enfrentan a un asesino justiciero que ha decidido pasar a la acción y ajustar cuentas con los ricos que se las ingenian para no pagar impuestos, mientras los griegos cada vez están más empobrecidos por la crisis. A pesar del interés del gobierno para que las motivaciones del asesino no salgan a la luz, gran parte de la opinión pública recibirá con entusiasmo a un nuevo “héroe nacional” al que aplauden y animan a continuar con su particular cruzada. La investigación será compleja para el comisario, quien además tendrá que enfrentarse a una crisis familiar por la decisión de su hija de emigrar del país por motivos de trabajo.

Liquidación final es una novela que se acerca de forma valiente a una crisis cuyos efectos no solo están sufriendo en Grecia sino que también padecemos en toda su crudeza en otros países como España. La trama resulta original, el contexto social magníficamente descrito y, aunque el final no está a la altura del resto de la novela, su lectura resulta satisfactoria.

Dentro de la gran cantidad de títulos que encontramos en el género policíaco es de agradecer series que nos ofrecen un protagonista diferente como resulta este peculiar comisario, que encuentra inspiración en el diccionario y con el que nos identificamos fácilmente al comprobar cómo tienen que ingeniárselas, tanto él como su mujer, para adaptarse a los recortes y a los cambios radicales que ha sufrido un país en el que “los hombres íntegros son también los desdichados”.

Reseñado por Miguel Ángel Gómez Juárez

 

Escrito por Petros Márkaris

Petros Márkaris (Estambul, 1937) estudió ciencias económicas en Viena y Stuttgart, y se trasladó después a Atenas, donde reside. Guionista de televisión y autor teatral, colaboró en varios guiones del cineasta Theo Angelopoulos. También ha traducido a autores de lengua alemana de la talla de Goethe y Bernhard, y es autor del volumen La espada de Damocles, en torno a la crisis griega y Europa. Sin embargo, ha alcanzado fama internacional y merecido prestigiosos galardones, como el Premio Pepe Carvalho 2012, con la serie de novelas policiacas protagonizadas por el comisario Kostas Jaritos, compuesta por los títulos: Noticias de la noche, Defensa cerrada, Suicidio perfecto, El accionista mayoritario, Muerte en Estambul y Con el agua al cuello (Premio Negra y Criminal). Novela sobre los conflictos morales que plantea la situación económica actual, Liquidación final es el séptimo título de la serie, y también la segunda obra de la llamada «Trilogía de la Crisis», que se inició con la exitosa Con el agua al cuello.
.

Ficha técnica

Páginas: 352 Publicación: 11/2012 Género: Policíaco Precio: 19,00 € Ebook: –€

Mientras los griegos ricos se las ingenian para no pagar impuestos, los griegos empobrecidos por la crisis sólo pueden indignarse ante el escandaloso fraude fiscal o desesperarse ante el empeoramiento de la situación. Sin embargo, un hombre ha decidido pasar a la acción y tomarse la justicia por su mano. Con cartas de amenaza y armas anticuadas, se dispone a ajustar cuentas. Entretanto, en la Atenas al borde de la quiebra, todo está patas arriba, excepto el Departamento de Homicidios. No hay crímenes, sólo rutina y burocracia. Cuando encuentran el cadáver de la primera víctima que se cobra ese peculiar justiciero, el comisario Kostas Jaritos casi siente alivio. Su jefe le ha hablado de un posible ascenso, pero de momento le han recortado el sueldo y su hija Katerina piensa en emigrar porque no encuentra trabajo. Y él tiene que atrapar a un asesino que realiza una obra «providencial», aplaudida por muchos ciudadanos.

2 comentarios en “Liquidación final de Petros Márkaris”

  1. Excelente, como todas, al menos para lo que preciso en este momento, cronistas de la realidad, gente que la denuncie, moralistas, casi al tiempo periodistas e intelectuales de los que andamos tan huérfanos. Desde hace meses, ya que la prensa murió -la mataron sus propietarios, y supongo que aposta-, no salgo de la novela policíaca, muy en especial la de Márkaris, la de Camilleri, la de Donna Leon, al margen de otros a los que adoro, como Philip Kerr, pero que no satisfacen de la misma manera la necesidad acuciante de este momento al modo de los citados, los tres, abuelos inteligentes, cultos, sensibles, responsables e indispensables. Mi gratitud vuela hacia todos ellos.

Los comentarios están cerrados.